Elecciones catalanas. Todo igual, pero con un nuevo jugador.

Ya al 100% de los votos escrutados tenemos unos resultados bastante curiosos, dignos de comentarios de todo tipo, en unas elecciones catalanas donde se elegía a 135 parlamentarios de entre los cuales saldrá el próximo presidente de la Generalidad (o Generalitat, si lo dicen en Catalán). En realidad, la cosa no ha cambiado mucho de otros años a este, tal vez lo más rescatable es la entrada en el juego parlamentario del recién formado "Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía" ("Ciutadans – Partit de la Ciutadania" en catalán), sí, es el del joven candidato desnudo en el afiche de campaña.

Algunos datos. Que eso de hablar de elecciones sin dar datos queda un poco "vacío". No ha ido a votar ni las madres de los candidatos. Bueno, no ha sido como en Bulgaria donde ni siquiera han llegado al 50% de votos con respecto a las personas con derecho a sufragar, pero para los "números" que suelen mover las elecciones españolas es bastante nimio el conseguido en Cataluña. Esto es, sólo ha ido a votar el 56.77% de los votantes (menos de tres millones de personas, en una comunidad con unos cinco millones doscientosmil llamados a votar). Unos 6 puntos menos que las últimas elecciones. Los catalanes, cada vez se acercan más a una desligitimación del sistema por puro pasotismo. Y oigan, casi y es aplaudible. Bueno, exagero un poco, lo sé. En 1999  tampoco se alcanzó el 60% de participación, se quedaron el 59.2%.

Por otro lado, podríamos ver lo sucedido entre los partidos más grandes, CiU inicia una lenta recuperación y pasa de 46 escaños conseguidos en el 2003 a 48 curules nuevecitos por estrenar. En 1999 la formación conservadora de corte nacionalista catalán obtuvo 56 escaños, así que aún mucho no pueden celebrar. Más que de su gracia pueden aplaudir la desgracia del vecino, esto es, del PSC. Ustedes dirán, pero si las dos veces anteriores también les ganaron en escaños. ¿Cuál sería la diferencia? Los votos. Es posible que en Cataluña sea uno de los mejores ejemplos de cómo las circunscripciones electorales pervierten el sistema representativo una vez pasan por la mano del Sistema D'Hont. Esto es, en los últimos años el PSC ganaba por votos las elecciones (con diferencias de unos cinco mil votos) mientras que, tanto en el 2003 como en 1999, CiU le sacaba cuatro escaños de diferencia como flamante vencedor.

Ahora bien, CiU debe plantearse en qué está fallando cuando elección tras elección pierde votantes (un millón y pico en el 99, poquito más de un millón en el 2003 y ahora se han quedado con unos cien mil votantes menos que la vez anterior, esto es, menos de un millón de votantes). No convence a la gente para que les voten, en números, aunque todo el sistema pierda votantes, CiU lo "siente" más (bueno, el que más, PSC). No logra mantener a los electores de su lado.

Vamos con el PSC, el gran derrotado de estas elecciones. Pierde 5 escaños y unos doscientos cincuenta mil votos. Ahora tendrá 37 escaños, ni uno más, ni uno menos. Le pasa un poco como a CiU, pierde votos, ya no llega al millón (está más bien lejos en estos momentos) y, como hemos dicho, se pone por detrás, en número de votantes, de CiU. Tal vez eso es lo que más les debiera doler, y se deberían preguntar por qué rayos muchos de sus partidarios han preferido o no votar o pasarse a las filas de Ciutadans, que se pregunten cómo rayos han perdido tan rápido el gobierno de una comunidad presa de la derecha por 23 años y por qué rayos, en vez de cambiar a una política de izquierda (aunque sea esa tenue izquierda socialdemócrata) continuaron con el nacionalismo catalán que, la verdad, falla el blanco cuando intenta entender los problemas sociales, y mucho más al intentar solucionarlos.

Por otro lado, tenemos a Esquerra Republicana de Catalunya (en castellano sería "Izquierda Republicana de Cataluña"), ERC por sus siglas en catalán, que ha perdido unos cien mil electores. Se mantiene como tercer partido de cataluña (tras "robarle" el puesto al Partido Popular de Cataluña en el 2003, cuando consiguieron, además, su mejor resultado de los últimos tiempos, obtuvieron 23 escaños), pero con dos escaños menos que en el 2003, esto es, con 21 curules en el Parlamento. ERC debe pensar seriamente eso de poner "el hecho nacional" sobre el tema de "clase", sobre todo si sigue autoconsiderándose un partido de izquierda revolucionaria. Aún así, no han sentido el golpe que muchos esperaban a la formación asamblearia e independentista.

