Va de Manifas…

Me encanta ver a la gente en la calle, esto lo quiero dejar claro desde el comienzo, lo que no me gusta es cuando se manipulan algunas cosillas para que ésta salga a la calle, como tampoco me gusta la hipocresía de algunos grupos en cuanto a las manifas. Aquellos que hace unos años llamaban pancartistas a quienes salían a la calle y nos decían a todos en unas manifas que se multiplicaban por todo el país "la política es algo más serio que salir a la calle con una pancarta" y que tal y pascual, ahora quieren que el poder público escuche el clamor multitudinario; al igual que me llega no ver una respuesta real a los ciudadanos por parte del actual gobierno, pues esa gente salió detrás de las pancartas para exigir que se les escuche…

sAhora bien, me parece que estas manifestaciones pecan de dos cosas, una, de sobervia, y dos, de falta de objetivo claro. También es diferente cuando la gente se manifiesta contra una decisión del gobierno o cuando se manifiesta contra una decisión del parlamento, y siempre hay tener claro que uno se manifieste contra algo que existe o puede existir.

Es curioso, cabe destacar, que el PP ahora se queje de que el PSOE manipule la información otorgada en los informativos de las televisiones públicas sobre las manifestaciones cuando hace unos años ellos defendían que las cifras que una televisión debe dar son las que da la policía (que siempre es inmensamente inferior a lo que dicen los convocantes), cuando se le dedica muchos minutos a esas manifestaciones mientras que en el periodo del PP hubo hasta condenas a la Televisión pública por manipulación en la cobertura de una huelga, supongo que así el PP sabe mucho de como manipular la televisión pública en estos temas.

Sinceramente, al ver la cobertura de las manifas, tanto las previas como las del momento como las posteriores declaraciones de todo cristo,, me hacen pensar que no se quieren ocultar ni mucho menos, pero si así lo creen los dirigentes de ese partido de Derechas, perfecto, es momento de ir a los tribunales, fuera de ellos si siguen acusando de manipulación es puro politiqueo, si alguien acusa a otro de asesinato y no lo lleva a los tribunales es que quiere conseguir otra cosa distinta a una condena de asesinato.

Siempre he creído que no se debe legislar oyendo a las víctimas, sé que suena duro, pero la mitad de las víctimas de ciertos actos son capaces de pedir la pena de muerte, y que quieran ver a todos los que pueden hacer lo que a ellos le hicieron en la cárcel responde a un comprensible deseo de venganza. Y sí, hay que oírles, comprenderles, apoyarles, y explicarles la situación. Uno de estos días me explayaré más en lo que opino de la posible negociación.

Pero la manifestación prácticamente le llamaba traidor a Rodríguez Zapatero por querer negociar, ya que, al menos en teoría, no hay una negociación en curso, se decía que no se negocian con terroristas, y ahí estaba en cabeza el Sr. Aznar, cuando él desde Lima hablaba del Movimiento de Liberación Nacional Vasco y que se debía negociar con ellos (ETA, por si alguien no lo ha pillado), y se llegó a negociar, se nos dice, "era diferente, estaban en tregua", vaya, el Ministro del Interior y medio país decían que era una "tregua trampa", y ETA durante la misma aprovechó para rearmarse y reorganizarse, vaya caca de tregua la verdad. E hizo bien en ir a negociar.

Nos dicen entonces que fue distinto, que no se negociaban cuestiones políticas ¿y ahora? Ahora, según ellos, se negociarán cuestiones políticas ¿qué cosas que entren en las "políticas" puede decidir el presidente de un gobierno de un país parlamentarista? Además, la resolución del Congreso decía que de negociación política nanay de la pirinay, y que sólo se negociaría si se abandonace las armas. En la manifestación se pedía que no se negocie temas políticos y que no se haga, o si eso, sólo vale si no ponen la pistola sobre la mesa, esto es, cuando abandonen las armas. Entonces están de acuerdo.

Y acá llegamos a las cuestiones curiosas, el PP sale diciendo que se escuche el clamor de las víctimas y del pueblo español (una sóla manifestación, con mucha gente, pero sólo una, por la guerra las hubo en todas las capitales de provincia -o prácticamente todas- y realmente multitudinarias, y se nos despreció), y que el PSOE se ha sacado de la manga una resolución… No sé quienes han votado en contra, pero sé que quienes han votado a favor son bastantes más que los que votaron en contra, creo que sólo el PP y Coalición Canaria votaron que no a esa resolución del parlamento, pero de esto no estoy seguro, así pues, la mayoría de sencibilidades representadas en el parlamento decían que sí. Lo que no quita para que no responda totalmente a lo que piense la gente en la calle, eso está claro. Pero que el PP no le diga al PSOE que en esto está sólo, porque no lo está para nada.

