Deshaciendo amigos

Hace ya un tiempo Ollanta Humala encargó a Carlos Tapia la construcción de Gana Perú (donde estaría el Partido Nacionalista Peruano y varios partidos y movimientos más, nacionales y locales) y Ciudadanos por el Cambio (CxC), esa plataforma de intelectuales, técnicos, camaradas, colegas, agrupaciones amigas y demás que «se identifican y defienden los principios y propuestas expresadas en el Plan de Gobierno de Gana Perú» (según ellos mismos). Estuvieron muy presentes en la campaña, en la transferencia del gobierno aprista al nuevo ejecutivo, y durante el primer gabinete, poco a poco el gobierno los alejó de las esferas de decisión y al final el colectivo ha roto con el gobierno de Ollanta Humala. O bueno, algo así (en la nota de prensa hablan de definirse «como una fuerza autónoma ante el gobierno y de no estar comprometidos con su actual conducción»).

Se alejan más, critican duramente el viraje del gobierno hacia la derecha, se desligan de él pero no dejan de realizar una suerte de «apoyo crítico», que como le pasa a otros que mantienen esa postura, cada vez es más crítica y menos apoyo. Mientras tanto, en vez de ayudar a tender puentes, Daniel Abugattás, presidente del Congreso y miembro destacado del PNP, decide cargar contra la organización. ¿Para qué hacer amigos si puedes usar la prepotencia? Es cierto que CxC no tiene «entidad propia» más allá de las personalidades que lo integran, pero tampoco es para atacarles de esa forma, además, es un síntoma de lo que está pasando en GP.

Hablando de hacer amigos, desde el Partido Nacionalista Peruano ya han demostrado poca mano izquierda (y nunca mejor dicho) en casos como los del congresista Rimarachín, así dentro del PNP no se soporta el menor atisbo de crítica, y Gana Perú no es solo el PNP (ni le sobran integrantes como para andar prescindiendo de los mismos), por más que algunos en el partido lo crean así. Gana Perú peligra en como grupo parlamentario, Carlos Tapia dice que por ahora no habrá ruptura, siempre y cuando la agrupación respete a los que no son del PNP, y recuerda que GP no es el gobierno (Perogrullada al canto), así como avisa que sí se pueden alejar del PNP si este insiste en intentar imponer sus criterios e ir contra el plan de gobierno…

Y es que llegamos a una de las madres del cordero, tenemos por un lado una «hoja de ruta», por otro un programa de gobierno (donde la mano de CxC está más que presente), y luego, como algo diferente, lo que finalmente el gobierno hace y con quiénes pacta para hacerlo, donde el discurso a lo pragmático nos recuerda a peores épocas, con el piloto automático como política económica, sí, justo lo que dijo que no haría… Dentro de GP tenemos los fieles al gobierno (digamos los del PNP de disciplina de partido), que hablan de la hoja de ruta como la biblia, y cierran los ojos a lo que pasa a su alrededor (para no ver que el Presidente de la República anda en otra), y luego están los otros, los que no forman parte del PNP o se sienten traicionados (y son acusados de traidores), que muestran su incomodidad dentro de un grupo que, dicen, no funciona democráticamente.

En realidad todo esto no afecta al gobierno. Incluso le puede hacer subir puntos ante sus nuevos amigos, ante esos electores que hasta el día de las elecciones veían en Ollanta Humala al mismísimo demonio y que hoy aplauden hasta con las orejas «su determinación» en temas como el de Conga o la «mano dura» defendida por el ejecutivo, esto es, todos los que ven en la izquierda las siete plagas, que la única transformación que quieren ver son las reservas naturales vueltas minas, y el hemiciclo está lleno de potenciales aliados en ese ala. Ya lo demostró, además, el APRA en el gobierno anterior. Incluso el fujimorismo se ha vuelto un aliado potencial.

No hay que olvidar, además, que Humala no es de izquierdas (según él mismo, y sus políticas lo demuestran), así que es normal que la izquierda busque su propio espacio, aunque les tocará «construir» una alternativa real y con pegada electoral y no, bueno, lo que les viene pasando en los últimos 30 años.

De paso les recomiendo «Los dilemas de Ciudadanos por el Cambio», de José Alejandro Godoy en Desde el tercer Piso.

2 comentarios sobre “Deshaciendo amigos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.