¿Retención nueva al IGV?

«Hemos detectado que existe una fuerte evasión de impuestos en las empresas que reciben pagos con tarjetas, por tal motivo, queremos conocer los montos involucrados en estas transacciones y así monitorear si se están cumpliendo los pagos»

Declaró Manuel Velarde, mandamás de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat). La idea para solucionar la evasión en el pago del Impuesto General a las Ventas (IGV) cuando la operación se realiza con tarjetas (débito y crédito por igual) es, para la SUNAT, el imponer a un intermediario la obligación de efectuar una retención del IGV. ¿Quién realizará dicha retención? ¿Las operadoras (Visa, MasterCard, etc.)? ¿Los bancos? Aun todo está en nada, así que es pronto…

Aun siendo pronto, me lanzo a opinar como tantos otros (como Martín Pérez, congresista de UN o Rolando Castellares, experto en derecho bancario). En frío y en teoría, pues es otra retención más, que, como el resto de sus hermanas retenciones, busca que se pague lo que efectivamente se debe (no es un nuevo impuesto ni mucho menos), el problema, o la cuestión, está en el débil funcionamiento que en Perú existe en cuanto al pago con tarjeta, si es más difícil defraudar a hacienda en estos pagos que en el de efectivo, volveremos a ver una caída o penalización por su uso, otro tanto pasa por el costo extra de quien deba realizar las retenciones y, por tanto, las declaraciones de las mismas.

Por lo pronto, la naturaleza y efectos de esta retención no sería comparable con el Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF). Es cierto que ese impuesto tiene mucho de «controlar» las transacciones financieras, pero no sirve para el objetivo de recaudar lo que se debe por el IGV, no es lo mismo un impuesto de control que una retención.

Ahora bien, en línea con lo que dice Martín Pérez, el congresista de Unidad Nacional (UN), esta retención puede ir contra la bancarización de la economía (que favorece a las entidades bancarias en particular -y sus dueños-, y al sistema financiero en general), es triste pero cierto, se preferirán (como ya se hace) los medios de pago que favorezcan el fraude fiscal. El problema de fondo, que busca atacar Hacienda, es justamente el elevado fraude existente en Perú, y que juega en contra de todos.

En Perú 21 Castellares declaró:

«Si bien este sistema operativo puede funcionar y facilitar la recaudación del IGV, alguien tendrá que asumir su costo. Los operadores, son internacionales, y no estarían obligados a hacerlo, por lo que sería el consumidor quien terminaría pagándolo.»

Sin dudas ahí radica parte del problema, y supongo que ya lo prevé la Sunat. Lo que no me gusta es ver Manuel Velarde no confía mucho en la medida adelantada (ya avisa que, una vez puesto en marcha, si da resultados negativos, se quita y ya, ¡como si no afectara a la larga!), y que la ha dado a conocer al gran público antes de hablar con la gente del Ministerio de Economía y Finanzas o con los de Visa y Mastercard (los operadores cuya opinión hay que escuchar).

2 comentarios en «¿Retención nueva al IGV?»

  1. El problema del sistema tributario peruano radica en lo complicado que es cumplir con el pago de impuestos, se crean nuevos impuestos, se exonera para favorecer a algunos, se cobra por adelantado como las detracciones y percepciones desfinanciando a los pequeños comerciantes, es decir un mamarracho, tratar de aplicar una especie de retención en las compras con tarjetas de crédito no es la solución para la evasión en este tipo de operaciones, lo que logrará es un alejamiento de los usuarios, pues complicará más aun estas operaciones.
    Se puede hacer, hoy los sistemas de facturación, de contabilidad son muy avanzados, pero complicar más la tributación no es la solución, que sucede con las auditorias y el famoso DAOT (cruce de información).
    Simplificar el sistema tributario y eliminar la proliferación de impuestos indirectos, ampliará la base tributaria, pero sobre todo, quitar las exoneraciones con nombre propio.

  2. Salud

    De acuerdo con lo que dice, D. Robertofelipe, sobre todo con la parte de eliminar las exoneraciones con nombre propio y «simplificar» todo el tema impositivo (sinceramente no conozco ninguno realmente sencillo para cumplir, pero los hay más ordenados que el peruano sin dudas).

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.