Bermejo, tarde, muy tarde

No sé qué es peor, recordar lo maniatados que pueden estar los fiscales o que un ex fiscal que ahora juega de Ministro de Justicia decida dar un golpe de efecto a unos cuantos días de las elecciones. «Bermejo acusa al PP de impedir el tamayazo» titula un oportuno El Plural. Mariano Fernández Bermejo era Fiscal Jefe de Madrid en el 2003, año en que se dio el patético caso del «tamayazo», asegura ahora (ojo con este «ahora») que en su momento se prohibió a los fiscales investigar los hechos. Que por cierto, olían a corrupción por todos lados. La orden, para que sea vinculante, la debió dar Jesús Cardenal, por aquél entonces Fiscal General del Estado.

¿No se acuerdan del tamayazo? Básicamente fue el transfuguismo de dos parlamentarios del PSOE (Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez) que impidieron que la coalición PSOE-IU tomase el poder de la Comunidad de Madrid, se dijo mucho de que existieron tramas urbanísticas (y en el mundo del ladrillo no sería raro), aunque Eduardo Tamayo defendía que no había votado por Simancas porque no estaba de acuerdo con pactar con IU. Al final, tanto Tamayo como Sáez fueron expulsados del PSOE, junto con toda su línea de pensamiento (que representaba la «más» derecha del PSOE). A la par, las elecciones fueron repetidas y el PSOE al lado de IU se quedaron un poco lejos de poder formar gobierno.

Regresemos al «problema de ahora»: Bermejo, en plena campaña electoral, ha decidido intervenir desde su posición de ex fiscal para denunciar hechos bastante graves (demasiado tal vez, para ser dichos así nomás): «yo era fiscal jefe de Madrid en aquel momento, y Carlos Jiménez Villarejo, fiscal Anticorrupción. ¿Y sabéis lo que pasó? Que por primera vez en la historia de la democracia se prohibió a los fiscales investigar lo que había pasado. ¡Se nos prohibió! No hubo manera, ¡se prohibió! ¿Por qué se prohibió? ¿Qué había que ocultar?».

Dentro de los «posibles responsables» del tamayazo se encontraban constructores más que importantes, y el secretario general del PP en Madrid, cuanto menos. Los hechos quedaron enterrados, cierto que la pasividad judicial (y fiscal) fue increíble (vamos, que nadie se lo creyó como normal)…

Pero ¿Por qué Bermejo ha esperado hasta ahora para decir esto? Él, en su día, debió denunciar estos hechos. Cuando recibió la orden debió denunciar lo que pasaba, y si no lo hizo en ese momento por miedo al Fiscal General y al PP, ha tenido tres años desde que el PSOE, partido muy afín a este señor, tomó posesión del gobierno de España, y se cambió al fiscal General. No puede venir ahora y denunciar esto y esperar que nos quedemos tranquilos pensando «qué corruptos estos peperos [políticos si se prefiere] y constructores» (algo que ya sabemos, sea dicho).

Bermejo se ha puesto en una mala posición, ahora que es Ministro se pone gallito para acusar, en media campaña política suelta una bomba. Es una jugada canalla, en tanto que estas cuestiones, por interés general, ya debieran estar siendo investigadas tras la oportuna denuncia del fiscal jefe de Madrid, esto es, del propio Bermejo hace tres años. Tarde Bermejo, muy tarde.

Este año la campaña es acusar al otro de tener corruptos urbanísticos en sus filas (los dos grandes están plagados de casos), ninguno es capaz de ver la viga en su propio ojo, y resulta triste.

Un comentario en «Bermejo, tarde, muy tarde»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.