Ahora la de Salamanca, acá el PP se ha movido mucho más, ha fletado buses, ha traído gente de todos lados, una gran manifa en Salamanca que ha superado por mucho las expectativas del alcalde, y ahí vimos a algunos grandes del PP que nos decían que la políticas es algo serio y que no se decide por lo que haga la gente en la calle (las manifestaciones), así que supongo que ellos tampoco querían ser escuchados.

En esta última manifestación se mezcló cosas que no tienen que ver, el propio lema de la manifestación era equívoco "porque nada se pierda", diablos, que desconfianza con el Museo Nacional de Cataluña, dudo mucho que ellos vayan a perder nada, "por la unidad del archivo", lo único defendible o que tenía que estar en la calle, pero casi casi era lo único que no se veía, "por la dignidad", creo que es justo por eso que se devuelven, esos papeles tienen un dueño, y pueden ser reproducidos (lo que sí sería bueno es que se hagan buenas copias, un par por documento, por si las moscas se malogren o lo que sea), además, la verdad, devolvería todos, muchos de esos documentos se usaron para crear las fichas que el régimen franquista usó para oprimir a todos los "no fieles con el movimiento", devolvería a todos los partidos que en ese entonces existían las pancartas, los papeles, y demás, que se les quitó, devolvería a los ayuntamientos sus papeles…

Ahora bien, si sólo se le va a devolver a Cataluña me parece una hipocresía en el uso de los argumentos de que esto va para cerrar la herida del expolio que se sufrió durante el Franquismo (y durante la misma guerra, no lo olvidemos).

Ahora bien, en la calle esta manifestación nos decía "por la unidad de España", ya comenzamos mal ¿qué tiene que ver una cosa con otra? Diablos, ¿si se devuelven los papeles se destruye España? Que efecto más curioso. Y acá vienen las mentieras una tras otra, "este es un peaje político de ERC al gobierno de un tema del que no se hablaba", una de dos, o no querían escuchar o no se enteraron de esa manifa hace 10 años por esto mismo, y eso que ellos también la organizaron. Desde que comenzó la trancisión los partidos catalanes pedían esa devolución, así que se hablaba de este tema hace muchísimos años, incluso en el 95 se llegó a aprobar ese retorno de esos países (o un preproyecto, no estoy seguro) y al final todo se truncó, así que esto no es algo que se lo ha sacado el actual gobierno por "el chantaje" de ERC, es algo que ya estaba, que ya se pedía, por lo que la gente ya se había manifestado tanto a favor como en contra, no es un tema nuevo por más que se empeñen en decir que sí. Acá se han pasado de mentirosos con este tema y vuelven a poner en primera fila a ERC, dándole más importancia y poder del que tienen.

La última de las manifas que comentaré aún no sucede, es curioso que sea este sábado, cuando hay elecciones el domingo en una comunidad autónoma, como poco es, impropio. Lo sé, no fue convocada por el PP, sino por unos foros sociales de ciudadanos, pero no sé no sé, suena "feo" y más por el apoyo tan frontal que tiene por el PP, pero así es el fútbol, que salgan y se manifiesten.

"Por la familia", es el lema, es curioso, se intenta ampliar la definición de la familia legal para acomodarlo a una situación de hecho que ya se da y se manifiestan por la familia, vale, entonces no es "por la familia", es por "un tipo concreto de familia", total, ahí van los que están en contra de los divorcios y todo, así que no es raro que aún se quiera mantener un modelo único de familia que gire en torno al matrimonio heterosexual, ya he hablado bastante sobre los matrimonios homosexuales (I y II), así que no me extenderé al respecto, lo que sí puedo decir es que es una medida contra algo, no en favor de algo. Y con argumentos bastante endebles, como ese de regularlo igual pero darle otro nombre (y de paso, no darle la adopción en pareja), entonces ya no es lo mismo, serían cosas distintas, sería como "matrimonio en primer y segundo grado", siendo el segundo al que puediesen acceder los homosexuales.

