9 Comments

  1. Ya que hablas de Defensa…. lei hace muy poco que aun falta para que haya Coroneles mujer y por lo mismo para que lleguen a General, es el tema de la antiguedad de estas instituciones el que impide que haya esa paridad en las cupulas, y tiene su razon de ser por la disciplina y todo eso, considerarias logico hacerles carreras meteoricas a un grupo de capitanas para que cuanto antes se logre la famosa paridad en las cupulas militares? A su tiempo tocara.

    Extrapolemos un poco esto al sector privado, si bien hay mayor flexibilidad en el camino hacia los puestos altos, es innegable que la generacion que ahora dirige las empresas tuvo poca compañia femenina al empezar su andadura, lo cual se replica en estos tiempos, situacion que no sera la misma en menos de 10 o 15 años, pero forzar ahora la paridad significaria descartar el criterio de eleccion del mas capaz frente a la «necesidad» de alcanzar la paridad, tiempo al tiempo…. hay toda una generacion de mujeres que ya alcanzo la paridad en los sectores profesionales y que tocara su momento de alcanzar la paridad por sus propios meritos y no por leyes.

    Otro si digo que seria contraproducente forzar dicha paridad en empresas que se nutren de carreras con lamentablemente mucha desproporcion de sexos (ingenierias, enfermeria…).

  2. Jomra

    Salud

    Sobre lo primero: Realmente no hablamos de militares, sino de ministros. Esto es, aunque estoy de acuerdo en que la carrera de una militar debe ser tan normal (¿existe la normalidad en ese campo?) como la de un militar, no hay que olvidar tampoco la mayor dificultad con la que se enfrentan las mujeres en el ejército (la cantidad de prejuicios). Aún así, el problema es que los generales de la vieja guardia (y no tan vieja) que en su momento vieron mal a un civil mandando su ministerio, ahora ven que ese civil es del «sexo equivocado», lo que les vuelve a molestar (no son el colectivo más progresista en la sociedad, no…). Lo triste no es que ellos se resistan, sino la cantidad de comentarios sexistas contra esa ministra por el único hecho de ser mujer (lo de Perejil me llegó al alma, de verdad, como si el ministro de Defensa entrara en combate, como si lo de Perejil fuera un ejemplo de combate).

    Sobre el sector privado: Depende mucho del sector, hay muchos (tal vez demasiados) en que la mujer es mayoría, pero cuando llegamos a los puestos de mando, es inexistente. Y esto se debe a una traba muy distinta a la capacidad para seguir escalando puestos. Son en esos sectores donde la ley realmente actúa. Igual que al acceso a los puestos de trabajo (no recuerdo casos de hombres a los que se les pregunte si tienen pareja o piensan tener un hijo en un futuro -¡futuro!-, mas esto es el pan de cada día en las entrevistas a mujeres, igual que los despidos por embarazo, o cortar ascensos por la misma razón). También la disparidad existen en los sueldos, no tiene nada que ver con la capacidad (a mismos trabajo mismo sueldo, una máxima liberal que no se cumple), si no fuera por la ley, esa disparidad, aún existente, seguiría creciendo. Esto en el sector de la administración de empresas y del Derecho lo vemos mucho, tal vez demasiado.

    Hasta luego ;)

    PD: En los sectores «mayoritariamente masculinos» poco se plantea la paridad, esto es, si uno ve los ciclos formativos, digamos, de automoción, podemos encontrar una mujer cada 50 hombres (como mucho, tiro por alto), en sus puestos obviamente no habrá paridad, no puede haberla (y no menciono carreras como la informática porque la proporción es menor y las políticas públicas van encaminadas a la participación formativa de la mujer más que en la paridad laboral directa, en tanto que no existe en la realidad).

  3. Bueno, debo contarte las razones para mi escepticismo de esta clase de medidas de «cuota».

    Hace unos años estaba en una reunion de mi antigua empresa (en Sierra Nevada) y un compañero le comento al gerente (y dueño) sobre la escasez de mujeres ahi, a lo que le contesto «Pues si, ya he dado las ordenes a RRHH que si hay que elegir para un puesto se elija a un chica».

    Otra: un amigo dedicado a esto de la intermediacion laboral me comentaba que en nuestro sector los empresarios quieren tener mas mujeres, por lo que a una mujer le bastaba cumplir el perfil, no necesariamente ser la mejor, para conseguir el puesto.

