Nuevas notas sobre los efectos de la reforma laboral

En las noticias de RNE se ha insistido en las palabras de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, sobre los contratos indefinidos de apoyo a emprendedores, noticia de hace tres días, en realidad, que se repitió harto como argumento contra la Huelga General (lo digo en serio). Supongo que tras la huelga se tiene que recordar lo «positivo» de la Reforma, y eso se hace en números y sensaciones, se insiste, así, en que si se ha destruido empleo, ha sido menos que sin la reforma (no lo dirán por los ERE, espero) y, en los números, se insiste en esa fórmula contractual. Pero hay trampa, claro.

La trampa está desde el propio planteamiento, el contrato de apoyo a emprendedores, figura contractual surgida en el Real Decreto Ley 3/2012, matizado levemente por la Ley 3/2012, es un contrato indefinido bonificado que la gran mayoría de empresas (en el momento en que se aprobó tanto el RDL y la Ley) podían firmar, incluso se amplió los beneficiados del mismo, no es algo realmente «especial», por otro lado, se nos dice una cifra total y punto. ¿66 mil contratos son muchos? ¿Son pocos? ¿No se hubiesen firmado, esos contratos, si no hubiese existido esa figura contractual? Esto último es importante: Estamos preguntando si ese tipo contractual tiene un efecto sustitución (una empresa en vez de contratar con un ordinario lo hace con este tipo) o, más bien, agrega nuevas contrataciones al sistema (genera empleo indefinido neto).

Sobre si 66 mil contratos son muchos o pocos, unos datos: Entre febrero y octubre de este año se han firmado 10.215.173 contratos, de los cuales 527.246 eran indefinidos (de todos los tipos, no me he olvidado de los ceros, solamente el 5,16% de los contratos son indefinidos), así que 66 mil contratos son el 12,52% de los contratos indefinidos, y el 0,65% de todos los contratos firmados. No me imagino a la ministra colgándose una medalla porque un tipo contractual sea tan poco usado (0,65%) salvo que solo se fije en el global.

Uno de los objetivos declarados de la reforma, no lo olviden, era incentivar el contrato indefinido y acabar con la dualidad de contratos. ¿Se acuerdan? Cuando revisé, hace unos meses, lo poco que podíamos observar de los efectos de la reforma en nuestro mercado laboral comenté:

«Ya en estas páginas he defendido de forma reiterada que el problema de la dualidad se encuentra en una mezcla horrorosa entre la cultura empresarial y la nula aplicación de las normas (es simplemente imposible que el 90% de contratos nuevos sean temporales y se respete la causalidad de los mismos), sumado por supuesto a la estructura productiva fuertemente temporal de la economía española (y por ello es tan importante desestacionalizar los datos, existe -y no solo en el sector servicios- una muy fuerte temporalidad de la demanda laboral), si solo se cambia la ley laboral (que es, en términos reales, lo único hecho en los últimos años, por más que se hayan presentado normas con pomposos nombres para cambiar la estructura productiva) lo único que se consigue es que el empleo resultante sea más precario que el previamente existente. Igual eso es lo que realmente buscan, eliminar los derechos sociales conquistados por la clase trabajadora.»

Veamos, en un pequeño cuadro, cómo va el tema:

Contratos Febrero – Octubre 2011 Febrero – Octubre 2012 Variación
Indefinidos (Ord -Bon o no- e IFCI) 506820 4,79% 527246 5,16% 4,03%
Temporal 9898040 93,53% 9520476 93,20% -3,81%
Prac/Form. 86096 0,81% 79231 0,78% -7,97%
Otros 91949 0,87% 88220 0,86% -4,06%
TOTAL 10582905 10215173 -3,47
Convertidos a Ind. 351013 304947 -13,12%
Cuadro de elaboración propia, datos SEPE.

Podemos observar que, efectivamente, han crecido los contratos indefinidos (he incluido todos los tipos de contrato indefinido), pero han bajado las conversiones (evidentemente, se ha suspendido la obligación de conversión de un tiempo a esta parte), los contratos formativos han caído también (en gran medida por la inseguridad de los contratos de formación y aprendizaje, recientemente reglamentados), pero la proporción todavía es absurdamente alta, más del 93% de los contratos son temporales, y, lo que es más importante, podemos ver que la diferencia a favor de los contratos indefinidos es inferior al número total de contratos para emprendedores, parece que hay más un efecto sustitutivo que otra cosa.