¿Qué daño hace a la sociedad que el concepto de matrimonio se amplíe? Ninguno ¿Qué daño hizo a la sociedad la admisión del divorcio? Ninguno (y que nadie diga que no es lo mismo, puesto que los argumentos que se esuchan en contra del matrimonio homosexual se parecen muchísimo a los que ahora se esgrimen, sin perder en cuenta que antes se decía que esto variaba el concepto de matrimonio -que lo hacía- como ahora se hace con este nuevo cambio, pero el Matrimonio es una institución Civil y como tal, es legislado y cambiado por el parlamento de turno), no se toca con esta decisión la configuración del matrimonio canónico, por tanto, no entiendo que pongan el grito en el cielo con tantas ganas.

Sin más, acá lo dejo ;).

La Cigarra y la Hormiga

(la tercera de las actualizaciones de hoy, la que conecta las dos anteriores y por ello el orden en que las he subido, respetando el "original"…)

Esta es una de esas veces en que no sé exactamente que hago
escribiendo, no sé si quiero versionar el cuento o escribir algo sobre
él, siempre me ha parecido que la moraleja de este cuento es
incorrecta, y siempre me ha gustado mucho el mismo, además, hace ya
mucho tiempo, dos semanas seguidas dos cuentacuentos distintos
versionaron el bonito cuento, y ambos creían que el autor original era
uno distinto que el otro, la verdad es que no me he preocupado nunca en
saber la autoría de este tipo de cuentos, más allá de considerarla sólo
un dato curioso…

Si a estas alturas te preguntas de qué cuento
estoy hablando es porque no has leído el título del presente artículo,
ah no, ¿que no sabes que cuento es? Imposible, pero por si las moscas,
y sólo para refrescarte la memoria, enlazo dos versiones de tan curioso
cuento, el del poema de Félix María Samaniego y uno en prosa, más "fácil" para contarle a los niños antes de dormir…

Siempre
he creído que la hormiga era algo cretina con respecto a la Cigarra, ni
siquiera hizo el suficiente esfuerzo para que esta trabajase algo, es
cierto que la cigarra era una inconsciente y que estaba en todo su
"derecho" de "equivocarse", y la hormiga no tenía ninguna obligación
con respecto a la cigarra, pero de ahí a negarle el pan, por favor, eso
no se hace, no digo que la hormiga comparta todo el esfuerzo de su
trabajo con la Cigarra, pero en invierno también hay cosas que hacer,
así pues, la hormiga pudo al menos alojar a la cigarra y que ésta le
echase una manito para hacer otras labores y que así se gane el pan de
cada día.

También es verdad que el cuento no explica por qué unos
nacen hormigas y otros cigarras y en qué se fundamenta la apropiación
de la hormiga de ciertos elementos necesarios para el resto, y es muy
posible que la Cigarra esté persiguiendo un sueño creativo como es la
de ser cantante (porque vaya, tirarse un verano cantando tiene su
aquel, digan lo que digan), y que seguramente, como pasaba, la cigarra
no le negase una canción (concierto en directo y en exclusiva) a la
hormiga, ¡¡pero ésta le negó un techo!! Además, en el poema la Cigarra
no le pedía por gusto las cosas, le prometía por lo menos la
repocisión, además, todos sabemos que la hormiga había almacenado más
de lo que podía consumir (entonces, mucho más de lo que necesitaba), y
sin ser mal agüero de lo que pueda pasar en un futuro, ha preferido de
forma clara dejar en la indigencia una persona aún a sabiendas que
mucho del grano recolectado se malograría y nadie ni lo consumiría,
patética la actitud de la hormiga.

Se supone que la moraleja de
este cuento es algo así como: "No pases tu tiempo dedicado sólo al
placer. Trabaja, y guarda de tu cosecha para los momentos de escasez." (sacado de esta página)
¿no es demasiado limitada esta enseñanza? Es totalmente capitalista,
bien, el comienzo es totalmente compartible, hasta que no estemos en
una sociedad perfecta (y por tanto, tendencialmente aburrida), no
podemos dedicarnos todo el tiempo al placer, pero eso de "guarda de tu
cosecha para los momentos de escasez" ¿cómo nos lo comemos? Además, la
hormiga no supo crear un sistema de trabajo que incluyese la
colaboración de la Cigarra, se comió todo el marrón solita y está claro
que le sobrará alimento ¡¡y no ha querido compartirlo!! Acá la moraleja
es que podemos apropiarnos de los frutos de la tierra y excluír de los
mismos al resto de mortales ¡¡pero bueno!! Incluso es precapitalista
más que capitalista, ya que si fuera capitalista le daría alimentos en
unas condiciones abusivas sobre la cigarra que seguro tendría que pagar
con el doble de trabajo necesario para conseguir lo que le dan, pero se
aprovecharía de su necesidad para conseguir una trabajadora en
condiciones de cuasiesclavitud, sería un círculo vicioso totalmente
destructivo para con la vida de la pobre cigarra, que está pagando
demasiado caro un error de su juventud.