    Uno de mis profesores en el master, contaba que un conocido suyo ya estaba frustrado laboralmente, pues sabia que el siguiente puesto en el ascenso estaba cantado que tenia que ser para una mujer, por directivas en eso de alcanzar la paridad, y claro… al diablo la experiencia y calificaciones, simplemente ya estas fuera de la carrera para ese puesto por ser hombre.

    Otro si digo que lo que seria muy conveniente seria que hubieran mas ingenieras, pero creo que luego del empuje vocacional que se pudo notar entre los 80s y 90s…. queda muy poco por crecer en cuanto a la proporcion de mujeres en dichas carreras, osea que esas desproporciones existan entre la gente de 45 para arriba, pase.. es «legado», pero…. entre jovenes de menos de 25????.

  4. Es indudable que el futuro Presidente del Gobierno de Italia, Silvio Berlusconi, ha acertado al calificar al Gobierno Español de demasiado rosa, un Gobierno rosa mediocre, fruto de una hábil utilización lobbista de la democracia. Como esto siga así el siglo XXI no va a ser el siglo de las mujeres como ha sido ya definido por la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre , sino el siglo en el que los ciudadanos lograron perder todo lo conseguido en siglos anteriores, gobiernos democráticos, derechos humanos , numerosas libertades, ……. Esperemos que la sociedad , los ciudadanos sean capaces de percibir con claridad , pronto , lo que lo rosa representa y sus verdaderas consecuencias y logre rectificar en sus próximos pronunciamientos electorales.

    Ya desde hace tiempo se venia hablando por los pasillos de los edificios de las Instituciones de la Unión Europea de la existencia de un lobby poderoso y temido que tenia por característica principal que los grupos y familias que lo formaban tenían como representantes o lideres mujeres, cuya dimensión de su actuación , su poder real e influencia es muy difícil de conocer sin pertenecer a los despachos en los que existe mayor nivel de decisión , pero que según parece es mas importante de lo que se cree y se hace publico.

    Aparentemente este hecho no debería de ser ni mas relevante ni mas preocupante que la existencia de otros lobbies, cuya actuación es mas conocida y constatada, pero da la impresión de que no es así , debido al uso hábil y sutil que se hace del sexo femenino, utilizándolo para argumentar decisiones , para argumentar posicionamientos, para argumentar y justificar la privación de derechos, la concesión de privilegios o discriminaciones, incluso para argumentar la existencia de leyes que de una forma injusta favorezca la actuación de este lobby o para silenciar la actuación de Instituciones cuando así lo requiere el comportamiento de sus dirigentes , como es el caso del Tribunal Europeo de Derechos Humano, en la actualidad completamente inoperativo y desprestigiado.

    El reciente nombramiento del Presidente del Gobierno Español , Rodríguez Zapatero, de un gabinete con mayor numero de mujeres que de hombres y la creación del Ministerio de Igualdad , entre otras cosas, para favorecer el papel de la mujer en la sociedad constatan claramente esta realidad en España, realidad no deseada, ni conveniente , ni aceptable en países democráticos.

    La creación del Ministerio de Igualdad encaminado a dar mas fuerza desde los poderes democráticos y legítimos del Estado a un determinado sector de mujeres de la sociedad española es indudablemente un brutal ataque a la democracia y a los valores y principios que esta debe representar para toda la sociedad.

    Paridad no es sinónimo de igualad, que el Gobierno Español tenga mas mujeres que hombres no representa ni mucho menos que la socieada española sea mas igual , me atrevería a decir que todo lo contrario, nombrar a mujeres para cargos de alta responsabilidad , para cargos como el de ministro con elevada capacidad de influir y repercutir con sus decisiones sobre la sociedad, sobre la vida de los ciudadanos, no por su meritos, no por su cualificacion , no por su prestigio e ideas, sino simplemente por su condición de mujer, respondiendo a criterios de oportunismo y conveniencia, es lo menos igualitario que puede existir y si en cambio un comportamiento muy discriminatorio.

    En este sentido, cosas como la ley de paridad, imponer cuotas de mujeres en las listas electorales , en los comités ejecutivos de las empresas, hacer idónea a una persona para ocupar un determinado puesto no por su valoración como persona , cualificacion , ideología, convicciones, no por su forma de hacer las cosas , no por sus éxitos, sino simplemente por su condición de mujer, es uno de los fenómenos mas negativos que se están produciendo en nuestra época en la sociedad, fenómeno que beneficia a unos sectores sociales muy minoritarios en perjuicio de sectores mayoritarios formados por hombres y mujeres, provocando una innecesaria y perjudicial conflictividad social.