El Partido Popular de Cataluña cae, pero sus resultados eran previsibles. Creyeron, no sin cierta gracia, que mucho votante del PSC (o mejor, del PSOE) se negarían a refrendar al partido del gobierno, puesto que traicionó los ideales socialdemócratas para poner por delante los nacionales, manifestado en los pactos y políticas emprendidas, y les votarían a ellos en plan "voto útil". Pero entre no votar y votar por una derecha recalcitrante a nivel estatal (y local), pues la gente prefirió no ir a votar, o hacerlo por otros partidos o en blanco o lo que toque. Pero al PP no le iban a dar los votos. El PP pierde unos ochenta mil votos, y pasa de 15 escaños en el 2003 a 14 en estas elecciones. El PP tiene muchas cosas en las que pensar, pero no lo harán, están muy ocupados contradiciéndose todo el tiempo y diciendo estupidez y media (salvo cuatro ilustrados que tienen, y que son pisoteados por los medianeros de sus superiores).

La unión de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV por sus siglas en catalán, en castellano sería "Iniciativa por Cataluña – Verdes") con Esquerra Unida i Alternativa (EUiA por sus siglas en catalán, en castellano sería "Izquierda Unida y Alternativa") sigue dando sus pequeños frutos, ganando tres escaños con respecto al 2003 (en 1999 que se presentaron por separado, ICV consiguió 3 escaños -menos de cien mil votos- y EUiA no obyuvo escaño alguno). Estoy seguro que mucho "voto de izquierda" que en otras comunidades iría al PSOE, en Cataluña recala en ICV-EUiA. Al igual que votos tal vez dirigidos a ERC, pero desencantados con las últimas actuaciones del partido… En fin, pasito a pasito van ganando importancia (ya están por "robarle" el tercer puesto al PP catalán). Ahora, la existencia de esas dos formaciones es una verdadera novela de amores y odios entre los distintos grupos que forman parte de esas federaciones de partidos y movimientos.

Y así, sin querer queriendo, llegamos al verdadero ganador de estas elecciones, Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía ("Ciutadans – Partit de la Ciutadania" en catalán). Que sí, que sí. Es nuevo, en todo sentido de la palabra. Es descarado, sólo hay que ver su cartel electoral para saberlo, y en unos meses desde su formación consiguen, ni más ni menos, que ochenta y nueve mil votos. Bien, porcentualmente sólo son tres puntos de nada, pero se traducen en tres escaños que no les vienen nada mal para hacer guerra desde el parlamento. Lo desean, se mueren de ganas y ahora tienen la oportunidad de demostrar todo lo que han dicho. Por lo pronto, es el partido que más expectativas levanta (aunque no estoy de acuerdo con su izquierdismo tan caviar). En fin, al menos dará mucho juego a la prensa…

¿Quién gobernará Cataluña? Se aceptan apuestas. En principio, ERC lo ha dejado claro, ellos darán su apoyo a quienes los vuelvan "segundo de abordo", no les importa si el gobierno es de derechas o de izquierdas, lo que quieren es meter mano. Un tripartito como el que actualmente "gobierna" podría repetirse, con la abstención del PP o de Ciutadans tendrían la mayoría simple para elegir a un Presidente en el parlamento en la segunda vuelta… Pero sería inestable (salvo que convencieran a Ciutadans en entrar al gobierno, que dudo que se preste).

Tal vez un bipartito entre CiU y Esquerra es más que posible, estarían con una mayoría simple ante abstenciones del PSC, de ICV o de Ciudatans, igual de inestable que el tripartito, pero con dos fuerzas que tienen mucho en común. Recordemos que, aunque CiU ha dicho que no va a pactar a largo plazo con el PP, nada les impide realizar "acuerdos" con el PP, así que es muy posible que el refuerzo de un gobierno dirigido por CiU se base en el voto positivo o la abstención del PP. Pero sería raro ver al PP votando que sí a un gobierno con ERC dentro… Aunque otras veces han pactado con CiU y el PNV (ahora enemigos) para poder gobernar a toda España.

Una posible alianza bipartita obvia, algo rara pero no demasiado extraña (conociendo la "tradición" del PSC y de CiU tan "pactistas") sería la de ver a los conservadores catalanistas (CiU) de la mano de los socialdemócratas federalistas (PSC). Entre ellos podrían formar un gobierno verdaderamente fuerte (85 escaños, nada podría con ellos), pero dudo que eso le convenga al PSC. ¿Qué tantas ganas tiene Montilla, el candidato a Presidente del PSC, de quedarse en un gobierno?

Sólo el tiempo dirá. Estos días estarán moviditos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.