Entre Cumbres y financiaciones…

Las cosas están “calientes” con el tema de la financiación de la
Sanidad
(que es competencia Autonómica), con cumbre de mandatarios
autonómicos
y todo, para una ¿negociación? que los del PP (no sin falta
de razón) consideran insuficiente, les parece que estas cosas se deben
negociar bien antes, y no en un par de horas apurados por los
compromisos contraídos ante la (caduca) realeza… para almorzar.
Aunque al final Rodríguez Zapatero (presidente del Gobierno, no sabes por cuanto tiempo más, pero por ahora El Presidente) puso sobre el papel tres veces más de lo estipulado (aunque el “extra” real en los presupuestos es como de 500 milloncejos no más, los otros milloncitos son de ajustes, compensaciones, otros fondos, y esas cosas), parece que más que negociación era propuesta para que firmen (buscando el aplauso general, a la vez que se medio parchea un problema, una necesidad, que está bien que se haga, pero hay maneras y maneras), y ahí, aunque me duela, algo tiene de razón el presidente de La Rioja, el pepero Sanz, al decir que la negociación fue un “aquí tienen esto, lo toman o lo dejan y nosotros no podemos decir a nuestros ciudadanos que despreciamos un dinero que nos propone el Gobierno”, también cabe decir que el Gobierno Central no tiene por qué dar un centavo más en esto de la sanidad, que en su momento, cuando se negoció el trasvase competencial total de la Sanidad, también se aprobó la forma de financiación, aunque claro, la sanidad, por más competencia autonómica, es una cuestión de Estado.

De las filas del PSOE tampoco han salido totalmente contentos, algo molestillos por el resultado, tanto por lo ofrecido (ya puestos, que den más ¿no?… Parece que así piensa Rodríguez Ibarra, presidente de Extremadura), como por la actitud peleona del PP, que traslada las pugnas parlamentarias a cualquier ámbito de negociación posible, donde, aunque digan lo contrario, buscan que Rodríguez Zapatero no sume puntos por las “cosas buenas” que se propone hacer (en este caso, meterle un nitro económico a la sanidad), eso sí, mucho se quejan, mucho se quejan, pero la actitud de Esperanza Aguirre (presidenta de Madrid, por el PP) refleja perfectamente el sentir pepero, “a caballo regalado no le mires el diente”, y a fin de cuentas, parte de la encerrona (así lo dicen los peperos) del presidente de Gobierno es, justamente, que el “acuerdo” aunque irreal, será aceptado por todos, ya que a todos les viene bien el dinero, se quejan, pero ponen la mano para recibir su parte.

Así que nadie contento (al menos no al cien por cien), Rodríguez Zapatero algo mosqueado, pero sabedor de que es un mini punto para su gobierno, muchas banderitas, foto en familia (aunque se odien… mmm… entonces sí, foto en familia), periodistas de todos lados, una buena cumbre donde se propuso ampliar el poder normativo de las autonomías con respecto a ciertos impuestos, aunque, a dos años de las elecciones autonómicas es casi imposible que se suba alguno de estos impuestos, o que se aumente el coste de algunos servicios, como puede ser la electricidad… Si pueden seguir chupando del bote común ¿por qué estrujar los bolsillos propios? Y ojo, esto lo piensan todas las comunidades, sin importar el color político o qué tan “independientes y autosuficientes” se vean.

Cabe mencionar que mientras el presidente del Gobierno, y sus ministros, son tratados como “Señor” y “Señora” (respectivamente, claro), los presidentes de las comunidades Autónomas son tratados como “excelentísimo”, o “molt honorable”, entre otros, “gracias” al “Código del Buen Gobierno” aprobado por el actual ejecutivo para que no se le suban los humos, como muestra de cercanía, y por qué no, de realismo (¿Qué es eso de “excelentísimo”? Por favor, suena más ególatra… es que entre ellos tienden a ser todos unas franelas impresionantes), así pues, a los ministros (y al mismo presidente del gobierno) se les trata con el respeto que cualquier persona se merece, pero sin huachaferías formalistas de por medio… Los presidentes autonómicos debieron pedir un trato similar, pero… hay quien le gusta ser honorable por lo menos en el cartelito donde figura su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.