    Personalmente creo que en esta línea el único acierto del Presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero , ha sido el de nombrar ministra de Defensa a una mujer embarazada. Ahora lo primero que debería de hacer la ministra Carme Cachón es exigir en ese ministerio, de forma inmediata, el cumplimiento de la Ley de Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres , es decir que se cumpla la paridad, 50% de hombres y 50% de mujeres , a poder ser también embarazadas.

    En nombre de una equivocada e interesada interpretación de la igualdad y mediante un uso muy particular de la discriminación positiva se cometen y justifican en España numerosos abusos y discriminaciones, los cuales no conducen a otra cosa que a una mayor decadencia democrática , algo que lamentablemente a nadie parece preocupar. Acaso alguien se cree que alguna de las mujeres nombradas como ministras sufrían algún tipo de discriminación y necesitaban el apoyo , el recurso de la discriminación positiva, no. La discriminación positiva debe ser administrada únicamente en contextos lógicos y necesarios para impedir la discriminación masiva de personas y favorecer la justicia e igualdad y no con otros fines, como se viene haciendo.

    No nos dejemos engañar valorando a las personas , su labor , por su sexo, fijémonos en su ideología, en sus acciones, en sus decisiones , en como estas nos afectan y repercuten sobre toda la sociedad. Juzguemos y valoremos en función de lo profundo y no de acuerdo con el envoltorio , por lo que son como personas y no por su condición de mujer.
    http://larefineria.blogspot.com

  5. Jomra

    Saludos

    Del final para el comienzo:
    – D. Ecco, el final de su comentario es contradictorio con el comienzo. Creo que tachar al gobierno como «Rosa» sin valorar a las integrantes del gobierno o lo que pueden aportar (para bien o para mal) es sexismo puro y duro. Más mediocre me parecen muchos de los ministros al lado de De La Vega… Y es curioso que mencione el Ministerio de Igualdad (sigo sin saber qué hará y cómo, sobre todo el cómo), ya que en Italia, país machista en política (según el propio Berlusconi), tienen uno de similar nombre y estilo (si no me equivoco), que será dirigido, eso sí, por una mujer que cacarea todos los tópicos sobre las mujeres habidos y por haber. Sin más, gracias por el comentario y bienvenido a este espacio ;).

    – D. Ernesto: Sí, innegable también que eso pasa. Al igual que en todo intento por parte del gobierno de acabar con una situación de desfavorecimiento de un grupo con respecto a otros. Pasa cuando favorece la contratación de menores en detrimento de mayores, pasa cuando se hace al contrario y pasa ahora con el tema de las «cuotas». Y donde más se nota la disparidad y la marginación es, realmente, en los puestos altos, no se nombran a las mujeres porque aún hoy hay serios prejuicios con las mismas (en palabras de Berlusconi, son buenas secretarias). Ahora, la pregunta del millón es: Dejamos que el mercado no mueva nada (esta discriminación existe desde hace demasiado como para considerarlo un tema coyuntural) o intervenimos, y si intervenimos, qué forma es la más adecuada. Ojo, algunas de las medidas de «paridad» no necesariamente son de favorecimiento de la mujer, sino de «paridad real», como son las cuotas electorales (recordemos que uno de los pocas listas electorales rechazadas fue en un pueblo canario por sólo contener mujeres y no respetar la máxima diferencia de 6 – 4). Yo también soy escéptico, pero más en el plano de la aplicación práctica real (muchas mujeres terminan siendo floreros no respetados en ciertos puestos intermedios-altos), y de algunas medidas en concreto fomentadas…

    Hasta luego y gracias por los comentarios ;)

  6. La mas adecuada? : educacion, becas e incentivos para doctorados y MBAs para mujeres, campañas para promover el estudio de las ingenierias entre las jovenes por elegir universidad.

  7. Jomra

    Salud

    Buscan cosas distintas. Esas que menciona DEBEN hacerse de todas formas, pero no garantizan ni de casualidad la superación de prejuicios o los despidos por maternidad a las mujeres, y está claro que no fuerzan la máquina para las que ya están siendo discriminadas (o ya estaban siendo).

    Hasta luego ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.