Reforma del aborto no progresó

Y es una lástima doble. Primero, porque una reforma necesaria ha sido detenida en el Congreso, y segundo, porque el PSOE, que por unos momentos parecía que apoyaría esa medida o al menos la incorporaría tentativamente en su programa electoral el reformar una ley ya vieja, da un paso al costado y habla de «abrir una reflexión», que es lo que se lleva haciendo desde hace dos decenios como poco. La reforma propuesta por Izquierda Unida – Iniciativa per Catalunya Verds pretendía un cambio del sistema de aborto español (basado en supuestos tasados en que el aborto es permitido) al modelo inglés (un tiempo en el cual la mujer puede abortar sin que se le pregunte la razón, y después de ese periodo se entra en supuestos tasados), a la par de considerar el aborto como una prestación del Sistema Nacional de Salud.

Desde el grupo Izquierda Verde se rechazó de plano la enmienda propuesta por el PSOE, que era un saludo a la bandera (ya que aprobar una enmienda para pedir una reflexión futura y genérica sobre el aborto es como no aprobar nada), así pues, la iniciativa de los plazos fue defendida sólo por IU, ERC (que había presentado otra enmienda al final rechazada) y algún grupo más (como el BNG), y rechazada por el resto de grupos, aunque en votación secreta varios diputados se abstuvieron (en contra de lo manifestado por sus propios partidos).

Desde la izquierda se acusa al PSOE de usar el tema del aborto desde un plano puramente electoralista, ya que hablan mucho de reformar la ley de aborto y reflexionar sobre la misma pero no hace nada positivo en este sentido, y cuando se le presenta la oportunidad de contribuir al debate o aprobar cambios reales y legislativos se echa para atrás o propone debates a futuro que no llevan a ninguna parte en tanto que no se planteen con un calendario o programa detrás. El PSOE hace tiempo que no quiere meter las manos en el asunto, dió su gran paso aquél 85 en que aprobó, con gran apoyo, la regularización del aborto, pero se ha quedado en esa lejana época y desconoce por completo una realidad en que las mujeres terminan yendo a instituciones privadas ante las dificultades en las públicas para poder practicar un aborto.

El PSOE reconoce que el aborto necesita una nueva regulación, pero estima que «no es el momento» (palabras de la diputada Pilar López), y que hay que conseguir el máximo consenso, pues que no piensen en el PP, su postura en este sentido es bastante clara y no va, en ningún caso, por ampliar el marco normativo de las interrupciones voluntarias del embarazo, sino a disminuir dicho marco o, como mucho, defender el actual. Es imposible más consenso que el de todos los partidos menos los más conservadores (parte de CiU y el PP). La diputada socialista indicó que «este no es el momento ni el procedimiento para tratar un tema tan serio. No es aquí ni ahora donde los partidos deben fijar sus programas electorales», olvidándose de que si se votaba la reforma dicho tema saldría del programa electoral de varios partidos (quedaría en manos de quienes quisieran limitar el aborto en el futuro), el «no es el momento» suena a «electoralmente no es conveniente», lo cual es muy distinto. Mientras tanto, las mujeres a esperar sentadas. CiU y PNV con el PSOE en esto, «ahora no, ahora no» dicen y repiten, «la próxima legislatura mejor», que es una forma curiosa de decir «mañana te llamo». Así no se avanza.

Sobre la postura del PP no me extenderé demasiado, al menos son coherentes consigo mismos en este tema, que ya es bastante más de lo que otros partidos pueden decir, eso sí, me parece que es confundir al personal el afirmar que el aborto es «una consecuencia de la violencia de género» y que declaren tan alegremente que el aborto es más peligroso que continuar con el embarazo (digamos que esto es realmente relativo, teniendo en cuenta que uno de los supuestos actualmente existentes es justamente en el caso de la madre en peligro a causa del aborto -donde es o su vida o la del feto-, no sé cómo el aborto en ese caso es más peligroso para la madre que morir a causa del embarazo) o que el verdadero derecho de la mujer pasa por tener alternativas al aborto (que ya las tiene, no lo olvidemos, siempre puede abandonar a su prole), pero es curiosa la hipocresía de las clases acomodadas (no hay que olvidar que no eran pocas las niñas de buenas familias, antiabortistas todas, que se escapaban a Inglaterra para abortar ahí mientras en España estaba penalizado), que se olvidan de los verdaderos problemas de la mujer en este sentido (como cuando se afirma, sin ruborizarse, que el condón y el aborto incrementan la utilización sexual de la mujer y las violaciones -como si los violadores usaran, normalmente, condones-).

Información:

5 comentarios sobre “Reforma del aborto no progresó”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.