Forbes ante la posible modificación de la GPL. Satanizando a Stallman.

En Barrapunto enlazan una noticia publicada por la revista Forbes sobre el actual proyecto de actualización de la conocida Licencia Pública General de GNU (conocida como GPL por sus siglas en inglés), que actualmente anda por la versión 2 y que pretende, entre otras cosas, impedir los DRM que limiten las libertades de los usuarios finales del software distribuido bajo el permiso GPL, al igual que intenta limitar los efectos restrictivos de las patentes de software para que mediante ellas no se vuelva en privativo un programa libre (lea el borrador de la tercera versión).
La cuestión es la siguiente: Daniel Lyons, quien firma el artículo enlazado de la revista Forbes, arremete duramente contra Richard Stallman por considerarlo un fanático extremista que, con esta tercera versión de la GPL, dividirá al movimiento de software libre (la revolución barata) alejando a las empresas que tanto bien han hecho al movimiento y que no se merecen a un loco molesto dentro de sus filas.

Pone frente al fanatismo de Stallman y la Fundación para el Software libre (Free Software Fundation o FSF por sus siglas en inglés) contrapone la figura de Linus Benedict Torvalds como ejemplo de pragmatismo dentro de eso que llaman Software Libre, y refuerza este argumento con la negativa del mismo de licenciar el núcleo Linux bajo la nueva GPL.

Las empresas y el uso de software bajo la GPL.

Creo que cabe destacar algo, en el primer párrafo, cuando se presenta GNU/Linux en el artículo acá criticado, se hace mención a TiVo como una de los productos que, efectivamente, usan el sistema operativo libre que más se está extendiendo. ¿Por qué me parece curioso o destacable? Porque ahora existe un fenómeno, en el software libre llamado tivozación (mala traducción propia del término inglés tivoization, término acuñado por Stallman) por el sistema usado en las "TiVo boxes" en que se aprovecha el DRM para cargarse las libertades que da el licenciamiento bajo la GPL. Esto es, el sistema creado o usado está bajo los términos de la GPL pero se impide que se instalen modificaciones del software libre, en otras palabras, te impide el uso de las libertades que debieras poseer gracias a la licencia del Software.

Para mi gusto, los DRM son evitados por la actual GPL, con una interpretación finalista de la misma está claro que el accionar de TiVo que originó el término, al igual que el tema de las patentes está claro en el mismo sentido, en ambos casos estamos ante lo que, si fuera una ley, llamaríamos fraude de ley y que puede ser perfectamente aplicable al licenciamiento de un software (sobre todo desde un punto de vista continental, supongo que si en EUA tienen estos problemas, entre otras cosas por las patentes de software, es porque su copyright parte de una concepción distinta que nuestros derechos de autor) o, en todo caso, ante un abuso de derecho.

Continuemos con el contenido del artículo de la revista Forbes. En la misma se pone en relevancia cómo las empresas que aprovechan el software libre (como modelo de negocio) ven peligrar su posición, en tanto que puede no convenirles la nueva licencia GPL y, recuerda el autor, podrían seguir usando código licenciado bajo GPL v.2 pero eso acarrearía no seguir con el desarrollo principal de mucho del software que utilizan, puesto que probablemente el mismo pase a ser licenciado con la GPL v3. HP quiere las patentes y la FSF no está por la labor. Otros quieren los DRM y la FSF no está por la labor. Para el autor esto puede ser un cisma de la comunidad.

Hay que recordar algo, el Software libre no es algo de ayer, es todo un movimiento que tiene unas bases ideológicas claras (frente a la practicidad del movimiento de Código Abierto, que se basa sobre todo en el aspecto técnico) y que nunca ha obligado a nadie a usar código licenciado, que si alguien ha usado para hacer negocios código libre con copyleft no puede quejarse por la libertad a los usuarios otorgados porque es la base de la licencia. Incluso, el que usen SL con copyleft y busquen sacarle la vuelta con DRM y patentes no es más que una canallada. Habla de las dificultades que tendrá Novell o Red Hat en explicar a sus clientes por qué el software al que dan soporte o lo que sea no es de ellos y por qué la licencia no la deciden, a fin de cuentas, ellos, sino gente como Stallman.

Creo que si ambas empresas, y cualquier otra que haga negocio con Software Libre, tiene o debe tener claro algunas cosas, si modificas código GPL devuelves código GPL (si es distribuido, claro), si da servicios entre los que figura el mantenimiento de distribuciones de Linux, deben saber que el código ya pertenece a la comunidad, que ellos controlan su parte y su distribución, pero no pueden quejarse sobre el uso admitido para el resto de partes ni sobre la licencia, que ya saben que tiene copyleft.

Si la crítica va por la "propiedad" del material con el que se hace el negocio (por seguir con estas empresas) y sobre el "cada empresa que haga lo que quiera con lo que produce y usa", el autor del artículo demuestra un gran desconocimiento tanto del modelo de negocio del Software libre (con copyleft) como de las licencias que se manejan. GNU/Linux no es de Novell, eso lo saben ellos y quienes compran sus acciones deben tenerlo en cuenta, quienes son sus clientes también debieran saberlo, no se engaña a nadie ni Novell puede reclamar propiedad alguna sobre lo que no tiene. Y está claro que los de Red Hat y Novell lo saben, pero el autor quiere cargar contra Stallman y la GPL, y lo hace por el camino equivocado.

