Caso Tula: ¿Sólo lo parece?

Mauricio Mulder, Secretario General del APRA y Congresista, asegura y rejura que su bancada no intenta proteger a Tula Benites, por más que los hechos demuestren lo contrario y lo sucedido en la comisión donde hicieron todo lo posible para ralentizar la decisión en torno a la Congresista. La primera votación que salvó a la congresista y la siguiente ha sido bien resumida por ocraM en El Útero de Marita, así que a él me remito sobre los asuntos congresales con respecto a la acusación constitucional.

Mulder, que amenaza con procesos disciplinarios a los apristas que no siguieron las órdenes del Dios Partido (recuérdenlo niños, los congresistas no están sometidos a mandato, al menos esa es la teoría), no se queja realmente del intento de protección por parte

Ocram tiene razón cuando indica el doble juego, por un lado Mulder y otras caras públicas hablan de la necesidad de la sanción de la congresista y que apoyarían la acusación, por otro lado intentaron, de todas las formas posibles, que no se continúe con la acusación a Tula Benites, entre otras fórmulas pidiendo una sesión reservada y mintiendo sobre el precedente. Así pues, como recuerda y remarca Ocram, los pesos pesados votan a favor de la acusación mientras que el resto hace el trabajo sucio, a sabiendas del conteo final (que, en la noche, fue 39 a favor, 16 en contra y 14 abstenciones).

Mulder continúa con el juego, continúa indicando que la decisión del partido fue, en todo momento, apoyar el proceso contra la Congresista, pero hay que tener en cuenta lo que han hecho esos mismos congresistas y políticos que se llenan la boca del cumplimiento de la ley, que intentaron por todos los medios, sin ensuciarse demasiado, de impedir el castigo final (o que se continuara con la acusación, mejor dicho) de su compañera, y eso está claro cuando comparamos el caso de Tula Benites con el de Canchaya, donde todo fue tan rápido que hasta asustaba lo bien que funcionó, por una única vez, el Congreso de la República.

Dos posibles sancionados serían Humberto Falla Madrid y Luis Giampietri, según el Secretario del partido, para luego matizar que a Giampietri, actual insulto a todos los peruanos al ser Vicepresidente, no podría ser sancionado por el APRA en tanto que no es miembro del partido, sino invitado en la bancada. Las sanciones o no se impartirán o serán una burla contra todos nosotros, como ha sido todo el caso de Tula y el apoyo real (aunque de cara al público inexistente) por parte de los apristas a su compañera, a la que poco más y pontifican por mártir contra la prensa (gracias a la presión pública se realizó la segunda votación que sacó adelante la acusación constitucional).

Por cierto, otra vez los fujimoristas haciendo la pelota a los apristas para mantener las prácticas mafiosas en el Congreso, lindo cuadro señores, lindo cuadro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.