De piscinas y sentencias

200 euros de multa han caído a Jaume Sastre por intentar invadir la piscina construida contra toda legalidad del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. Algunos medios (como el enlazado en las primeras palabras de esta entrada) han tirado por el absurdo sensacionalismo, otros verán en ella un acto salomónico y otros tantos un flaco favor a la justicia por lo baja de la condena. Recordemos que Pedro J. pedía, nada más y nada menos, que cuatro años de cárcel para Jaume Sastre por unos delitos de coacción y amenazas.


Según Pedro J. el acto de los ecologistas e independentistas fue un «asalto con violencia», amenazas de muerte y un montón de exageraciones más. Sobre todo teniendo en cuenta que no se llegó a las manos ni nada de eso, que la Guardia Civil o policía no tuvo que intervenir en los hechos… En fin, que no pasó nada realmente, salvo un intento de entrar a una piscina ilegal por parte de unos sujetos que fueron impedidos por unos guardias jurados (contratados por Pedro) sin que pasara a mayores la cosa.

Tampoco es para decir que el sujeto "no hizo nada", ni que "denunciar la piscina ilegal de Pedrojota cuesta 200 euros", porque el juez ha estimado que al menos sí hubo algo de coacción y/o amenazas (no he visto la sentencia, habría que leerla para ver cómo lo valoró el juez en cuestión), es demagógico confundir el derecho a protestar o el hecho de hacerlo con los ilícitos que se puedan haber cometido durante la legítima protesta. ¿No les parece? Es exagerado decir que esto tiene que ver con el miedo que supuestamente infunde Pedro sobre jueces y demás.

Doscientos euros, por otro lado, es una cantidad más que simbólica que se aleja muchísimo de lo deseado por Ramírez, que sigue defendiendo su piscina como si de un tema de libertades y valores se tratara. ¡¡Demagogia en estado puro!! Realmente lamento que esa piscina no haya sido o demolida o pasada al dominio público sin indemnización mediante, como pago por los gordos ilícitos en los que incurre. Y que se investiguen los amiguismos varios que permitieron a Pedrito construir ahí, como le dio la gana, y que nadie hiciera.

Un tema preocupante, al hilo de lo acá comentado, es la defensa de Ramírez por parte de Joan Mesquida, Jefe del Mando único de las Fuerzas de Seguridad y el extraño informe sacado pro arte de magia de la acusación (Pedro J.)… ¿Se habrán falsificado las pruebas de este caso? Sería, cuanto menos, MUY grave el que así fuera, y un error fatal por parte de Ramírez de tirar de esas influencias, y el pagar favores por parte de Mesquida. Y claro, un hecho que, si fuera cierto, debiera ser duramente castigado, tanto al corrupto como al corruptor.

Otra raya más al tigre llamado piscina de Pedrojota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.