Et tv, Villarán, et tv

Por lo visto el APRA es el único partido que se opone al voto electrónico, coherente (¿¡coherente!? ¡Eso sí es noticia) con la postura mantenida en el pasado, dado que el propio García observó el anterior intento de aplicar el voto electrónico. La virtualmente electa para la alcaldía provincial de Lima por Fuerza Social, Susana Villarán, declaró:

«Todas las bancadas están de acuerdo con el voto electrónico, salvo la del partido de gobierno; ellos deben reflexionar, todo el país quiere estar a la altura del primer mundo, no dicen eso que el Perú está desarrollado, entonces por qué siguen con un sistema de votación del siglo pasado»

Que se lo pregunte a los holandeses, que han vuelto a esos «antiguos» métodos del papelito impreso. Que se lo pregunte también a todos los que han sufrido el sistema electrónico, su inseguridad inherente (y mayor que la del sistema convencional), la pérdida del secreto del voto y la falta de fiscalización real, a diferencia del método clásico.

[Siga leyendo…]

Cambiando intermediarios… a peor

La revolución. No más intermediarios, de las cuerdas de la guitarra a su oído, de la punta del lapicero del autor a su retina, de los bites salidos de la cabeza del programador a la pantalla de su computadora… Así vendían la red de redes, y la siguen vendiendo. Auto-todo. Autopublícate, autoedítate, autografíate, no, eso no, pero casi. Pero es tan cierto como falso, lo que es peor, puede que sí estemos viviendo el decaimiento de ciertos intermediarios (algunas productoras y editoras, vamos), pero también es cierto que vivimos en el crecimiento de otros, no solo más fuertes y poderosos (y con mayor control) sino que, encima, no aportan un verdadero valor añadido al trabajo del autor o autores, que encima se tienen que buscar las castañas en otros lados o aceptar condiciones aun peores que en la era discográfica-editorial pura.

[Siga leyendo…]

Pobreza y empleo: Slim marca el camino que NO debemos seguir

«La única forma en que yo veo que la población salga de la pobreza no es con caridad, ni con políticas públicas y sociales de bienestar, es con empleo», dice Carlos Slim, el hombre más rico del planeta.

Empleo. Trabajo. Emprender. Palabras mágicas con las que se solucionan todos los problemas del mundo y algunos más. Estoy de acuerdo con algo: La caridad no soluciona nada. Ahí deben entrar otros conceptos, que aunque suenen parecidos no son lo mismo, como puede ser «solidaridad». Ahora bien, el trabajo no nos saca de pobres ni del subdesarrollo. Esto lo debe saber más que bien Carlos Slim (el trabajo por sí mismo no es digno, hay que dignificarlo), puesto que vive en un país cuyas estadísticas muestran un nivel de ocupación de las fuerzas activas alto (según las estadísticas de la OCDE, el desempelo en agosto de este año era del 5,4%, frente, por ejemplo, al 20,2% de España), por delante de países como Bélgica, Canadá, Chile, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Suecia, entre otros. Y no, no es un país ni más rico ni menos pobre que todos los mencionados. Más aun, en México hay empleo, y mucho, y hay más pobreza que desempleo. Mucha más.

[Siga leyendo…]