Detalles sobre el Matrimonio Homosexual (I)

Voy a reproducir dos artículos sobre la opinión que defiendo en cuanto a los matrimonios homosexuales, en defensa de los mismos, escritos cuando toda la polémica llegó al parlamento Español, en Abril de ESTE año…

—–

Primero, y como apunte importante, es que la Ley que aprueba estos matrimonios NO es una realidad, simplemente es que el Congreso le ha dado luz verde,
ahora pasará al Senado… Cierto es que en el Senado quien manda no es
el PSOE, actualmente es el PP, lo cual previsiblemente hace pensar que
el proyecto no saldrá adelante, pero, por el poco peso que tiene el
Senado en este sistema legal, el congreso puede confirmar su decisión
anterior y "ratificar" el proyecto "pasando olímpicamente del Senado",
esto es, aprobando la Ley sin contar con el refrendo del Senado, así la
cámara alta sólo funciona, en estos temas, como un "freno" al proyecto,
pero incapaz de detenerlo, sólo pudiendo arrelentizarlo.

Bien, ya hemos planteado un punto que me parece importante, aunque
sepamos que es una Ley que casi con toda seguridad existirá, aún no es
una Ley, por tanto, aún ningún homosexual se puede casar ni nada de eso.

Ahora bien, entremos en "el fondo del asunto", esto es, en lo que se quiere reformar y algunas críticas usuales a esto:

Se amplía el matrimonio para las parejas homosexuales.
Esto quiere decir, que el matrimonio puede ser entre dos personas del
mismo sexo o entre dos personas de distinto sexo. Ante este extremo se
han vertido todo tipo de comentarios, muchos que rozan el absurdo y el
insulto. Recuerdo que escuché a un comentarista de la COPE (órgano de
difusión de la conferencia episcopal española) decir que no existía
discriminación con los homosexuales en cuanto al matrimonio, que nadie
les impidía casarse, eso sí, que si lo hacían, tenía que ser con una
persona del otro sexo. Este es de los más absurdos. Se supone que
dentro de la Iglesia Católica, como en el concepto tradicional
occidental, el Matrimonio es una Comunidad de Amor y vida ¿no? Más allá
que se considere sólo heterosexual, esa comunidad entre un homosexual y
un heterosexual, con el contenido prescrito, NO es posible, así que hay
una diferencia de inicio, realmente, un Homosexual no se puede casar
con un heterosexual, sería un matrimonio NULO por falta de
CONSENTIMIENTO, al menos por parte del Homosexual.

Otros tantos
dicen que el matrimonio, como característica, es heterosexual. El
Matrimonio, como toda institución legal, que existe y produce efectos
porque la ley lo quiere, es lo que el Derecho quiera que sea, esto es,
hasta la Constitución Española (en realidad, hasta que se reformó el
Código Civil en el 81 -creo que fue- en que se admitió y reguló el
divorcio) era una institución idisoluble, y esto la ley lo cambió, lo
volvió disoluble, la difernecia es sustancial, los efectos radicalmente
distintos, por tanto, la ley puede cambiar las características de la
institución, con los límites del contenido del derecho regulado por la
constitución (que es el derecho a contraer matrimonio, que, como
mencioné arriba, se podía considerar limitado). También se dice que si
el matrimonio ya no es heterosexual, podrá dejar de ser también
monogámico ¿cual es el problema? Si en algún momento se regula que se
permita la monogamia (cuya reforma es más complicada, puesto que se
tendría que reformar también el Código Penal, que es una Ley Orgánica,
por tanto, más difícil de modificar), no veo problema alguno, mientras
que se respete la igualdad de las personas (esto quiere decir, que una
regulación como la islámica sería imposible, ya que sólo admite la
poligamia al hombre, las mujeres sólo pueden casarse con una persona,
mientras que los hombres con varias).

También se dice que si se
admiten los matrimonios entre personas del mismo sexo, es como
admitirla entre una persona y un animal. Esto es insultante ¿acaso se
compara a los animales con los homosexuales? (más allá de la
consideración biológica en que todos somos animales) Se siguen
manteniendo todas las pautas del derecho, esto es, es un derecho de las
personas, por tanto, un animal no se puede casar. Si se cambiara para
que alguien se pudiera casar con un animal saldríamos de los derechos
entre las personas para ir a los derechos netamente individuales (como
es la propiedad, por ejemplo), digamos que el matrimonio presupone una
asociación, entre un animal y una persona esta asociación, hoy por hoy,
es imposible. Sobre todo porque los mismos que dicen esto quieren que
existan los matrimonios, pero con otro nombre… Entonces ¿cómo
comparan eso con una sociedad entre animal y persona? En todo caso, el
animal no tendría derecho alguno, los animales, por sí mismos, no
tienen derechos, sólo las personas… Si el problema es el nombre de
las uniones, estamos ante una de las mayores hipocresías de todos los
tiempos… Pero los mismos que dicen "sólo el nombre" también dicen que
los homosexuales no deben adoptar como pareja… Así que está claro que
el nombre sí tiene efectos jurídicos, si están dentro del mismo nombre,
en ningún caso se les podría privar del derecho de adoptar
conjuntamente sin que sea una flagrante discriminación…

Creo que ahora pasaré a hablar de la adopción y alguna cosilla más, pero lo haré en otro mensaje.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.