El Parlamento Vasco condena el atentado sin el voto del Partido Popular

El Partido Popular del País Vasco (PP) presentó una proposición no de ley en el Parlamento del País Vasco para que se condene, por parte de la institución vasca, el atentado en Barajas (sí, el de la T-4). La redacción del texto estaba realizada tal cual las tesis del PP, así que el resto de partidos enmendaron la propuesta para poder resultar aceptable, y este nuevo texto fue aprobado por casi todo el parlamento, a excepción del PP y de Euskal Herrialdeetako Alderdi Komunista (EHAK -Partido Comunista de las Tierras Vascas PCTV-), ausentes en este pleno por considerar que el PP sólo tendía una "trampa" a su formación buscando que condene el terrorismo de la misma forma que ellos lo hacen. Así pues, el Partido Nacionalista Vasco (PNV), el Partido Socialista de Euskadi – Euskadiko Ezkerra (PSE-EE), Eusko Alkartasuna (EA), Ezker Batua (EB) y Aralar aprobaron un texto en que se condena el atentado, se pide el fin de la violencia a ETA, y se realiza un llamamiento a la unidad de todas las fuerzas políticas mediante el diálogo para hacer frente al terrorismo.

La pregunta del millón es: ¿Por qué el PP ha votado en contra de esta condena por parte de la cámara vasca? No es que el resto de partidos excluya a los populares, es que los populares se excluyen a sí mismos, demuestran una y otra vez que ellos no se suman a nada que haga el resto, que ellos se niegan a condenar el terrorismo si no se hace con la misma literalidad que ellos usan, que son incapaces de acompañar a unas manifestaciones de repudia al terrorismo porque no la han convocado ellos mismos (o los suyos), que si las cosas no se hacen como ellos dicen, o se retiran o acusan al resto de antidemocráticos o intentan (y antes conseguían) imponer su criterio. Donde la coherencia brilla por su ausencia, ya que lo que hicieron ayer estaba bien, pero lo que otros hacen igual que lo ya hecho o intentado está mal.

Mariano Rajoy se quejó el otro día que el Congreso de los diputados se negara a revisar una proposición no de ley que ellos querían presentar (en la que dicen lo mismo que siempre, no aportaba nada, y son las mismas exigencias que cada miércoles le hacen al ejecutivo en la sesión de control, todo sea dicho) sobre la lucha contra el terrorismo, pero lo que iba a pasar en el Congreso es lo mismo que hemos visto hoy en el parlamento vasco, el PP presenta algo, se lo retocan para que sea asumible por todos (no me digan que exigir a ETA que deje de matar y pedir la unidad de los partidos contra el terrorismo va contra las tesis del PP, es lo que siempre hacen o dicen), y el PP ya no quiere votarlo, más aún, votará en contra. En el Congreso hubiera pasado lo mismo, sobre todo porque es un tema (reiterado, siempre que puede, por el PP) en el cual el resto de grupos ya han expresado su desacuerdo con el Partido Popular.

Volvamos a lo de hoy. El PP alegó, sobre el texto enmendado, que el resto de grupos introdujeron en el texto elementos que "generan diferencias políticas entre los partidos". ¿Acaso su texto de condena no generaba diferencias políticas entre los partidos? La diputación Permanente del Parlamento Vasco se ha reunido a expreso pedido del PP para realizar la condena (hasta aquí todo perfecto) y cada grupo ha aparecido con su propio texto (recordemos que en el Parlamento hay de todo), así que antes de la sesión se han reunido para, entre todos, realizar una condena que pudieran firmar sin problemas. Y cuando hay diálogo el PP se siente incómodo, algo firmado por partidos tan distintos como el PNV, el PSE-EE y Aralar, que ha encontrado el mínimo común para llegar a un acuerdo, y que perfectamente el PP pudo aceptar -porque mantiene el mismo espíritu-. Pero mantienen los genoveses que no se puede hablar de diálogo (aunque la condena habla de diálogo entre los partidos, no con ETA) ni esas cosas, porque no es lo mismo pedir la disolución de ETA que el que cese la violencia (en realidad, sí es lo mismo, o mejor, si cesa la violencia -en todas sus formas- ETA se volvería un movimiento netamente político que tiene todo el derecho de existir, así que la cuestión no es pedir que ETA se disuelva, sino que deje la violencia).