Libertad de las empresas frente a la libertad de los usuarios

Daniel Lyons lo ve todo desde la perspectiva de las empresas, lo cual no nos debe extrañar un pelo, a fin de cuentas, el artículo está publicado en Forbes. Así pues, tacha a Stallman de tener una mentalidad antiempresarial por no pensar en la libertad de las empresas con el código creado o generado por la comunidad (o simplemente dado a la comunidad). El objetivo del SL con Copyleft no es dar libertad a las empresas sobre el código, es darla a los usuarios finales, y garantizarla. Cualquier empresario puede hacer negocio con software licenciado bajo GPL, ahora y siempre, lo que no puede hacer es ir contra las libertades dadas en la licencia.

Esto me recuerda a la siempre eterna disputa de si es mejor el software libre con copyleft o sin copyleft, donde los que apoyan licencias como la del MIT o la BSD defienden que las restricciones de la GPL (obligar a licenciar los productos basados en código GPL con esa misma licencia, esto es, el copyleft que incluye la GPL) quitan libertad al código puesto que el programador (o la empresa que paga a los programadores) no pueden hacer lo que quieran con ese código GPL y acá es donde nos topamos con dos puntos de vista distintos sobre la libertad, por un lado, el que habla de libertad absoluta (restringible) y el que habla de libertad para el usuario, desde la primera, la libertad del código debe ser tal que permita generar, a partir de código libre, otro que no lo sea, mientras que para la segunda, lo importante es que el usuario mantenga la libertad, por tanto, el programador que use código libre debe devolver esas mismas libertades. Ya traté este tema con bastante detenimiento en otra entrada.

Acá se plantea algo similar, la queja va en el mismo sentido que quienes buscan un código "totalmente" libre. Para el articulista, las restricciones a las empresas que impondría la nueva GPL (que, repito, no debieran ser necesarias con una interpretación finalista de la misma, con los matices y consideraciones ya mencionados), al no poder incluir un DRM funcional (porque incluir, lo que se dice incluir, sí que podrían, pero para respetar la GPL v3 el mismo debiera ser removible y, por tanto, perdería el sentido por el cual se incluye el DRM) o usar patentes que restrinjan, a fin de cuentas, el uso de un programa GPL, van en contra de las empresas ya que esas no podrán hacer lo que les da la gana con ese código GPL.

El articulista no termina de entender el tema de la Libertad en los programas, al igual que en el tema copyleft vs no-copyleft nos enfrentamos ante la elección de qué libertad debemos proteger y hace una eternidad Stallman con la FSF y GNU a las espaldas realizó la elección, todos aquellos que han licenciado programas bajo la GPL lo sabían al hacerlo, y todos los que trabajan con esa licencia también. La elección es el usuario, esa es la libertad que debe preservarse, por ello, las restricciones que quieran aplicar las empresas sobre software GPL no son admitidas por esa licencia (ahora se depura para que no haya lugar a dudas).

Traición a la licencia y defensa de la misma.

Si una empresa, en toda su libertad, escoge software GPL para hacer negocios, lo mínimo es que cumpla las condiciones de la licencia, al igual que se le pide al resto de empresas que trabajan con otros software bajo otras licencias. Siempre tienen la posibilidad de hacer los programas de los que quieren vivir desde cero, comprarlos hechos o aprovecharse de los programas que dan total libertad a los programadores o empresarios, pero si se lucran (y bien que algunas lo hacen) con SL que pretende mantener las 4 libertades no toquen las narices limitándolas.

Por último, el autor advierte que la postura radical y fanática de Stallman llevará a un cisma de la comunidad linuxera, o del movimiento del software libre. Por un lado, cabría indicar que esa actitud es la que existe desde los inicios de GNU, que no ha cambiado desde 1984 (lea el manifiesto GNU), que ha permitido que hoy por hoy tengamos una buena batería de programas GPL que preservan nuestra libertad en cuanto al software y un sistema operativo totalmente funcional y justamente los fundamentos ideológicos de todo esto llevaron a un pequeño cisma representado por el movimiento de Código Abierto como hemos mencionado, no producirá un cisma real entre la comunidad, los que estamos con el software libre (con copyleft) apoyamos a Stallman porque justamente conocemos los términos en que se mueve todo el tinglado, que los empresarios se hayan subido al carro sin tener mucha idea o quieran traicionar a la comunidad, no es culpa de Stallman ni de las ideas que han generado, por ejemplo, GNU/Linux, es culpa del traidor a las ideas. En este caso, las empresas que usen patentes o DRM para sacar la vuelta a la licencia.

Estoy seguro de que si hablásemos de licencias privativas y el cumplimiento de las mismas, los cambios sobre ellas y demás, el articulista de Forbes no tomaría la postura que defiende en el artículo criticado, puesto que sería "la decisión soberana de una empresa sobre su código" o sobre las condiciones de contratación específicas. Pues estamos en el mismo caso, y la GPL v2 a la v3 no contiene reales cambios, sólo depura el texto para que no le saquen la vuelta. Además, Stallman no impondrá nada, el resultado de la licencia contará con una buena aprobación final de la mayoría de la comunidad, esto no funciona como las grandes corporaciones donde existe un pequeño dictador llamado jefe o dueño, según el caso.

Artículos relacionados:

Libros o ensayos relacionados:

Enlaces interesantes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.