Evo Morales está metiendo la pata hasta el fondo.

Compartí la necesidad de las elecciones en Bolivia, tras el fracaso manifiesto del parlamento y el presidente (“los”, mejor dicho), las funciones legislativas y ejecutivas eran imposibles, un país bloqueado y con un “equilibrio” de fuerzas que impedían acuerdos. La lógica lleva a pensar que si todos los partidos aceptan las reglas de juego, poner en marcha la ruleta electoral era un acto que beneficiaría a todos, puesto que pincelaría un nuevo firmamento.
Me equivoqué. Evo Morales no tiene ganas de participar en este juego, se lo está pasando por el forro. ¿Para qué ha estado pidiendo elecciones su ahora Román Loayza, senador por el MAS, nos cuenta que su líder Morales llegará al gobierno “por las buenas o por las malas”? Este sujeto asegura que “Bolivia no está dispuesta a aceptar un Gobierno neoliberal” ¿Pero si votan a ese gobierno no es justamente una aceptación del mismo? Detesto a quienes se adjudican la palabra del “pueblo” (enterito, demagogia), a pesar del propio pueblo. Y de paso, mencionan a los militares, quienes para algunos sectores se vuelven de enemigos a amigos según sirvan o no a los intereses de tu bolsillo.

Es curioso el chantaje que este hombre desliza a la sociedad boliviana, se refiere a que si vota un 50%+1 de los ciudadanos por Evo Morales, nos saltaremos el mal trago de la toma del poder por la fuerza. Supongo que esta gente aceptará que otro grupo político también amenace con la toma del poder por la fuerza, total, uno no puede condenar lo que otro hace, si uno piensa hacer eso. Sino, es pura Hipocresía.

En el extraño sistema presidencialista Boliviano, no hay una segunda vuelta en elección directa, sino que es el congreso quien hace esta “segunda vuelta”, así se ahorran unas elecciones, pero puede (y que quede claro que “posibilidad”) que el congreso escoja a un candidato que en una segunda vuelta “en toda regla” no saldría ni de casualidad. Porque el juego parlamentario es distinto que las sensibilidades en última instancia a la hora de votar.

Esta gente no sabe como construir la democracia. No sabe cómo incentivar la participación ciudadana, no sabe hacer campaña sin crispación… bueno, esto último es algo que cada vez se considera más “necesario” por todos los grupos… Un anuncio “anti-evomorales” ha sido vetado por la Corte nacional Electoral (CNE), en que se metían en la vida privada del candidato presidencial y con sus hijos, Evo Morales, para mostrar lo “sucios” que son los “neoliberales” en campaña prometió no quejarse ante el CNE de este tipo de comerciales o campañas, aunque es la propia CNE quien ha actuado. En un principio se “achacó” la autoría del comercial al partido que va segundo en las encuestas, aunque el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) ha terminado diciendo que es suyo y no de los chicos de Quiroga (aunque ya hay un par de denuncias contra “Podemos” por “mentirosos”).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.