4 Comments

  1. Òscar

    Bien, en primer lugar, está claro que lo que falla es la cultura electoral. Pero claro, qué se podría pedir de unos votantes que consideran al PSOE como «esos rojos ateos». Una cosa es considerar cómo funciona, en este caso un sistema electoral, y cómo es percibido y usado por los electores. Evidentemente, lo que falla no es el sistema, sino las personas.
    Por otra parte, el ejemplo propuesto no llega a ser clarificador en sí mismo, pues hay multiplicidad de factores decisorios del voto que no se explican, y que podrían ser determinantes a la hora de elegir un candidato u otro en ese municipio.
    Por último señalar que tampoco el ejemplo puede ser tomado como argumento a favor o en contra de las listas abiertas, dado que en un municipio con población mayor, las sorpresas podrían ser importantes, y en las grandes ciudades también, pues muchos votantes, sobre todo aquellos más comprometidos, podría dividir su voto, dando lugar a que partidos con menor fuerza política, se vieran reforzados.
    Los ejemplos pueden ser tantos como municipios, y desde luego ha de tomarse en cuenta el sistema electoral como positivo o negativo, por encima de lo que pase en el pueblo del vecino.

  2. Jomra

    Salud

    La cultura electoral es parte del sistema, sobre todo cuando en países como España el sistema principal (para el Congreso y las cámaras autonómicas) es de «listas cerradas» y toda la cultura mama de ahí. Tiene razón en que cuento un caso (y si me pongo con todos los detalles termino con una monografía), pero si nos ponemos a analizar las elecciones al Senado entenderemos por qué gente que se apellida con V y se presenta por partidos con un escaño en una circunscripción, normalmente no lo sacan, salvo que sean los primeros en la lista (y para eso, hasta las últimas elecciones, los otros candidatos debían tener apellidos con letras «mayores» a esa V), la gente marcaba solo un nombre, el primero en la lista…

    Si ve las elecciones en general, el orden en que aparecen en la lista por partido es el orden por votos obtenidos bajo el sistema de listas abiertas (en general, no siempre es así, menos en pueblos pequeños)…

    Con esto no estoy criticando el sistema de listas abiertas en abstracto (que es un sistema básicamente mayoritario, otra cosa es un sistema de voto preferente, donde se elige a una lista, y dentro de esta lista a quienes «prefieres»), sino el funcionamiento «actual» en el caso español (donde la cultura política no es la de «listas abiertas»), en concreto, en el caso de ese pueblo (pero mantengo la hipótesis para las elecciones al senado).

    ¿Que lo que falla es la cultura electoral y no el sistema en sí mismo? ¡Completamente de acuerdo! ¿Por qué falla? Porque a los propios partidos NO les interesa el sistema de listas abiertas, ni siquiera recuerdo campañas al senado «personalizadas» por parte de los candidatos de las grandes formaciones, todos van de la mano con la lista y viven de los votos «al partido».

    Hasta luego y muchas gracias por su comentario ;)

  3. Luis

    Aquí en España no funciona el sistema porque el sistema está corrupto. De lo que se trata es de que los políticos tengan responsabilidades que cumplir. Si no las cumplen deberían ser puestos ante una ley justa e independiente del poder legislativo que pudiera sancionarles, juzgarles y condenarles. Mientras ésto no sea así, nunca funcionará nada, porque la base del funcionamiento es, pagar las consecuencias, como todos. Por qué ellos iban a ser menos.?

  4. Daniel de Lorenzo-Cáceres Rodríguez

    Qué tal un sitema de listas abiertas de circunscripción uninominal. Se divide España en X circunscripciones con la misma población. De cada circunscripción sale un único candidato (el más votado). Se hace un recuento de todos los votos y se sacan las proporciones de partidos (eliminando los muy pequeños que no pasen un umbral pej del 5%); y por último se complementan los diputados ganadores de su circunscripción con los diputados necesarios para recuperar la proporcionalidad. Estos diputados saldrían de los segundos más votados en cada circunscripción. Creo que con este sistema se consigue eliminar los problemas de los que hablas y garantizas que cada grupo de electores tenga un candidato que les represente directamente y al que éste tenga que rendir cuentas, y no los monigotes de diputados que tenemos actualmente más obedientes a su partido que un soldado a su sargento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.