Increíble, todo lo que
nos meten en cuentos infantiles, en teoría, son realmente retorcidos,
intentan que odiemos a las segundas mujeres (o maridos) de nuestros
progenitores en una extraña protección del primer matrimonio y de la
unidad del mismo, que haya conflictos entre los hermanastros y demás
cosas, si es que hasta los animales se dividen en buenos y malos, un
engañado o hambriento lobjoo (según el cuento), no sé no sé, toda una
vida leyendo estos cuentos de hadas y fábulas con los que siempre he
disfrutado tienen un lado que marca una clara forma de entender a las
personas y sus relaciones entre sí, y mediante ellos transmitimos una
visión del mundo que tal vez no compartamos…

Por cierto, ya he escrito una parodia de Caperucita Roja, y he versionado de una forma extraña Blanca Nieves y Los Siete Enanitos,
ahora he escrito una especie de "crítica" de un cuento que enarbola la
insolidaridad entre la gente, ¡entre las razas! Y al final, hasta
racista será y todo el cuentito…

La Burguesa y los Siete Proletarios

(hoy traspasaré tres artículos relacionados -por culpa del tercero- entre sí, este es algo largo pero es de los que más me gustaron escribir…)

—————-

Hace mucho mucho tiempo, en una república muy lejana, vivía la hija
de un banquero feliz de la existencia, caminaba por las calles
céntricas de esa hermosa ciudad de la naciente república, seguida de
sus dos sirvientes, mal pagados, mal paridos, pero no eran personas,
sólo los que la abanicaban y llevaban de un lado para otro.

Caminaba
esta pequeña liberal, imbuida de las doctrinas liberales que su padre
usaba para abofetear a la derrotada aristocracia ¡¡Libertad!! Gritaba,
¡¡Libertad!! Soñada, no más Estado opresor sobre los derechos, igualdad
y solidaridad entre todos, fraternidad que le llamaban, ¡¡que el
mercado se encargue!! Bramaba el Bancario, rechoncho, accionista de
muchas nacientes fábricas, colaborador económico, como él decía, de
otras tantas, un motor para un país condenado por la aristocracia a los
campos, donde no hay futuro, esos mayorazgos, grandes males nos
hicieron, repetía una y otra vez. Tal vez no recordaba que él tuvo la
oportunidad de ser quien fue gracias a lo que heredó de su padre, un
terrateniente dueño, virtualmente, de varios pueblos. Pero bueno, las
cosas siempre han funcionado distinto si le favorece o no a uno, eso lo
sabemos todos y algunos más.

Mientras pensaba en todo ello, y se
recitaba para sí las canciones de esa gran nación a imitar, vio a unos
pordioseros en la calle, se acercó a un policía y le pidió que los
arrestase, estos vagos y maleantes, ¿cómo se les ocurre infestar las
calles con su vagancia? ¿Por qué no trabajan? El colmo es esta gente,
el colmo de los colmos, si ahora somos libres e iguales, ¡todos deben
contribuir a la nación! El policía hizo su trabajo, golpeó a ese vago y
empujó a su mujer, a saber de quien es el hijo que les acompaña ¿por
qué no están trabajando?

Al rato, siguiendo su hermoso camino, se
le acerca un pequeño señor, vendía algo, unas tonterías, pero le hizo
ilusión ver ese material, de lo más curioso, hecho con sus manos, de
chapas y demás porquerías, este hombre, al menos, sabía trabajar con el
metal, le indicó como ir a una fábrica, le dio una tarjetita de
recomendación, tal vez necesitasen a un soldador o algo, y ya que su
padre, el valiente banquero que plantaba cara a los cerdos
aristócratas, era uno de los dueños de esa fundición, seguro que le
darían un buen puesto de trabajo en esa fábrica.

