Google Chrome: No es oro todo lo que reluce

Algo que suelen hacer los servicios en Internet de empresas como Google es «acaparar» los derechos de autor (aunque en la mayoría de casos, sin exclusividad) de lo que se publica en dichos servicios. En principio es para permitir que la herramienta sirva como cauce redistribuidor (con lo cual, como mínimo, se ceden dichos derechos), lo que pasa es que las compañías «van más allá» y mediante un simple click se arrogan derechos como el de redistribuir por sí y comercialmente los contenidos aportados por el usuario (cesión inconsciente en muchos casos). Pero bueno, de este tema otros, como Pedro Canut, ya han tratado repetidas veces (dos muestras: 1 y 2), y no son pocos los que se niegan a usar servicios web para no «perder» los derechos sobre sus obras (aunque luego los distribuyan mediante contratos de cesión libres), y entre ellos me incluyo en la medida de lo posible.

Pero Google, tan acostumbrada a vivir entre dos mundos, el de la Web y el de las aplicaciones de escritorio (que tiene muchas, pero MUCHAS, aunque todas vinculadas con la Internet de una forma u otra), prefiere intentar «colar» la filosofía de las cláusulas de «todo tu trabajo es mío» de páginas como Youtube a los programas de escritorio. ¿Qué se consigue? Que la cesión de derechos en favor de Google se vuelva brutal en el momento que usamos una herramienta especialmente masiva en cuanto al intercambio o creación de contenidos con fines diversos. En particular ahora hablo de Google Chrome.

Google ha sacado, como todos saben, un navegador web libre (y es libre, entre otras cosas, porque usa muchos componentes que SON libres, entre ellos el WebKit basado en el trabajo de Apple que a su vez se basa en el de KDE, y también porque Google quiere dar las mismas ventajas a coste cero que dan otros navegadores libres, como Firefox), y con muchas cosas interesantes (para qué lo vamos a negar), entre ellas el V8 que puede aligerar, y mucho, la ejecución de JS por lo visto (y teniendo en cuenta que la Web de Bordes Redondeados se basa en el JS, es hasta una buena noticia)… pero Google nos la intentó colar (y nos la sigue colando).

Todo lo que hagas en mi navegador es mío

El inicial Contrato de Licencia para el Usuario Final (CLUF en castellano, normalmente referenciado como EULA por sus siglas en inglés) daba el poder absoluto sobre el contenido creado o usado por el usuario del Servicio (como define Google a sus productos, programas, servicios y páginas Web), esto es, del navegador, pasaba a propiedad de Google. Brutal. Simplemente brutal. Eso quiere decir que si alguien hacía una entrada para su bitácora esta era también de Google, si alguien

En castellano la cláusula era (en el momento que escribo esto aun se tiene la redacción anterior a la rectificación de Google, aunque, según la propia EULA, la versión que «vale» es la que está en inglés): «11.1 Conservará los derechos de autor y cualquier otro derecho que ya posea del Contenido que envíe, publique o muestre en los Servicios o a través de ellos. Al enviar, publicar o mostrar Contenido, estará concediendo a Google una licencia permanente, internacional, irrevocable, no exclusiva y que no está sujeta a derechos de autor para reproducir, adaptar, modificar, traducir, publicar, representar y mostrar públicamente, así como para distribuir cualquier Contenido que envíe, publique o muestre en los Servicios o a través de ellos. Esta licencia se otorga con el único propósito de permitir a Google publicar, distribuir y promocionar los Servicios y puede revocarse para determinados Servicios, según lo estipulado en las Condiciones adicionales asociadas.»

No creo que fuera un error

Google ha rectificado, efectivamente sacó un comunicado y varió la cláusula 11 de la EULA para decir que los derechos de autor del usuario eran de él y no de Google por el simple hecho de usar el navegador (¿se imaginan? usas un webmail en que pasas una canción a tu productor y ya sería de Google también, o escribes una entrada en tu bitácora en un servidor que no sea de Blogger y sería, de todas formas, de Google). Y está bien que reculen, pero no creo que sea, como ellos dicen, un «error» la licencia como la que aun se ve en castellano.

Sinceramente, no creo que una compañía como Google tenga un error al «poner» la EULA, entre otras cosas, porque las ponen porque quieren y como quieren (siendo muchas de ellas tan abusivas que serían nulas en muchos ordenamientos jurídicos), ahora, ante la avalancha de quejas, Google reculó (¿se imaginan a todos los geek que harán propaganda a Google haciendo lo contrario, pidiendo que no se use porque se quedan con tu contenido?

Además, como bien dicen en la bitácora oficial, son los términos universales, y no es del todo cierto que deban ser como ellos lo ponen (demasiado amplio) en tanto que otros servicios alojados en servidores y por empresas estadounidenses son más específicos en el uso mediante la licencia al servicio del contenido subido por el usuario, no es ni general, ni irrevocable, ni relicenciable (como es el caso de las condiciones de los servicios de Google).

Sobre este tipo de «licencias» (acuerdos de licencia) Versvs una vez dijo, con toda la razón del mundo: «la sola idea de diseñar la licencia de esa forma es toda una declaración de intenciones».

Envío de información

Me gusta enviar reportes de bug (sobre todo cuando la tarea es automática) o de cuelgues de los programas que uso si eso ayuda a que se mejore dicho software, siempre y cuando antes de enviar cualquier línea el sistema de reporte pregunte «¿seguro que quieres enviarlo?» o incluso permita agregar más cosas (por ejemplo, indicar «manualmente» qué hacías en el navegador en el momento que se fue todo a la porra), no me gusta, eso sí, que yo no pueda evitar el envío de esa información. Y es lo que pasa con Google Chrome.

