One Comment

  1. […] Es otro país y otra cultura legal, lo sé; pero no podía dejar de decir todo esto. Por lo mismo que en casos como el de Perú, aunque me alegro de que haya un creciente avance de la demanda de la unión civil, me sigue pareciendo un error estratégico (que, encima, lo podemos pagar caro si sale adelante el proyecto extraño y aberrante del fujimorismo) cuando el objetivo debería ser el matrimonio igualitario. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.