El PP, que ahora se ha vuelto a acordar de EHAK, pide en el parlamento Vasco que el gobierno de España impulse la ilegalización de los abertzales. Esto es, lo que no pudieron pedir en el Congreso de los Diputados (esa proposición que mencionábamos antes), lo piden en el parlamento vasco. Dicen lo mismo, allá, que querían decir en el Congreso: EHAK malo, EHAK brazo legal de Batasuna (ilegal), EHAK no condena el terrorismo porque es malo, EHAK debe ser ilegalizado, y así todo el tiempo como un disco rayado. Recordemos dos cosas: EHAK es un movimiento pacifista (condenan el uso de la violencia para alcanzar fines políticos, ya sea por fuerzas gubernamentales como informales), se separó de Batasuna hace unos años por las diferencias que mantenían con la justificación de la violencia (entre otras cosas) y que tras la ilegalización de Batasuna, EHAK prestó cobijo legal para que los votantes de Batasuna tuvieran un referente en el Parlamento Vasco. Ya se ha intentado ilegalizar a EHAK antes y no prosperó, en tanto que no se pudo probar la vinculación de EHAK con ETA (en esas fechas de elecciones vascas, en el 2005, sí se ilegalizó una organización "sucesora" -según los jueces- de Batasuna, Aukera Guztiak).

El PSE-EE se niega a entrar en el debate de si EHAK debe ser ilegalizado o no, y tienen razón en este punto. Por supuesto, hay que partir de la consideración de que estoy en contra de la actual ley de partidos, y por tanto, de la ilegalización de Batasuna. Pero, al margen de esto, no se puede ilegalizar a todo partido que tenga tesis parecidas a las de Batasuna, no sólo porque es dejar sin representación a más de ciento cincuenta mil personas (12 de cada 100 vascos), sino porque no todas las organizaciones de la Izquierda Abertzale son etarras o proetarras, y creo que para ilegalizar a un partido o movimiento político deben estar muy claros (con la actual ley en la mano) sus vínculos con ETA, sino se vuelve en una ley que persigue ideas, y eso en todo caso es inadmisible.

Si el PP está tan seguro de los vínculos ETA-EHAK, que nos haga el favor de presentar una denuncia ante la fiscalía o los tribunales, o una querella incluso. Pero que dejen de tocarnos las narices, puesto que todos sabemos y entendemos que la petición del PP de acabar con EHAK no es más que una forma de intentar desgastar al gobierno que por pura lógica se negará a hablar sobre esa ilegalización o , muchos menos, a instar la ilegalización. Así el PP quiere demostrar que el gobierno es blando con ETA, que está cediendo y que España se ha rendido ante el terrorismo (si así fuera, señores del PP, no hablaríamos de una condena al atentado en Barajas). En otras palabras, la cantaleta del PP con respecto a EHAK no es más que muestra de su impotencia para demostrar sus propias tesis sobre la situación actual de la lucha contra el terrorismo. Tesis en las que los del PP están solos, y no porque el resto les excluyan, sino porque ellos se han excluido. Y no es que ahora se separen del resto, es que lo están desde aquél 2000 en que consiguieron mayoría absoluta y rompieron con el PNV y, poco a poco, se alejaron de Coalición Canaria (CC) y Convergència i Unió (CiU), por no decir que no hacían caso a grupos como el PSOE, IU, o el resto de nacionalistas.

Lo que es peor, para el PP, en el Parlamento Vasco no pueden esgrimir el mismo argumento cuantitativo que utilizan en el Congreso de los Diputados, puesto que en el País Vasco sólo tiene 15 parlamentarios (de 75), sindo una fuerza minoritaria (tercera fuerza), y si tuviera la cara de defender que su exclusión es la de unas trescientas mil personas, hay que recordarle que ellos pretenden excluir por la vía legal -no por juego democrático, si se prefiere- a ciento cincuenta mil.

El PP anuncia que presentará mociones en todos los ayuntamientos para pedir la vuelta al pacto antiterrorista, esto es, el PP no pide la unidad de los partidos contra el terrorismo, pide la sumisión del PSOE ante la interpretación que ellos hacen del pacto a dos bandas, y esto lo hace para desgastar al gobierno, no para luchar contra ETA.

Más Información:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.