Consecuencias del examen para profesores: Si quieres trabajar, evalúate

Sí, una evaluación externa tanto de los centros como de los profesionales que trabajan en los mismos (no sólo de los profesores) es necesario -aunque siempre insuficiente- para controlar la calidad de la educación -del sistema educativo actual, si se prefiere-. La cuestión es el tipo de evaluación y las consecuencias de la misma (¿acaso cuando se ha evaluado la situación de los centros se ha aumentado el presupuesto o mejorado la forma en que el mismo se gasta? ¿se han evaluado integralmente los centros? ¡ni siquiera se lo han planteado! Pero el presupuesto no aumenta cuando SÍ es una necesidad). El gobierno da valor a la evaluación docente, y el martes a la noche el ejecutivo aprobó un Decreto Supremo por el cual establece que "los docentes que postulen a una plaza por contrato deben acreditar haber participado en los procesos de evaluación censal convocados por el Ejecutivo" según nos informa El Comercio.

Los docentes (profesores) que trabajaron como "contratados" durante el 2006 deberán demostrar que participaron en la evaluación censal para poder repetir plaza (o postular a otra) por contrato en la Educación Básica Regular, desde este mismo año. Desde el ministerio de educación se asegura que de esta forma el Estado podrá contratar "profesores con idoneidad profesional, probada solvencia moral y salud física y mental". O los del ministerio son unos inútiles o nos toman por tontos ¿Cómo una evaluación de ese tipo puede valorar la "idoneidad profesional" de un profesor? ¿Y la solvencia moral (¡¡¿¿Qué rayos es esa solvencia moral??!!)? ¿Y la salud física y mental?

La norma regula que todos los que postulen a plaza por docente por contrato deberán rendir una evaluación integral (que no es explicada, y que irá encaminada, supongo, a comprobar todo eso mencionado en el párrafo anterior) y se da al Ministerio de Educación (dirigido por José Antonio Chang) capacidades de desarrollo del Decreto Supremo para que ultime todo lo necesario para la realización de estas pruebas, contando con la normativa de desarrollo del Decreto Supremo.

Así mismo, la prueba planeada para el 22 de Enero se hace necesaria para todos los maestros que no rindieron o no pudieron rendir la evaluación el pasado 8 de enero (por los disturbios que hubo) y ahora quieran optar a la plaza de profesor contratado. Muy poco tiempo está dando el gobierno para que los maestros que quieran trabajar como contratados durante el 2007 se puedan evaluar (ya que antes se anunciaba la evaluación como inocua y casi innecesaria), más teniendo en cuenta que la inscripción para la evaluación censal termina el 17 de Enero, esto es, hoy día.

Los que quieran inscribirse en esta repetición de la prueba deben ir a la Unidad de Gestión educativa local (UGEL) y los trámites para el profesor son completamente gratuitos (¡faltaría más!), y deberá presentar, además de los impresos que le faciliten en la UGEL, una fotocopia de su Documento Nacional de Identidad y de alguna de las boletas de pago del 2006 (para demostrar su condición de profesor contratado). Los locales donde se rendirá la prueba serán dados a conocer el próximo 19 de Enero.

Esa prueba no sirve de nada. O mejor, el contenido de esa prueba es inútil por completo, pero ahora se usará como filtro para definir a quienes se contrata y a quienes no, con ello sirve para quitar cierto poder a la SUTEP, el principal sindicato de profesores y que se opuse férreamente a la prueba (aunque, en última instancia, dio libertad a sus miembros para que acudan si querían a la prueba) al igual que realiza una labor fiscalizadora al gobierno en materia educativa (y de política económica, todo sea dicho).

Con ello el ejecutivo hace un movimiento inteligente, en el plano político, para desbaratar a los profesores opositores a la prueba, y críticos con el gobierno. Si el profesor no se arrodilla ante la polémica evaluación, el Estado no volverá a contar con dicho profesor. Esperemos que en las pruebas futuras el elemento "moral" de las mismas no se base en la ideología de los profesores, o en la docilidad de los mismos para doblegarse ante las cortinas de humo y abusos varios que realiza el ejecutivo de nuestro Perú.

Repito el comienzo de esta entrada: Sí, es necesaria una evaluación, no sólo de los docentes, pero no como se está haciendo, no con los objetivos que parece que se persiguen y no si se mantiene el mismo endeble sistema (o se empeora, esa "municipalización" no pinta nada bien).

Interesantes artículos en Perú Político sobre el tema (que no necesariamente comparto, pero son muy interesantes):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.