Sobre la última encuesta ante las elecciones chilenas

Carlos Meléndez (alias Jorobado) en su última columna para Correo, «Elecciones en Chile 1: Frei vs. Enríquez-Ominami» realizó una interesante aproximación a las elecciones en el país vecino, viendo por un lado la desafección que poco a poco se da con el sistema político y cómo los «jóvenes» se inclinan por el candidato «independiente» justo en detrimento del oficialista. Hay que tener en cuenta, para comenzar, que el «independiente» no es un «outsider», ni ha sido durante mucho tiempo «independiente», es un diputado díscolo del PS que ha renunciado a su partido para lanzarse en solitario y ha conseguido el apoyo de nuevos partidos (como los ecologistas) y de viejos lobos chaqueteros (como los humanistas).

La primera intuición (léase «prejuicio» mejor) es que los jóvenes, siguiendo un poco los apuntes ya dados por Meléndez, prefieren a un candidato «más de izquierdas», frente a un gobierno que si bien tiene una gran aprobación, no se le conoce por políticas precisamente progresistas e izquierdistas, en la Concertación prima, y mucho, la parte democristiana y conservadora de ese pacto ya histórico que tanto tiempo lleva gobernando el país vecino (desde la vuelta a la democracia, tras la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte, la Concertación ha dado al país cuatro presidentes, siendo los dos primeros, Patricio Aylwin y Eduardo Frei, del partido Democristiano, los dos siguientes, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, del Partido Socialista), más aun, teniendo en cuenta que el candidato actual de la Concertación de Partidos por la Democracia es Eduardo Frei Ruiz-Tagle, ex presidente chileno y miembro del Partido Democristiano (considerado como centro izquierda o centrista).

Por su parte, Marco Enríquez-Ominami, «el independiente» hasta este año era miembro del Partido Socialista, diputado de la República por el Distrito 10, V Región de Valparaíso, y era, hasta hace nada para la prensa internacional, la cara joven que reemplazaría a Bachelet, esto es, no es un nuevo jugador, sino uno ambicioso que ya estaba en la partida. A Enríquez-Ominami se le ha criticado más de una vez (por socios y por la derecha) de mantener un discurso de aprobación hacia el «chavismo» (véase por ejemplo, El Mercurio del 6 de agosto), pero ¿realmente se le ve como más de izquierdas?

Por lo pronto, en el resumen de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) para octubre de 2009 nos encontramos que, entre los encuestados, la media de Frei (siendo 1 izquierda y 10 derecha) es de 4,29 mientras que la de Enríquez-Ominami es de 4,51, la media de los entrevistados, por otro lado, se sitúa en el 5,3 (para completar con los datos que nos dan, Arrate sale con un 2,86 y Piñeda con 8,3), así que entre los chilenos, por lo visto, no se considera a Enríquez-Ominami más izquierdista que a Frei.

¿Y entre los jóvenes? Bien, excluyendo todos los casos en que no sepan o quieran responder sobre su propia ideología o sobre alguno de los cuatro candidatos por los que se pregunta en la encuesta de octubre (por tanto, una base de 913 frente al total de 1505), tenemos que la media de jóvenes entre los 18 y 24 años es de 5,53 (la total de 5,35), con una mediana de 5, entre los jóvenes de 25 a 34 la media es de 5,24 y la mediana, nuevamente, es de 5, así que los más jóvenes no están inclinados a la izquierda, sino al centro. La media de Frei, entre los del grupo de 18 a 24 es de 4,01 (la total de 4,2) con una mediana de 4, mientras que Enríquez-Ominami obtiene un promedio de 4,63 (la total de 4,47) y una mediana de 5, el grupo de 25 a 34 años ve algo más a la derecha a Frei (media de 4,21, mediana de 4) y un poco más a la izquierda a Enríquez-Ominami (4,31 de media, 4 de mediana).

Volvamos a las tablas contando a todos, así sería una distribución del voto: Sebastián Piñeda (el candidato de la -muy- derecha): 35,7%; Eduardo Frei (oficialista, democristiano): 23,9%; Marco Enríquez-Ominami («independiente», ex oficialista, ex PS): 22,1%; Jorge Arrate (Juntos Podemos Más, hasta este año del PS, desde que es candidato, PC): 4,3%.

