El punto final de Yugoslavia. Sólo queda Kosovo por definir su situación.

Es cierto que desde hace un tiempo ya no existe Yugoslavia (en realidad, Yugoslavia ha pasado por un montón de nombres en los últimos cincuenta años), que ya el Estado Federal que quedaba se hacía llamar "Serbia y Montenegro", desde el 2003, cuando en la reforma constitucional que cambió el nombre, se habilitó la posibilidad de que el pueblo montenegrino decidiera su futuro. Pero la separación legislativa, real, ya eran patentes, incluso en Montenegro ya usaban el Euro, en vez del Dinar. Uno de los objetivos de Montenegro, como unidad independiente política (viendo el futuro) es formar parte de la Unión Europea.
El Domingo fue el mentado referendo, donde la Unión Europea había dicho que si no pasaba de 50% la participación y 55% los votos a favor del referendo, nanay, que no aceptaban el resultado como "válido" para reconocer la separación (¿un guiño a Serbia para que desde allá no se creyera que la UE quería separar a Montenegro para incorporarla?), así que existía un gran miedo si se obtenía un resultado de la zona gris, esto es, se sabía que el sí ganaría, pero no se sabía por cuanto, las apuestas estaban en 54% más o menos, dos puntos para abajo, dos puntos para arriba. Un resultado demasiado desestabilizador, puesto que ambos reclamarían la "victoria", unos por conseguirla (pasar el 50%) y otros por insuficiente.

La participación ha sido elevadísima, cosa que es un gustazo ver, cómo la gente ante una cita de esta importancia mueve el trasero de sus cómodos sillones para marcar una papeleta, pase lo que pase, esa persona habrá elegido su futoro, aunque toque acatar lo deseado por la mayoría (de verdad que me gustan las elecciones en que la gente vota sin que sea obligatorio ¡¿cuando tendremos elecciones realmente libres en Perú?!). Así pues, el 86.49% de las personas llamadas a votar acudieron corriendo a los colegios electorales. Bueno, no corriendo, que tenían tiempo de sobra, puesto que los colegios cerraron pasadas las nueve, si no mal recuerdo. Otra cosa que no entiendo en Perú es el poco tiempo que dejan para votar. Máxime cuando el voto es obligatorio.

Así pues, el bando "queremos estar solitos" ganó con 55% de votos, el resultado es provisional, claro, puesto que hay tiempo hasta el sábado para presentar recursos y esas cosas, y está claro que los Unionistas querrán arañar unos cuantos votos y hacer que la cifra caiga un puntito (no necesitan más para en la caída), normal, no digo que no tengan razón, o que no deban hacerlo, pero dudo que sirva para algo. Por otro lado, los observadores europeos (Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa, OSCE) han dado el visto bueno a los comisios, para tranquilidad de los montenegrinos, con las felicitaciones típicas, qué buen ejemplo de democracia directa y todo eso.

Se considerará que Montenegro es un nuevo Estado, y la continuidad Internacional de Serbia no será discutida, esto en cristiano significa que todos los tratados Internacionales que se consideran ratificados por el Actual Serbia y Montenegro (contando todos los heredados) pertenecerán a Serbia (o sea, Serbia continúa en la ONU, para decirlo con un ejemplo) mientras que Montenegro deberá sumarse a los tratados multilaterales que considere oportunos y celebrar los bilaterales que pueda (son importantes los de cooperación con los países con los que tendrá mucha vinculación, o con los que ya tiene, mejor dicho). Así pues, estamos ante el nacimiento de un nuevo Estado, que se independiza para unirse a la UE (cosa rara en todo sentido).

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.