Leyes para pocos, con nombre incluído…

Estos últimos días han pasado hartísimas cosas, por alguna extraña
razón, no he escrito nada de nada (sobre todo en cuanto al seguimiento
que he intentado hacer a Bolivia), y eso que información he tenido y
adquirido.

Hoy leyendo el comercio leí una columna que me indignó, realmente iba a escribir algo al respecto, pero, por una vez, tenía cosas que hacer (que no sirva de precedente :P)… Pero no es el tema… No ahora… No…

¿Cuál es el tema? Ah sí, el tema… Unos cuantos comentarios sobre la que ya llaman “Ley WOLFENSON”, sí sí, esa ley realizada (según leí) para evitar el Hacinamiento en las cárceles para una situación (el arresto domiciliario) en la que, al parecer, sólo 35 personas se encuentran (no puedo asegurarlo, digo lo que he leído… ah, eso sí, todos con plata para dar y tomar, aunque sólo tomen y nunca den).

A lo que íbamos, es una Ley que se aprobó a la rápida, que computaba el tiempo de arresto domiciliario con el de cárcel (según como sea ese arresto domiciliario se entiende, por ejemplo, el destinado a personas de avanzada edad o mala salud, es mejor que pasen su arresto fuera de la cárcel… Pero no ese arresto previo en jaulas de lujo en que los pocos ricos que caen en las manos del poder judiciales apalancan hasta saber que su culpabilidad ha sido demostrada)… Ahora bien, esta ley, firmada por 23 congresistas (de varios partidos… increíble que se pongan de acuerdo para una ley de este estilo) y votada por los suficientes (donde no hubieron grandes quejas mientras se aprobaba, aunque luego a todos les pareciera una aberración), increíble escuchar a algún congresista decir que votó que sí a algo que no sabía que era, o que no lo entendía ¿Y eso es una excusa? ¡¡Qué vergüenza!! Ya estamos casi al final de su mandato y… ¿aún no entienden cuál es su trabajo o qué pasa? Y algunos echándole la culpa a los asesores, oigan, que nosotros escogemos congresistas, no asesores de congresistas, no tengan tanta cara de acusar a otros que dependen de ustedes…

Lo peor, es que más de uno saldrán otra vez elegidos.

No ha sido un traspiés del congreso, ha sido una decisión bien tomada, que ha permitido que unos pocos muy poquitos, pertenecientes a lo que llaman “la mafia fujimontesina” salgan en libertad, que rápido ha sido el supremo en Aplicar esa Ley, el mismo día que la Ley entraba en vigor estos personajes salían de la cárcel (no sé si el mismo día o al siguiente, la verdad), ahora está derogada, pero las peticiones de cómputo de esos arrestos ya presentadas se regirán por esa Ley, por ello, los Wolfenson ya están fuera de forma legal, cojonudo señores. Cojonudo.

Es curioso cómo las leyes que favorecen a los ricos se aprueban y aplican tan rápido.

Parece que todo mundo está metido en el ajo de esta ley, elevada por los propios firmantes a vergüenza nacional, escándalo de “culpas de otros” y muestra de la incompetencia de nuestras instituciones “democráticas”, aunque claro, esos 35 no pensarán como yo. El daño ya está hecho Señores y Señoras, se han vuelto a salir con la suya, la derogación de la Ley es un parche mal puesto para una fuga con la que ya se nos escapó todo el agua.

One Comment

  1. ASOCIACION ESTUDIANTIL PARA EL CAMBIO SOCIAL unidos para el cambio. Es una decepcion que señores elegidos por el pueblo lo defraudan, lo utilizan. Estaremos para esta gran lucha que vendra. El destino del pueblo esta bajo las manos de la juventud emprendedora-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.