Sobre las elecciones en venezuela

Siempre me ha parecido interesante cómo se cubren las noticias sobre Venezuela, en el caso de las últimas elecciones parlamentarias es curioso cómo los medios en España no pierden oportunidad en indicar que no es un sistema electoral proporcional (algo que no hacen cuando hablan de las elecciones al Senado en España, o en las últimas elecciones a la Cámara de los Comunes en Reino Unido, o en las elecciones regionales francesas o para la Asamblea Nacional que son mayoritarias uninominales, o el sistema chileno binominal, ni tampoco lo subrayaban para México, y permitió el PRI durante 70 años, o en las elecciones en Estados Unidos, ahí ni siquiera se menciona el sistema electoral), en parte puede ser porque el sistema venezolano es «nuevo». Lo que no es nuevo en Venezuela es cambiar el sistema electoral (desde el 89 a esta parte varias veces se ha modificado, y profundamente), y sí es cierto que se ha hecho para «garantizar el poder», como también pasa en Italia, como se hizo en Chile, como se implantó en España (dando peso a las provincias pequeñas, donde ganaban los conservadores*). En fin, es algo que se señala solo en unos casos concretos, y se olvida que, lamentablemente, esa es la norma.

En España se ha hecho énfasis en que si bien el PSUV no fue el partido más votado (aunque no llegó al 50% en realidad sí fue el más votado) sacó casi una mayoría de 2/3 (98 escaños), sin ser tan brutales las diferencias, en España donde se supone que el sistema es proporcional, esto ya ha pasado, que el partido más votado no gane en curules, así en Cataluña o en el País Vasco, esto ya ha ocurrido, por no decir que en las elecciones municipales el partido más votado no siempre es el que más concejales ha sacado (como pasó en las últimas). En Reino Unido o en Francia, en cambio, lo que ha pasado en Venezuela es moneda corriente (o lo era hasta las últimas elecciones en RU, donde ha habido más igualdad que de costumbre y ningún partido obtuvo mayoría absoluta). En Italia el sistema te da mayoría absoluta aunque no la hayas conseguido en votos. En Grecia el partido ganador (con un sistema electoral complejo, que combina circunscripciones uninominales con plurinominales y listas semiabiertas en algunos casos) se lleva «de regalo» 40 escaños (de 300 que se reparten, así que por votos van 260, y 40 extras para el que gana), y eso se hace para asegurar la mayoría absoluta en la cámara.

El sistema implantado en Venezuela y usado en estas elecciones no es proporcional, combina un intento de voto por listas con reparto proporcional (pero son pocos diputados por circunscripción, 2 o 3 como mucho, con lo que la proporcionalidad queda relegada a un mal chiste) con el voto a candidatos nominales (con nombre y apellido), que se lleva la mayoría de la cámara (113 se eligen de esta forma -3 de los cuales son «representación indígena»-, mientras que 52 son por listas), con un diseño de las circunscripciones electorales (circuitos) fuertemente criticados porque están «dibujados» para favorecer a Chávez (dicen los detractores, y no les falta razón, y cuando alguien reemplace su liderazgo en esos sectores, el favorecido será él).

El sistema anterior era mixto también, establecido en el 2000 (también a propuesta de Chávez) mezclaba los votos nominales con las listas, pero los votos a personas se restaban de los de la lista y así lo «nominal» no afectaba a las listas, al final era un sistema complejo que se «corregía» para que lo mayoritario no tuviera tanto peso y lo proporcional estuviera presente. El sistema actual en Venezuela, en cambio, es mayoritario casi en su totalidad (el reparto en listas contiene los votos nominales), decía hace un año y mucho:

«El nuevo sistema, curiosamente, se presentó como de mayor proporcionalidad, pero lo que garantiza es que la parte mayoritaria del sistema electoral gana peso en detrimento de la parte proporcional, según la oposición, será una relación de 70% de diputados elegidos por sistema mayoritario frente a 30% proporcionales, lo que significaría que un partido con un apoyo del 51% del electorado puede acaparar el 90% de la cámara. Luego se ha presentado, por el partido dirigido por Chávez, como más “justo” al dar representación a quienes tienen el apoyo mayoritario y permitir, además, armonizar el país ante la profunda división política existente. Este último argumento suena a mala broma la verdad, el primero es propio del desprecio a las minorías políticas (como existe en otros países: Estados Unidos, Reino Unido, lo que quiere Berlusconi en Italia, etc.) que suele conducir a sistemas bipartidistas.»