También cabe recordar, como insistí cuando hablé de este tipo de contrato, que su largo periodo de prácticas (un año en todo caso) lo hacía más parecido a un contrato temporal que a un contrato indefinido, y solo cuando, pasado un tiempo, veamos que estos contratos no se cancelan antes del año, deberíamos alegrarnos por ellos como indefinidos, mientras tanto deberíamos pensarlos como temporales sin indemnización (a diferencia de casi todos los temporales).

Sobre el impacto en el desempleo

Se ha insistido, y con vehemencia, que era una reforma para dar alternativas, para que se despidiera menos (gracias a la flexibilidad interna mayor, tanto en el descuelgue como en aplicar medidas más imaginativas de movilidad y otras), ¿realmente se han reducido los ERE que producen despidos o desempleo parcial por suspender el contrato totalmente (o en gran medida)? Veamos (no hay datos públicos directamente sobre los expedientes de regulación de empleos, así que usamos de indicador las altas iniciales en la prestación de desempleo contributiva):

Altas iniciales en prestaciones por desempleo según causa (entre Febrero y Agosto de cada año)
2010 2011 2012 Variación 2011 – 2012 Variación 2012 – 2010
Total afectados por un ERE 150909 134570 235419 74,94% 56,00%
ERE Despido 42232 46422 55391 19,32% 31,16%
ERE Susp. 108677 88148 180028 104,23% 65,65%
Cuadro de elaboración propia con los datos del SEPE

Si nos fijamos en los despedidos el número ha aumentado un 19,32%, si el objetivo de la reforma en el plano de los ERE era disminuirlos, es un fracaso total (pero no lo era, no en la exposición de motivos, donde bien se decía que se facilitaban), realmente la reforma no pretendía evitar los ERE, lo que quería era que le fuesen más barato a los empresarios, eso resulta evidente en los despidos objetivos, que se han disparado. Ya lo hicieron con la antisocial reforma del PSOE (apoyado por la coyuntura, que aun dura, claro), así pasaron de ser un 6,98% del total de despidos (usando la variable anterior de los que inician a cobrar el paro y dentro de ese periodo de febrero a agosto) a ser, en 2012, el 13,47%, los despidos objetivos han aumentado, entre 2012 con respecto a 2011, en un 57,52%, si lo comparamos con el 2010 el aumento es del 110,73%. ¿Y al menos se han parado los despidos? En el global, me refiero. Según ese indicador, no, en ese periodo del 2012 se ha despedido un 13,98% más que en ese mismo tiempo en el 2011.

Eso lo podemos ver reflejado en el número de asalariados y en la tasa de desempleo:

Asalariados (miles) 2011 2012 Variación TIII
T I T II T III T IV T I T II T III
Total 15120,8 15292,4 15179,4 14829,2 14411,2 14397,3 14233,1 -6,23%
Privado 11935 12074,9 11958,8 11693,1 11307 11356,1 11241,4 -6,00%
Público 3185,9 3217,5 3220,6 3136,1 3104,1 3041,1 2991,7 -7,11%
Paro (%) 2011 2012 Variación TIII
T I T II T III T IV T I T II T III
Tasas de paro 21,29 20,89 21,52 22,85 24,44 24,63 25,02 16,26%
Intertrimestral -1,88% 3,02% 6,18% 6,96% 0,78% 1,58%
Cuadro de elaboración previa, datos EPA.

El desempleo ha crecido en un 16,26% entre el tercer trimestre de 2012 y el tercero de 2011 (casi 4 puntos). Ante esas cifras el gobierno ha insistido en lo positivo de la reforma al «impedir» que se destruya más empleo, es difícil valorar ese punto (sin la reforma la tasa del paro dio un respiro en el 2011) de forma global, siempre hay que tener en cuenta que el trabajo es de demanda derivada… Pero no parece que sea especialmente positiva para el comportamiento del mercado laboral.

Además, desde el Partido Popular (como en esos «argumentos» enlazados) se insiste mucho en hablar del «sector privado», lo cual es tremendamente tramposo, habida cuenta que algunos de los puntos cruciales de la reforma fue incluir al sector público en, por ejemplo, las causas objetivas para realizar expedientes de regulación de empleo extintivos, en otras palabras, el gobierno realizó una reforma que permitiría ciertos tipos de despido que antes no podía, con lo que el sector público (los asalariados del mismo) se vieron afectados, ¡se vieron afectados! Si hay más de ciento ochenta mil empleados públicos menos en parte es gracias a esta reforma.

Excurso: Y a la vez, en la nota de RNE, se insistía en que no había datos para ver el impacto de la reforma en el coste salarial… ¿Y para qué tenemos la Encuesta trimestral de Coste Laboral?

Un pensamiento en “Nuevas notas sobre los efectos de la reforma laboral”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.