5 Comments

  1. Otro si digo que para las elecciones a nivel nacional no hay metodo proporcional, lo cual hace que el partido de Le Pen este subrepresentado en numero de escaños (creo que incluso mas que IU en España), lo cual ha sido un buen pretexto para evitar los debates para modificar ese regimen, una vez se planteo (y no se como quedo) que parte de los escaños se repartan en regimen proporcional “puro”….

    Para un metodo electoral se consideran varios factores: siendo la representatividad y la gobernabilidad los que deberian ser mas importantes, la “ventaja” del metodo frances es la idea de una segunda vuelta llevada inclusive al ambito de los comicios locales, lo cual en teoria deberia dar un mayor margen de legitimidad a la autoridad elegida.

    Comparandolo contra nuestros dos casos de referencia usuales, vemos que en Peru para el caso local se ha optado (a diferencia del caso nacional) por la gobernabilidad gracias al darle automaticamente a la lista vencedora la mayoria absoluta, no importando si la segunda lista se quedo a 1 o dos puntos de la primera, lo cual da bases para las tan frecuentes revocatorias. Ahi el modelo peruano va mal.

    El modelo español, pues tampoco va tan bien pues propicia las famosas componendas e hipotecas que tienen que hacer los representantes para armar gobierno, tanto a nivel nacional como local. Lo de bueno es que si hay representatividad al menos a nivel local (lo cual ya deja de ser cierto a nivel nacional).

    Peor para mi son los metodos uninominales, en la cual si uno es un “consistente segundo” en las circunscripciones, pues ya se jodio totalmente. O el caso binominal chileno que restringe mucho al tercero.

    Seria interesante saber si existe algun pais donde se aplique la segunda vuelta a nivel local, pero manteniendo la proporcionalidad en la asamblea (o con una prima pequeña, en el mejor de los casos) para saber si es mas conveniente o no.

    Anyway…. ya sabes que no me gusta el regimen parlamentario, pero este metodo frances creo que solo tiene de aprovechable la idea de la segunda vuelta..

  2. Jomra

    Salud

    Mmmm, pues voy a buscar otros sistemas electorales que puedan cumplir lo que dices.

    Por lo demás, hay que distinguir las dos cámaras del Parlamento Francés, lo que dices es aplicable para la Asamblea Nacional, que funciona un sistema mayoritario dentro de distritos electorales definidos por su población (se intenta que todos tengan más o menos la misma población), pero, además, se penaliza con más fuerza a las fuerzas pequeñas para que no pasen a segunda vuelta (se pide más del 12,5% de los votos)… Lo único interesante del sistema uninominal francés (sobre otros que conozco al menos) es que a segunda vuelta pasan más de dos, o sea, pasan tantos como partidos hayan superado o alcanzado ese 12,5%… El FN está, en general, muy subrepresentado, entre otras cosas porque, cuando se queda entre 5 y 10% (en las regionales por ejemplo) no consigue «pareja» para «fusionarse», y en las nacionales son pocas las circunscripciones en las que pasa a la segunda vuelta (con lo que sus votos en la segunda no llegan ni a la mitad que en la primera).

    Para el senado, en cambio, funciona otro sistema bastante distinto, que ha sido reformado hace no mucho (creo que 2003), es una cámara que ahora se renueva por mitades cada 3 años (antes era por tercios cada tres años, con mandato de 9, ahora de 6), y se combina la elección proporcional con resto mayor usando cuota Hare con un sistema mayoritario (depende de si el departamento tiene 4 o más senadores a elegir -proporcional- o 3 o menos -mayoritario-, los 12 senadores elegidos por los franceses fuera de Francia tienen su propio colegio), claro que, todo lo dicho, se matiza fuertemente si tenemos en cuenta que el voto es indirecto, donde los votantes son: delegados de los municipios (el 95% de los electores), consejeros regionales y locales y los diputados de la Asamblea Nacional (entre todos estos, el otro 5% de los electores). Con lo cual, de poco sirve decir que más del 50% de la cámara viene de reparto proporcional cuando quienes les eligen vienen de un sistema mixto donde prima el mayoritario…

    El sistema francés no es en puridad un sistema parlamentario, ni presidencialista, más bien es semipresidencial, lo cual deja cosas curiosas, sufragio directo para el presidente de la república pero el primer ministro es elegido por el parlamento, y a diferencia de las repúblicas parlamentarias, el presidente sí tiene competencias propias, en contradicción (o choque) con el primer ministro (épicos los cuatro años de Chirac con Jospin)… Pero bueno, Francia está llena de «particularidades».

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.