¿Qué ha pasado en Venezuela? Que un partido con el 48% de votos acapara casi 2/3 de la cámara y que casi toda la oposición (menos PPT y sus aliados) se ha unido en un solo bloque (disfuncional donde los haya) teniendo ahora la cámara Venezolana representación de tres fuerzas políticas (aunque en la práctica las tres sean un popurrí de formaciones de todo tipo, más parecido a Italia y sus coaliciones en descomposición perpetua que a Estados Unidos y su bipartidismo). Esta tampoco es una experiencia distinta a lo que pasó en el 99, para la dichosa asamblea Constituyente el sistema fue a lo Inglés (uninominal puro) con lo que el MVR (el oficialismo de entonces) con un 60% de los votos se llevó el 95% de la cámara. Pueden ver el actual sistema electoral en el Título II de la Ley Orgánica del Procesos Electorales (sic).

En fin, durante un par de días hubo una pugna sobre quién había ganado, si la oposición o el oficialismo, los del MUD decían que ellos tenían el 52% de los votos, al final solo superan el 50%, sí es cierto que el PSUV ha ganado (algo más del 48%), pero es la segunda vez que «Chávez» (y lo personalizo porque él lo personaliza) no consigue más del 50%, y él sabe que no solo tiene que ganar, sino que sus apoyos deben aplastar, su discurso se basa no en un apoyo de una mayoría simple, sino en dar la impresión que casi todos los venezolanos le ríen las gracias. Por eso él no ha salido a celebrar personalmente lo que sí es una victoria, y no porque tema que le desbanquen en las próximas presidenciales (la MUD y PPT no van a sacar un candidato unitario, y la movilización será mayor en las presidenciales que en las parlamentarias).

Por su lado, el CNE – Poder Electoral no da los resultados nacionales agrupados, sino que nos los da, bueno, por estado. Queda extraño que no dé un resumen como hacen otros organismos electorales, pero tampoco tiene por qué hacerlo. En todo caso, cabe resaltar que votó el 65% del padrón (claramente superior a las últimas elecciones, en que fue del 25% tras la retirada de los principales partidos de la oposición), y eso que en teoría el voto es obligatorio y ambos partidos apelaban a la movilización para conseguir la victoria. En la Wikipedia hay un buen resumen de la distribución de diputados por partido con los votos obtenidos en cada estado y la suma total, donde el PSUV y aliados sacan 98 escaños y el 48,13% de los votos, la MUD y aliados el 47,22% y 65 curules y PPT y aliados se conforman con 2 diputados y el 3,14% de los sufragios (ambos por Amazonas, donde consiguieron 2 de los 3 escaños a repartir cuando fueron el segundo partido en votos).

Personalmente no creo que las cosas cambien mucho en Venezuela, Chávez de una forma u otra conseguirá un «tránsfuga» que le apoye en leyes habilitantes (que si no mal recuerdo requieren de 99 votos favorables) o unos pocos (12) para los cambios legislativos profundos (y alcanzar los 110), Chávez ahondará en su estrategia clientelar para el 2012 (¿o se creen que salir en plan teletienda vendiendo productos importados subvencionados lo hace en favor de los pobres? si fuera consecuente, ni él los presentaría ni serían importados, sino realizados por una industria local socializada) y la oposición se dará cuenta que no se puede construir candidatos creíbles cuando lo único que hay es antichavismo sin contenido unitario o propio (o cuando dicho contenido es peor que Chávez y los suyos). Y a mí me seguirá dando esgrima cada vez que les escuche hablar de socialismo cuando tienen lo mismo de socialistas que las reformas laborales de Rodríguez Zapatero o el propio PSOE, o el APRA y que siga en la IS…

*Y cuando IU y UPyD, los dos partidos más perjudicados por el sistema actual (IU el tercer partido más votado y a duras penas con representación), proponen cambios para favorecer su proporcionalidad incluso sin tocar la constitución, el resto de partidos dicen que de eso nada, o porque les favorece en número de escaños (PSOE y PP) o en poder relativo (PNV y CiU, que si bien tienen casi los que se merecen, no es lo mismo ser la tercera y cuarta fuerza en escaños que pasar a ser la cuarta y quinta, perdiendo su posición de «llave de gobierno», aunque su cantidad de escaños no varíe, sí lo haría su poder relativo en la cámara).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *