Uso y abuso de las proposiciones no de ley

Este es uno de mis «berrinches», vaya por delante. El otro día UPyD anunció que presentaría una proposición no de ley (PNL en adelante) para que el gobierno remitiera a las Cortes Generales un Proyecto de Ley Orgánica que regulara la Corona (inciso: la Constitución remite a una Ley Orgánica el tema sucesorio, algo que jamás se ha regulado; esta falta de algunas normas es bastante más habitual de lo deseable, así pues, algunos derechos como la Huelga se siguen rigiendo por normas pre-constitucionales y no por una Ley Orgánica como debería tener). UPyD, en general, es un grupo bastante activo tanto en presentar enmiendas a la totalidad de proyectos o proposiciones discutidas (una resiente ha supuesto un «golpe» a lo que muchos -parece que- pensaban que era UPyD, por cierto) como en sus PNL; pero no lo es tanto ejerciendo la iniciativa legislativa. Como UPyD está casi toda la oposición. Incluso el partido mayoritario. ERC anunció, hace no demasiado, su intención de disminuir la desigualdad existente dentro de la empresa, esto es, limitar la diferencia entre los que más ganan y los que menos a una proporción de 12:1, podían presentar un proyecto con las reformas pertinentes, en vez de eso presentaron una PNL.

En un sistema parlamentarista (como se supone que es España) los diputados y senadores deberían saber que su trabajo, además de controlar al gobierno y tocar las narices al grupo mayoritario, está en legislar. Tienen tanta iniciativa legislativa como el Gobierno (art. 87.1 de la Constitución); nada les impide, por tanto, a presentar una proposición de ley sobre lo que estimen oportuno. Algunos grupos se atreven, aun sabiendo que les van a decir un no gigantesco (como a la proposición de reforma constitucional desde el grupo de la izquierda y parte del grupo mixto), pero en la mayoría de casos las bravatas o se las lleva el viento (cuántos temas de los que tanto hablan no llegan de ninguna forma a la mesa del Congreso siquiera) o acaban en insulsas PNL.

No estoy diciendo que se tiren el día planteando proposiciones de ley que saben que no les harán ni caso, sino que esas cosas en temas que anuncian a bombo y platillo, o que son la médula del programa con el que se presentaron en las elecciones, deberían ser materializadas en proposiciones de ley, ¿sino para qué hablan y tanto dicen?  Me sirve como ejemplo la «Proposición de Ley para permitir el Derecho de Autodeterminación de los Pueblos», nº 122/000092, presentada por BNG con ERC-RCat-CatSí y AMAIUR -proposición inadmitida a trámite, para mi gusto, de forma totalmente irregular-. O todas esas veces que dicen «falta una ley que regule esta materia» presenten ellos mismos la proposiciones de la ley.

Si tú propones algo debes estar dispuesto a ser quien lo materialice, al menos el que tire la primera piedra. En casos como el mencionado de UPyD lo mínimo sería que se presentara una proposición de ley orgánica (aunque sea muy básica, el esqueleto de la LO en cuestión), para que UPyD se retrate y obligue al resto de grupos a retratarse también.

Una PNL, de estas peticiones de proyectos que estoy criticando, puede quedar muy vacía en su contenido, en algunos casos son simplemente «que el gobierno mande un proyecto sobre esta materia». Chicos, mójense un poco, que para eso les pagamos.

En lo que va de legislatura (estamos en la décima, esto es, desde 13 de diciembre del 2011 hasta la fecha) vamos 1989 PNL en comisiones y 726 al pleno (2715 en total), muchas de ellas vivirían mejor, tendrían más sentido, como Proposición de Ley. Un ejemplo que me viene fenomenal es la última publicada en la Web del Congreso de los Diputados, «Proposición no de Ley para que las familias monoparentales con dos hijos a cargo y las familias con un cónyuge discapacitado y dos hijos a cargo, tengan la consideración de familia numerosa», nº 162/000726, presentada por UPyD; el contenido de dicha PNL (al margen de la exposición de motivos) es:

«El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que en el plazo de tres meses dé cumplimiento a la Ley 51/2007, la Ley 2/2008 y la Ley 26/2009, modificando para ello la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas, con el objeto de que las familias monoparentales con dos hijos a cargo, así como las familias con un cónyuge discapacitado y dos hijos a cargo, tengan la consideración de familia numerosa.»

¿Por qué no presentan una proposición de ley de modificación de la Ley de Protección a las Familias Numerosas directamente? Sería mucho más rápido que pedirle al gobierno que te mande un proyecto en un plazo determinado y luego iniciar todo el trámite legislativo, digamos, en tres meses (siendo generosos y asumiendo que el Gobierno hará caso). No hay que hacer una gran proposición que requiera mil análisis y reforma de un montón de leyes, es incluir un inciso más en el art. 2.2 de la Ley 40/2003. Es que por algo operativo ya resultaría mejor una proposición de ley antes que una PNL.

Existe un abuso en la figura del PNL, tal vez porque es la forma fácil y poco comprometida de cumplir con la palabra empeñada en una entrevista o el programa del partido («queremos una ley que haga tal») y se acerca más a un brindis al sol.

En parte entiendo que este abuso puede venir de la constante negativa del PP de impedir la admisión a trámite de proposiciones de ley (es arrollador su comportamiento), es un «para qué voy a presentar un texto articulado que no me van a admitir», pero es que ese texto es lo que te permite decir que estás trabajando de verdad y que no suene a delegación de funciones sobre el gobierno. También resulta una forma clara de recordar que el Congreso de los Diputados tiene iniciativa legislativa.

