Nunca se llevaron bien… Ahora menos. CGTP y el APRA

El 19 de agosto, por estos lares, se mencionó la situación de confrontación entre la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP en adelante) y el gobierno de Alan García Pérez, quien nadie sabe por qué ha conseguido una segunda oportunidad al mando de un país que una vez ya arruinó (o mejor, metió más en el pozo). La Razón era simple, Alan no cumple con lo que prometió y existe un cambio de discurso en el dirigente de la estrella que para el sindicato demuestra que no existen intenciones de cumplir con las reformas prometidas.

Así pues, el Sindicato ha hecho lo único que está en sus manos: movilizar a las fuerzas trabajadoras para protestar en las calles por sus (nuestros) derechos. Lo dijeron, lo avisaron (y quien avisa no es traidor), o el Presidente de la República rectificaba en cuanto al cumplimiento de las promesas electorales (laborales y sociales, sobre todo) o saldrían a la calle a protestar el 20 de septiembre (pasquín con las razones y la fundamentación de la protesta en PDF aquí). Y como no rectificó, incluso, decidió hacer política de confrontación, el Sindicato salió a marchar.

Así pues, el día 20 de Septiembre en Lima, Cusco, Trujillo entre otras ciudades, CGTP con el apoyo de otras organizaciones (como el Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú -SUTEP- o alguna asociación de Usuarios) se produjo la primera gran movilización contra el gobierno aprista con un claro reclamo sobre las promesas incumplidas del presidente García y la derechalización del gobierno (los más optimistas hablaban de una neutralización de la derecha por los movimientos de García al formar gobierno, pero lo que se ha neutralizado es cualquier tipo de reforma social o laboral real). Pueden descargar un PDF con una recopilación de noticias de medios generalistas sobre la marcha. Las manifestaciones de los distintos líderes participantes, con las razones de la protesta y demás vienen bien recogidas en la nota publicada por la CGTP.

¿Desde el APRA qué se dice?

Hay que recordar que durante el gobierno de Toledo (hasta hace un par de meses) el Partido Aprista Peruano -APRA- se sumó a cuanta protesta hizo CGTP, que siguen reclamando lo mismo que entonces. Para más inri, el líder aprista había prometido que, cuando fuera presidente, les haría caso y "el primer día" ya presentaría reformas que ahora siquiera piensa hacer.

Pero volviendo al presente, desde el APRA -de la mano del eterno congresista César Zumaeta- se ha reprochado a la CGTP (en concreto, a su secretario general, Juan José Gorriti) que convoque una marcha que responde más a fines políticos (sic). Zumaeta declaró: «Amenazar con un paro nacional a 45 días de iniciado el gobierno, por no haber cumplido sus promesas, es asumir una actitud demagógica irresponsable. Esa declaración es eminentemente de tipo político, de una persona que en las últimas elecciones sólo obtuvo alrededor de 3,000 votos, frente a un gobierno que cuenta con el respaldo del 70 por ciento de la población» (fuente: El Comercio). Pidiendo, además, que la cúpula de la CGTP se "renueve" (¿Y lo dice alguien cuyo partido esperó a que volviera del autoexilio su líder para poder ganar las presidenciales? ¡¡Pocos partidos tienen más culto a la personalidad que el APRA!!).

Es curioso cómo Zumaeta mezcla churras con merinas y no termina de entender de qué va la acción conjunta de los trabajadores cuando se ven obligados a salir a la calle para reivindicar lo que creen es justo, máxime cuando se nos ha dado gato por libre. Por un lado, compara votos con el apoyo según las encuestas (cualquiera con dos dedos de frente los sabe diferenciar) y por otro, tacha de demagógica la actitud de un sindicato que hasta hace no mucho apoyaban en dichas declaraciones y formas de actuar. Sin contar con que es totalmente lógico que un sindicato pida y salga a tomar las calles por los derechos de los trabajadores, jubilados, y demás pensionistas y despedidos, es su trabajo (entre otras muchas cosas).

Desde el APRA debieran sentir vergüenza por el giro que ha dado su partido, por el eterno doble discurso que siempre han mantenido (valga recordar que desde la izquierda siempre ha existido una gran crítica sobre el discurso ambiguo y mimético del APRA, nomás tenemos que hacer referencia al ensayo "¿Qué es el ARPA?", escrito en 1928 por Julio Antonio Mella, que criticaba desde un inicio el primer escrito definitorio publicado por el sacrosanto Victor Raúl Haya de la Torre sobre el APRA), por tachar como incorrecto lo que hace un par de meses apoyaban ("movilizaciones de carácter político", rayos, toda movilización tiene un alto contenido político, y está claro que el modelo de trabajo que defiende la CGTP no es el liberal por el que se inclina el gobierno).

En fin, aún espero las declaraciones del Presidente del Gobierno o, como poco, del Primer Ministro, a ver si se dignan a responder a los manifestantes y en qué términos lo hacen, pero de esas boquitas suelen salir sólo mentiras.

Como dato anecdótico, recogido por La República: El Partido Nacionalista Peruano, encabezado por el caudillo Ollanta Humala, se subió al carro de las reivindicaciones de la CGTP (como hiciera el APRA hasta hace poco -no, no me canso de recordarlo-) y apoyó la marcha sindicalista, pero cuentan las malas lenguas que el excandidato presidencial (y ganador de la primera vuelta en los comicios generales) intentó encabezar la marcha en Lima pero no se les permitió. El Secretario general de la CGTP desmiente que se haya repudiado al PNP, puesto que era una convocatoria abierta, pero parece que sí se les impidió participar a la cabeza de la marcha, incluso el presidente de la CGTP, Mario Huamán, declaró que no se invitó a Ollanta a la marcha. Vamos, que los del PNP pueden apoyar lo que quieran, y marchar junto con los trabajadores, pero que no hagan suya la marcha y el triunfo de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.