¿Por fin la paz?

Hay noticias que te hacen recobrar la confianza en las personas, cuando dos que se apuntaban deciden no disparar, cuando un grupo aprende que hay otras formas (sin muertos en la mesa) de conseguir objetivos políticos, cuando se decide que la vida es más importante que cualquier otra cosa, y que a partir de ella se construye la utopía con la que sueñas.

Así pues, el Ejército Republicano Irlandés (IRA por sus siglas en inglés) ha decidido deponer las armas, y la respuesta desde Londres ha sido la más sensata, cumplir el acuerdo de Viernes Santo, comenzando por el desmantelamiento de las torres militares en el Ulster.

Esperemos que esto sirva para, en el tiempo más breve, que se restablezca la autonomía de Irlanda del Norte (suspendida en el 2002) y que las relaciones de Unioonistas con Independentistas, de Protestantes con Católicos, se "normalice", y dejen de darse los constantes roces, insultos, espionajes, y matanzas, donde el poder británico intentaba combatir con fuego un "ejército" capaz de matar donde le diera la gana (como, lamentablemente, demostró en varias ocasiones).

Uno de los conflictos más viejos en la Europa occidental parece que ya finaliza, IRA cambia de estilo (¿se disolverá el Sinn Fein?), ya no matará, aunque seguirá en sus trece con los mismos pedidos, pero realmente lo que importa, es que no habrá muertos sobre las mesas. No más sufrimiento humano para llegar a un resultado político.

¿ETA tomará nota de esto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.