De informes llenos de mentiras y «copiapegados»

El problema no es tanto que el Ejército de la República del Perú utilice Windows, ni que, mediante concurso público, adquiera las licencias de uso de dicho software así como soporte técnico, el problema no es ese ni de lejos, la cuestión, como dice César Soplin Sanchez en Indexante, es «la cantidad de mentiras acerca del software libre mencionadas en dicho informe (…) Así se decide iniciar una licitación por un valor referencial de S/. 5’058,996.00 basado en un informe técnico que parece elaborado por un aficionado a la informática que por asesores serios».

La historia es sencilla, el Ejército quiere hacer bien las cosas y decide contratar las licencias del software que está usando (por cinco millones), así pues, se reconoce que «[e]l Ejército del Perú ha venido utilizando, en los últimos años, software NO LICENCIADO, como herramienta de cómputo para el desarrollo de sus actividades administrativas y operativas tales como, procesadores de texto, hoja de cálculo, editores para presentaciones, software de gestión para la administración de servidores, entre otros; esto constituye en términos legales, violación de los derechos de autor y de la propiedad intelectual» (página 5 del Informe), algo muy grave que tenía que ser subsanado (vamos, las administraciones del Estado no pueden ser las primeras en incumplir las leyes -aunque la práctica común nos diga que lo son-).

Bien, el ejército decide comprar las licencias de uso (porque no se compra el software, sino que obtienen permisos de uso) y realiza la necesaria licitación Pública (LP Nº 0007-2009-SCOME/DILOGE, Primera Convocatoria, Licenciamiento de Software Microsoft Modalidad Enterprise Agreement, pueden ver el documento en punto doc en la web de la SEACE). Para sustentar esa compra se realiza un Informe (pueden leer el Informe Técnico Previo de Evaluación de Software Nº 001-2009/DITELE/SD Desarrollo en formato PDF) firmado por el coronel Jesús Alegría Barriga, Director de Telemática, el teniente coronel Julio Alor Eugenio (Sub Director de Desarrollo) y Víctor Huertas Conde (Elemento Técnico), donde se compara Windows con Linux. ¿Eh?

No creo que sea necesario comparar Windows con otros sistemas si ya se tiene decidido que la licitación es para productos de Microsoft, pero si se hace, se tiene que hacer bien, y no olvidar, por ejemplo, a los *BSD, que para servidores pueden ser una de las mejores soluciones. Tampoco se puede comparar, como se ha hecho, en paquete «soluciones libres» contra «soluciones Microsoft», esto es, se puede tener un Windows con un Open Office y el mundo no se acaba. Y sobre todo, no se puede mentir tanto en tan pocas líneas.

En fin, muchas de las mentiras (o imprecisiones) más impresionantes las recopila muy bien César Soplin en Indexante, es el mejor ejemplo práctico de lo que, en este mundillo, se llama FUD, es que comenzar diciendo que el kernel de cualquier distribución de Linux es una transposición del de UNIX queda raro, por decir lo menos, y me da que quien escribió esas líneas no ha tocado un Linux en muchos años, contando con la mención de Mandrake, que no lleva ese nombre desde hace unos tres años. Me ha llegado al alma cosas como «[l]a gratuidad de Linux en realidad no es tal», que sin ser falso tampoco es verdadero, por supuesto que hay distribuciones de pago, como las hay gratuitas, pero mencionar que solo las de escritorio son gratis y que en las de servidor hay que pagar una cuota anual de soporte no es cierto (ahí están pensando en soluciones empresariales como las que da RedHat), una Debian es perfecta para servidor y es siempre gratuita. Luego compara ese costo anual de soporte con la licencia de un Windows («[a]l adquirir una licencia de Windows, el costo es hasta aumentar las licencias o migrar de versión. En Linux, el costo de soporte es anual, lo que implicaría gastos que, inicialmente al pensar en una migración, no son calculados»), que no es comparable, con Windows también tienes un costo de soporte que no viene incluido en la licencia de uso (que o lo asume un departamento propio o se subcontrata -y esto es exactamente igual con Linux o Windows-).

Esperen, todo esto me suena, me suena y mucho, está copiado y pegado de Internet. Un ejemplo de lo que digo: Comparación directa entre Windows y Linux (del 2006, pone que es una recopilación de razones dadas por Microsoft comparando Windows 2000 con Linux), la mayoría de afirmaciones son copia y pega (con pequeños cambios, como «gama baja» en vez de «bajo perfil», contando lo de 960 MB de RAM -que está escrito IGUAL que en la web que enlazo-), por eso el Informe habla de Windows 2000 muchas veces, cuando, aunque se sigue dando soporte, no es un Windows que actualmente se venda (las licencias de uso).

Esperen (otra vez), que hay más, que este informe es copia de otros, por ejemplo, el de la Empresa Nacional de la Coca SA (ENACO), en un informe firmado por Humberto Paredes García en el 2008 (pueden verlo acá, en PDF), un informe de 2007 del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú (pueden leerlo en PDF) es exactamente igual (salvo conclusiones y poco más) al del Ejército, también encontramos otro de 2008 (pueden leerlo en PDF), elaborado por Pedro E. Rivera Pérez y aprobado por Juan Pablo Noel Arana para Editora Perú (empresa del Estado), y seguro que hay más.

Todos esos informes, copias uno de otros, no citan la fuente original (ni a los otros informes, los previos, quiero decir), que será alguna web perdida de la mano de dios (o la de Microsoft, al menos en partes sí que sale de ahí los sesudos análisis), los informes se presentan como originales, como trabajos del técnico que los firma, mientras que son meras reproducciones que no aportan razón alguna real (o diferencias con los previos), si van a usar otro informe como fundamento, este se cita y santas pascuas, no se reelabora como si se tratara de un nuevo informe. No es serio que se presente una copia de un informe como un informe nuevo. No es normal que el informe parezca sacado de Internet, no es admisible que solo se escuche a Microsoft (parte de los argumentos son dados en su propia página Web, y esto no se hace con Linux), no se puede mentir como fundamento para decidir sobre un producto.

3 comentarios en «De informes llenos de mentiras y «copiapegados»»

  1. Bueno, parece que lo que era una saludable intencion de usar el criterio del TCO como justificacion de una decision, al final se hizo chabacanamente.

    Dependiendo del nivel de la organizacion el TCO puede tirar mas para Linux o Windows, y claro… siempre hay que tomar en cuenta el coste de migracion, caso diferente es el de una startup que si arranca con Linux desde el principio con eso puede tener un TCO mas manejable.

    Por cierto, la semana pasada salio en El Mundo (impreso) una convocatoria de Adif para la compra de licencias standard y profesional de MS Office, me imagino que buscando al distribuidor que le ofrezca el mejor descuento. Es curioso que no lo hayan gestionado mediante un Volume Agreement..

  2. Salud

    @Ernesto: Claro, si que se haga un informe técnico es una buena idea, que se decida por una u otra tecnología depende de necesidades concretas, pero no se puede mentir como se hace (por ejemplo, se pone un coste por licencia de 80 dólares para OpenOffice) ni se puede hacer un corta/pega de otros informes o páginas webs (buena parte de esa web que cito está recogida tal cual, eso no es un informe técnico ni de lejos).
    Sobre el concurso, si no mal recuerdo, son pocas las cosas que la administración puede negociar directamente sin ir por concursos (eventos artísticos y temas financieros, por ejemplo), lo que se hace es que sea el distribuidor quien negocie por volumen en su caso.

    @FJRA: Pues ante Indecopi como mínimo :P.

    Hasta luego ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.