También estamos autorizando a Google a que nos muestre publicidad en el propio navegador si es que le da la regalada gana, y esta publicidad puede ser sobre el contenido que vemos en el propio navegador (la número 17, esta cláusula es tipo en todos los servicios de Google, pero ya me contarán por qué han decidido mantenerla en la EULA del navegador, y aunque hoy por hoy el navegador no cuente con el código necesario para aplicar dicha función publicitaria, lo cierto es que lo pued).

También autorizamos a Google (y esto es medio contradictorio con la «opción» de enviar los errores y estadísticas de forma automática a Google que aparece debajo de la EULA), en el punto 7 del acuerdo de uso, a obtener información como la URL que tecleamos, la IP, fecha y hora. Los usos que se dan son, en muchos casos, internos y estadísticos, que tienen un pase (salvo por la IP, que es información privada, pero claro, conectan la IP con la URL y ya tenemos un servicio de publicidad personalizado en el propio navegador), pero también te advierten que pueden dar esa información (la «no personal», o mejor dicho, la que ellos consideran que no es personal) a terceros.

Google es una empresa que vive de dos cosas fundamentalmente: La información de los usuarios (para fines publicitarios) y el contenido de los usuarios (no son pocos los servicios de Google que viven gracias a los contenidos aportados por los usuarios para generar un valor agregado que dé ganancias mediante la publicidad). Y no pierde el tiempo para mancharse las manos (a fin de cuentas, mantuvo las malas prácticas de DoubleClick después de comprarla) mientras sigue dando la cara del niño bueno del patio de colegio.

Ya que es libre, esperaré a que otros navegadores cojan lo bueno de Google (como Google hizo con otros navegadores) y eliminen todo eso que simplemente rechina cuando hablamos de SL.

14 comentarios en «Google Chrome: No es oro todo lo que reluce»

  1. No se Jomra, es parte de nuestra actitud next next OK, al final si no hubiera sido por el departamento legal de mi trabajo, ni siquiera me hubiera enterado.

    Lo curioso es que la blogosfera en español ni lo ha tocado, y como puedes ver en mi blog, ha sido por un enlace ingles que me entere del asunto.

  2. Salud

    @D. Ernesto: Pues yo lo vi en la blocosa castellana (en Barrapunto, tanto en portada como en las bitácoras de los usuarios), que obviamente iban a remolque de las noticias en el mundo anglosajón (no sé si otras bitácoras especializadas en «tecnocosas» se han hecho eco, pero tampoco las leo :P).
    Sobre lo del departamento legal, qué importantes son a veces :). Jajaja. Uno comentaba, en una de esas bitácoras, que con esa licencia en su trabajo no podían usar el google Chrome (en general, contando el envío de información) por cláusulas de secreto total que tenian sobre lo que trabajaban, jajaja. Es un poco exagerado, pero bué.

    @D. Fj: Rayos, pensé que sí lo había puesto… en fin, de todas maneras se llega desde la nota oficial de Google. Gracias por el enlace.

    @D. Enrike Brujo: Así fue, esa es la excusa que ellos han puesto. Lo malo es que TENGAN una licencia así para CASI todos sus servicios. Por ejemplo, en Google Docs también tenían ese punto 11.1 que ahora han variado un poco (siendo todavía demasiado amplio, en tanto que mantiene un «adaptar, modificar, traducir, […] desarrollar públicamente» completamente injustificado) porque, básicamente, Google era propietaria de TODO lo que se hacía en Google Docs. Como digo, no veo error, veo intención desde el simple diseño de ESA licencia. Ahora la gente ha puesto el grito en el cielo y se ha variado la cosa (y en más de un servicio). Pero mientras tanto…

    Por último y para terminar, lo que dice D. Ernesto es cierto, esto viene dado por la política de «siguiente siguiente» que también la tenemos en la vida diaria. ¿Cuántos se leyeron la totalidad de las condiciones del contrato cuando se dieron de alta en Internet, la línea de teléfono o el banco? Porque en esos sitios ni te dan tiempo a leerte para que firmes (te dicen más bien «firma y luego lo lees» y se toman a mal que lo quieras leer en el momento).

    Hasta Luego ;)

  3. Yo tampoco creo que fuera un error. Y si lo fuera, ¡menuda imagen están dando! ¿La mejor excusa que se les ocurre es que hicieron copia-pega de las condiciones de otro servicio? ¿Una empresa que vale en bolsa más que el PIB Argentino (dioooos, argentina es enorme!) no puede pagar a su dpto. legal para que redacten una notita nueva para cada servicio?

    No, yo tampoco creo que fuera un error, lo que pasa es que es tan basto lo que habían puesto, que no les queda más que dar marcha atrás.

  4. Salud Versvs

    Así es… por ello también han cambiado esa cláusula en Google Docs (¡después de tanto funcionando!) ya que, simplemente, era suyo todo lo que estaba en Google Docs.

    La justificación de «nos equivocamos» es una patinada como un templo. En un producto libre, como «EULA», con que figure la licencia BSD más todas las licencias de todos los componentes (hay de todo) bastaba y sobraba, pero prefirieron meter las cláusulas generales, que les convienen y mucho.

    Al menos han rectificado… Pero menuda cara debieron poner ante las quejas.

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

  5. es curioso, yo uso el «google Chrome», cuando entre por primera vez a este post el navegqdor me dice q tu pagina contien software malicioso. Sera porqw no quieen q este post salga a la luz jaaj xd

  6. Salud

    Jajaja. Curioso, la verdad es que esta web no debería intentar instalar absolutamente nada (ni uso elementos externos que lo intenten por su cuenta y riesgo) :S. Revisaré qué puede ser, de todas maneras.

    Hasta luego y gracias por el comentario ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.