Pregunta abierta: «¿Por quién vas a votar?»

Gracias a un comentario* que me dejó el compañero Chinasklauzz (a quien sus progenitores conocen como Johan Espinal) me entero de una interesante entrada en su bitácora, una «no-campaña» que busca la «transparencia» (que no nos cubramos de un manto de «independencia» que realmente no tenemos) y pongamos, así, nuestras cartas sobre la mesa: «Y tú por quien vas a votar». No creo necesario que todos tengamos que decir por quién votaremos (en otras elecciones la verdad es que casi todos los redactores de bitácoras que conozco se mojaron bastante, dijeron a quién apoyarían y por qué, incluso el número de su candidato al congreso preferido), pero sí creo que cierta transparencia es necesaria, y sobre todo, no intentar escondernos en una «independencia» que no es real.

Sobre los medios de comunicación se puede decir mucho, pero comencemos con lo evidente: No son objetivos. Ni tienen por qué serlo. Mientras sean veraces vale y sobra. En Reino Unido (país que siempre se pone de ejemplo por la «independencia», «rigurosidad» y demás de sus medios de comunicación, tanto públicos como privados -descartando los puramente amarillistas, claro-) es incluso una costumbre que los periódicos (no todos) declaren sus preferencias electorales (no solo sus columnistas, sino la línea editorial). Pueden ver una lista con los enlaces a los artículos en que el periódico se posiciona en la Wikipedia en inglés: «Newspaper endorsements in the United Kingdom general election, 2010».

En este sentido el responsable de MuladarNews escribe:

«Dar a conocer nuestra intención de voto no solamente nos haría transparentes como ciudadanos ante nuestros lectores, sino que además nos sacaría de la sospecha de ciertos intereses ocultos o acuerdos monetarios que se tejen debajo de la mesa. Un franco y sincero apoyo ya sea por afinidad de ideas, por simpatías personales que no vayan más allá de nuestros propios intereses ETICOS, entendiendo que esto no significa tampoco que debamos defender errores o futuros chanchullos de nuestro candidato predilecto. Este hecho solo significaría que perdería nuestra confianza y por ende nuestro voto.
(…)
Dar a conocer nuestro intención de voto quizás nos haga vulnerables, pero al mismo tiempo nos acerca a la decencia de nuestros principios y a la libertad con la cual hemos nacido para dar a conocer nuestras preferencias. Esta sería la verdadera Democracia en la que nos tocará vivir.»

Para luego hacer las preguntas del millón: «¿Por quién votarías tú? ¿Las ideas de que candidato estas dispuesto a apoyar? ¿Qué opción se acomoda más hacia lo que tú buscas para tu país?»

A todo esto, creo que no es necesario identificarse con unas siglas políticas concretas para saber qué opina tal o cual persona en el terreno político, algunos comentaristas (y muchas veces criticados por «no mojarse») o bitacoreros ya han dejado claro su pensamiento político (qué punto ocupan en esa matriz de derecha – izquierda, autoritarismo – libertad), no necesitan decir con nombre y apellido que votan por tal o cual, sobre todo porque ya nos podemos hacer una idea.

Aun así, sería más que interesante (y más allá de las notas firmadas) que los medios de comunicación hicieran públicas sus preferencias editoriales, que marcan el contenido de todo el diario (un poco como en Reino Unido).

Dicho lo anterior, no escurro el bulto y respondo a la pregunta abierta (más o menos): No estoy seguro si en esta bitácora he puesto por quién he votado, normalmente pongo por quién no votaré, y menciono que mis opciones políticas, en general, son de voto útil a un partido que no sacará ningún escaño (si no mal recuerdo, jamás he votado por una opción que saque representación en.. nada). Como mucho he manifestado mis simpatías por tal o cual partido en algún momento concreto (y luego mis decepciones con dicho partido).

Para estas elecciones, las locales peruanas, yo no puedo votar (solo tengo derecho a voto activo en las generales y presidenciales). En el caso de Lima, simplemente no apoyo ni apoyaría a ninguna de las candidaturas que actualmente conozco. En el caso de Pueblo Libre, tres cuartos de lo mismo. Supongo que recién el 5 de julio podré decir con total claridad que no me gusta ningún candidato (ese día se cierra la inscripción de candidaturas), igual hasta tengo alguna feliz sorpresa y alguno de los partidos que surjan – se inscriban – lo que sea me convence lo suficiente como para apoyarle. Sí tengo más claro a quiénes no apoyo (son todos en este momento), y el nivel de rechazo que me produce cada uno (y las distintas razones por las que esto ocurre).

Con lo anterior no quiero decir que sea independiente simplemente por no apoyarlos, al contrario, al no apoyarlos porque no quiero hacerlo ya rompo la independencia, los rechazo, no los considero siquiera capaces de dirigir Lima ni de producir un cambio real (y a mejor) en la ciudad y sus ciudadanos.

De los partidos inscritos, al que puede que esté más cercano es al Movimiento Nueva Izquierda, pero cosas como (la posibilidad de) sellar un frente electoral con Acción Popular (¿es una broma?) la desacreditan como opción de voto, por no hablar que en cuestiones claves discrepo con ellos, desde su propia definición como organización «patriótica», y mostrarse de «orientación socialista», que es como decir «un poquito socialista», algo que me parece tremendamente tibio; o como sus «saludos fraternales» a Chávez y demás… Aun así, entre los inscritos que se pueden presentar en Lima, creo que es uno de los que están «más a la izquierda».

Sobre las generales y presidenciales, me pasa lo mismo que con las locales. Aunque siempre hay algún partido al que se le puede dar un voto, además, a sabiendas que no sacarán escaño alguno (la última presidencial al que apoyé no llegó al 0,5%, así es la vida -si alguien lo pregunta, en la segunda vuelta no pude votar, y sí, pensaba votar nulo, mi idea de «mal menor» sacó un 0,497% de los votos válidos-). Para congresistas y presidente… pues votaré por los candidatos «más a la izquierda» que vea, y que no tiña todo su discurso de un patriotismo infantil… Y si esos partidos no se presentan porque prefieren apoyar a gente como Ollanta Humala (ese que negó sin problemas ser de izquierdas), pues veré qué dibujito pondré en la papeleta (al menos así mi opción electoral superaría el 0,5%).

* Comentario que el anti-spam se lo tragó y recién hoy me di cuenta -cabe decir que el comentario está puesto en una entrada que nada tiene que ver con la pregunta abierta por ChinasKauzz-. En todo caso, siento la demora en publicar el comentario.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.