Lima Dividida… Barrotes como fronteras.

(escrito en Mayo, a finales de ese mes, ante un debate sobre el tema en un par de bitácoras).

Es normal que todos tengamos opiniones distintas, es normal que no
todos seamos de Alianza Lima (aunque esto ya lo entiendo menos,
jajaja), es normal que todos suframos de formas distintas la distinta
delincuencia que se da en nuestro país, es normal que todos querramos
cambiar la situación…

Ahora, lo que no veo normal es la afición
que desde hace más de un año se ha instalado entre los limeños de
levantar muros, todas las casas tienden a ser fortines ¡¡estamos en
tiempos de guerra!! Pero esto no era suficiente, así que a unos pocos
se les ocurrió la gran idea de poner rejas en la calle ¿a que es
original? "nos estamos defendiendo de los delincuentes" nos dicen,
"esto no interrumpe al peatón" nos recuerdan, "en realidad están
abiertas a cualquiera que quiera ir a una casa dentro de la zona
enrejada" repiten, "mientras haya un guardia en la puerta no se
interrumpe el tráfico ni nada" no se cansan de afirmar, pero todos
sabemos dos cosas, primera, esos guardias no están siempre ni en todas
las puertas, y segunda, claro que interrumpen, muchísimo, la
privatización total de los espacios públicos ¡¡que es más público que
la propia calle!! Y encima se reconoce por todos que esto de las rejas
es una buena medida, además, para aumentar la tranquilidad de una zona
ya que disminuye notablemente el tráfico, pues no te dan "permiso de
paso" si sólo es para "cruzar la zona cercada", así que la libertad del
resto queda restringida por la seguridad de unos pocos.

Y si ya
es malo que la gente ponga esas rejas (el año pasado del casi medio
millar existentes una sóla tenía licensia para existir; creo que ahora
eso ha cambiado, pero no lo sé), peor, definitivamente peor, es que sea
un alcalde quien levante una malla entre dos distritos… eso ya huele
a clasismo puro y duro, separando un distrito rico de otro humilde,
increíble pero cierto.

Creo que la diferencia de opiniones queda
plasmada bastante bien en estos dos artículos, con sus respectivos
comentarios en cada uno: "Benditas Rejas" de Sipas La Morena (me ha sorprendido mucho esta opinión, todo sea dicho), y este otro de Wayna Cyberjuanx titulado "Lima Enrejada"…
Evitaré introducir de forma constante mi opinión sobre la propiedad
privada, sobre todo la inmueble, y más aún cuando esta se extiende a la
calle… Pocos límites son más grandes a la libertad como la propiedad
privada…

Y así pues, anteponemos nuestra seguridad a la
solución del problema, anteponemos el bienestar propio por el malestar
ajeno, evitamos buscar soluciones al problema, creamos más problemas,
pero con medidas transitorias nos sentimos mejor, ya está, problema
solucionado, se lo mandamos a otros y todos contentos, no digo que
seamos todos unos mártires del compás y andemos por las calles buscando
la solución para la delincuencia (en general) mientras roban nuestros
medios de vida, ni mucho menos, pero medidas de "contención" como es la
colocación de rejas en las calles está claro que no resuelven nada, que
crean malestar (demonios, para ir de un lado a otro uno tiene que dar
más vueltas que trompo borracho, por más que nos aseguren que el
tránsito peatonal no se limita, ¿en donde estamos para tener que decir
a donde vamos cada vez que querramos pasar una puerta y encima nos
debemos identificar? ¡¡esto no es un estado policial!!), hace unos años
"la matamos" con el serenazgo
remplazando a la policía municipal por un cuerpo menos preparado, más
violento (a veces sí, a veces no) y con peores sueldos, menos
facultades… ¡¡Y ahora ponemos rejas en las calles!!

Busquemos
una solución real al problema de la delincuencia, y dejémosnos de
tonterías y soluciones cuasiprovicionales que sabemos que sólo crean
malestar en todos…

Se fue la inspiración, aunque tal vez lo continúe…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.