Frente a estas miles y miles de PNL (algunas con sentido como PNL, no me quejo de todas ni mucho menos) tenemos un total de 115 proposiciones de ley provenientes de los grupos parlamentarios. En ese mismo periodo el gobierno ha mandado 61 proyectos de ley y ha aprobado 41 Reales Decretos-Leyes (para que luego digan que no gobiernan a punta de real decreto-ley) y dos Reales Decretos Legislativos y se han conseguido presentar, por parte de los ciudadanos, 18 Iniciativas Legislativas, además de haber llegado a la cámara 3 propuestas de reforma de estatutos de autonomía y 12 proposiciones de ley desde las autonomías.

Lo que es peor, un diputado o senador no puede pretender que el Gobierno vaya a presentar un proyecto en una materia que no cree (como la PNL de ERC sobre limitar los salarios), incluso si se aprobara la PNL en el Congreso de los Diputados, el Gobierno puede hacer caso omiso a lo que le dice la cámara; ahí se pierde la oportunidad real de que el pronunciamiento del Congreso sea jurídicamente vinculante (vamos, una puñetera ley).

Si realmente el diputado o senador quiere que los integrantes de una cámara se retraten en un tema de este estilo, una buena proposición de ley obliga, mucho más, a que «se la jueguen», en tanto que una genérica y consensuada PNL puede quedar «bonita», ser aprobada y totalmente inútil mientras que una proposición de ley se convierte en una ley. Ya que estoy con ejemplos, acá resulta harto ilustrativa la «Proposición de Ley sobre la declaración del 18 de julio como día oficial de condena de la dictadura franquista», nº 122/000073, presentada por el Grupo de la Izquierda Plural, este tipo de cosas (que se declare tal día como tal) son habituales mediante PNL (de hecho, el franquismo fue condenado tras aprobarse una resolución en tal efecto en una comisión), pero nada impide que el Parlamento declare un día como lo que quiera; gracias a que se tuvo que debatir con algo más de profundidad de lo que se hace con las PNL (votaron en contra el PP, UPN -cómo no- y Foro –ídem-, se abstuvo UPyD y el resto votaron a favor de admitirla a trámite, no de aprobar ya la proposición de ley).

También sirve de buen ejemplo una proposición de ley que presentó UPyD a comienzos de la legislatura: «Proposición de Ley relativa a la dación en pago y la protección de las personas físicas insolventes», nº 122/000011, rechazada (menos el PP y UPN, todos los demás votaron que sí; se abstuvo uno del PP); a la fecha es la primera de las 8 que han presentado (4 en diciembre de 2011 -ni bien empezada la legislatura- y 4 durante el 2012), frente a las 278 PNL, de las cuales muchísimas son referidas a pedir al gobierno que modifique tal o cual ley (otras tienen total sentido, como la que pide que se modifique un Real Decreto o que se haga tal o cual cosa dentro de un plan del gobierno o, incluso, que se cree el mismo).

Hablando de proposiciones de ley, habría que recordarle al grupo que apoya al gobierno que también puede presentar iniciativas legislativas, no puede ser que a fecha de hoy el Grupo Parlamentario Popular no haya presentado ni una proposición de ley. Ni una. (Por si se lo preguntan, el PSOE presentó 13 en la IX legislatura y 4 en la VIII. El PP, con la mayoría absoluta anterior, fue bastante más activo, 16 proposiciones en la VII y 33 en la VI.)

Excurso: al menos me ha servido para realizar varias entradas en la Contextopedia.

Segundo excurso: Por favor, la página web del Congreso necesita un lavado de cara y tener mejor interconectadas las subpáginas.

2 comentarios en «Uso y abuso de las proposiciones no de ley»

  1. Muy buena entrada, las PNL son mayormente publicidad porque efecto legal vinculante no tienen. Por ejemplo la PNL de Proyecto Gran Simio en el 2008. ¿Por qué no presentaron directamente una propuesta de ley?. En mi opinión se debe a que proponiendo una ley les habrían dicho que no, con la PNL se dan publicidad en los medios, el PSOE podía decir que sí quedando progre y luego no tener obligación legal de nada, dar a los simios bajo custodia humana el tratamiento legal de niños o discapacitados es muy engorroso de legislar, se les habrían echado encima.

  2. Matizo: no es que sean publicidad sino que como bien describes se utilizan mal como publicidad. PGSimio pedía a través de los diputados la adhesión gubernamental a su proyecto y que la ley fuera redactada conforme a los principios del mismo. En primer lugar, que el gobierno se adhiera al proyecto de una entidad privada ya es una ventaja muy discutible para la misma desde el punto de vista ético, en segundo pretender que el gobierno adapte la legislación a los principios del proyecto de una entidad privada es atropellar el diálogo social, en tercero, una cosa es proteger a los simios prohibiendo su encierro en zoológicos y demás, cuestión moral importante que la sociedad demanda, y otra considerarlos como niños o discapacitados tal como señala el proyecto que además contempla una nueva figura de protección de la naturaleza muy discutible llamada «espacios libres de intereses humanos». Considero que no debería ser legal la adhesión gubernamental al proyecto de una entidad privada porque es adherirse a un paquete entero de cosas sin conocer parte de ellas y por la ventaja que otorga a la entidad. pretenderlo además como pnl es un ejemplo extremo de mal uso de la misma. Siete años después todavía se oye el «se aprobó» para confundir a la ciudadanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.