Entre el grupo de 18 a 24 años el 35,2% votaría a Sebastián Piñera, exactamente igual que los que votarían a Enríquez-Ominami, mientras que Frei se quedaría tan solo con el 16,8% y Arrate con un lejano 4,8%, los votos nulos y blancos sumarían el 8%, y es significativo observar que el 18% de este grupo no se define o no contesta en la escala de izquierda a derecha. En el grupo de 25 a 34 años, el 41,2% votarán por Piñera, el 26,8% por Enríquez-Ominami, el 5,2% por Arrate y el 9,5% nulo o blanco (el 1% se negó a votar o rechazó hacerlo). Cabe indicar, además, que es el colectivo de jóvenes de 18 a 24 años el que, dentro de su grupo, más apoya al «independiente», aunque solo representen al 26,5% del total de los votantes de este candidato, ahora bien, los jóvenes de esa edad son el 16,6% de los encuestados.

¿Es voto castigo al oficialismo por parte de unos jóvenes cada vez más desencantados con la política? Acá vuelvo a referirme al artículo de Meléndez, que bien recuerda que cada vez menos jóvenes se inscriben en el censo electoral (en Chile votar es obligatorio, pero registrarse en dicho censo es voluntario). Vamos a analizar un poco más las consideración de izquierda-derecha. Si agrupamos la identificación política propia en seis grupos (1 y 2 serían «izquierda», 3 y 4 «centro izquierda», 5 «centro», 6 y 7 «centro derecha» y 8 a 10 «derecha», siendo para los que no contestan y los que no saben la última categoría, «indefinidos») podemos hacer el siguiente análisis:

En el grupo de los de los jóvenes entre 18 y 24 años: encontramos que el 50% que se consideran de «izquierda» votarían por Frei, mientras que el 44% lo haría por Enríquez-Ominami, Arrate, que se supone que es el candidato para esa categoría, solo obtendría el 5,6%. De los que se consideran «centro izquierda», ya encontramos tal vez la primera sorpresa, el 7,1% votarán por el candidato de la derecha, tan solo el 11,9% lo harán por el oficialista y un abrumador 59,5% lo harán por el «independiente», el 14,3% apoyarán a Arrate (más de los que lo harán por el oficialista). En el «centro» encontraríamos otra vez con un apoyo mayoritario para Marco, pero con el 41,4, seguido por Sebastián con el 32,9% y Frei con el 18,6%, ya Arrate casi no tiene apoyos a partir de este grupo (sin contar con los «indefinidos»). El «centro derecha» se divide entre, únicamente, Piñeda (67,4%), Enríquez-Ominami (23,3%) y los votos nulos (9,3%). Los «indefinidos» (el 18% de estos jóvenes) confían en el oficialismo (28,9%) y reparten su voto, además, entre Piñeda (26,7%) y Enríquez-Ominami (26,7%), dando un 6,7% a Arrate (más que los que se dicen de «izquierda»).

Del grupo de 25 a 34 años: Entre los de «izquierda» hay un 26,3% de votos para el candidato de la derecha (inexplicable para mí), siendo el más votado, con un 47,4% el «independiente», en tercer lugar Arrate (15,8%) y en último, con diferencia, el oficialista (5,3%). En «centro izquierda» el 24,4 apoyan el oficialismo, el 8,9% al candidato derechista, el 53,3% al «independiente» y el 8,9% a Arrate. En el «centro» el oficialista se queda con el 23,5%, el derechista con el 30,9%, el «independiente» no consigue mantener el primer lugar y con 27,2% se sitúa segundo, y Arrate se queda en la cola con 6,2%. Entre los «indefinidos» el 31,4% votarán por Piñeda, el 18,6% por Frei, el 4,3% por Arrate y el 22,9% por Enríquez-Ominami, siendo este último grupo el 23% de los jóvenes de esa edad.

¿Y todo esto qué significa? Mañana más y mejor, y prometo que la próxima vez pondré cuadros y demás (no en el de mañana… o sí, depende, pero sí en el siguiente que esté lleno de números como estos).

2 comentarios en «Sobre la última encuesta ante las elecciones chilenas»

  1. Aparte de que todo cambio es bueno estimo que el pais es como una gran Empresa y quen mejor que un Gran nEmpresario como Sebastian Piñera para manejarlo en forma optima. Ademas estimo que es el candidato mas inteligente y preparado de todos para ocupar el alto cargo de Presinente de la Republica.
    T.A.mackay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.