Regresó la
mujercita a su casa, espléndida ella, unas sirvientes le preguntaron
que qué deseaba tomar, o si necesitaba algo, una le preparó un baño
¡¡pero ella no lo había pedido!! Que gente, ya no se puede encontrar
buen servicio ¿a esta gente quien le ha educado tan mal? Antes era
distinto, los sirvientes de sus abuelos eran buenísimos, todos hijos de
otros sirvientes, tenían la vida resuelta los pillines, siempre con
trabajo seguro, mejor imposible.

Su padre entró por la puerta
de uno de las salitas de estar, donde ella hacía punto, mientras que
una de las sirvientas, la que no era analfabeta, le leía una novela de
dos siglos antes, que hermosa es la lectura, definitivamente. Su padre
se arrodilló frente a ella, mi niña musitó, y ella, complacida por el
comentario, sonrió. Para luego aterrarse por lo que le acababa de decir
su padre ¡se volvía a casar! Pero… Pero… Si su madre sólo llevaba
diez años muerta ¿cómo le hacía esto? Eran los dos solos, ella era su
princesita.

La mujer era una bruja, hija de uno que fue duque de
nadie sabe qué, o algo así ¡¡una aristócrata!! ¿Cómo era posible que su
padre le hiciera eso? La que sería su madrastra era una jijuna, allá
donde las haya, no era posible que su padre se juntase con tamaña
bruja, ¡debía tener como poco 20 años menos que su padre! Seguro que su
aristocrática familia tenía muchísimas posesiones, pero ningún negocio,
tierras estériles, tierras poco fértiles, tierras llenas de campesinos
deseosos de no hacer nada y que no se produzca nada, mientras que los
aristócratas entraban en esa vida de desenfreno y lujo que realmente,
con sus ganancias reales en los nuevos tiempos en que la tierra no es
sinónimo de riqueza, ¡seguro que se quería aprovechar de la fortuna de
su padre!

Huir, es lo que tenía que hacer, como en esas novelas
tan preciosas, huiría para mostrarle la verdad a su padre, así haría lo
correcto ¿pero hacia dónde? Que importa, ahora vivían en una nueva
sociedad, donde todo saldría bien, como era lo debido para un mundo
gobernado por la distribución más justa posible, la del mercado. Por
suerte ella conocía a la perfección el mundo liberal.

Ya en la
calle, ayudado por uno de los más recientes sirvientes, por tanto, sólo
fiel al dinero y no tanto a su padre, caminó sin mucho propósito,
pensando en quien sería el dignado para ayudarle, recordó unos cuantos
nombres, pero ahora todos están vinculados con la aristocracia ¿Cómo
era posible que fuesen tan parecidos los dos grupos? Da igual, todo eso
ahora daba igual.

No encontró un refugio apropiado, ¡oh no! Le
ataca un grupo de maleantes, su acompañante, el joven sirviente, muere
en la reyerta, protegiendo su honor ¿morirá la joven hija de ese gran
banquero? Está claro que no, por supuesto que no, de una taberna
cercana, un par de hombres sucios de pies a cabeza, llenos de hollín y
apestando a cerveza y orujo, espantaron, a punta de golpes con unos
palos y botellas, a los agresores de la mujercita, que temía por su
honor y por su cartera. Ella no lo resistió, sólo le quedó desmayarse.

Se
despertó ¿dónde estaba? ¿Ya había acabado tamaña pesadilla? Que dura
sentía la cama… Esperen, no es su cama, apesta a mil demonios, todo
está húmedo, se incorpora… ¡¡el suelo está mojado!! El techo gotea a
más no poder, es una pequeñísima habitación gris, llena de literas, con
un par de escupideras y un bacín, ¡está hecho un asco todo! Un señor
durmiendo en una de las literas, se voltea, le mira ¡es como un
pordiosero! No se preocupe señorita, no le hemos hecho nada, se desmayó
anteanoche, dijo el sujeto, entre toses, pensamos que no se despertaría
ya, comentó al final, sonriendo al ver que su mal agüero no se había
cumplido, ¿qué? comentó estupefacta, el enfermo tumbado le comentó lo
que pasó, ella fue recordando, no sabía si indignarse porque esos
sujetos le hubiesen cargado por media ciudad para llevarle a ese
tugurio o alegrarse de no haber perdido el honor o la vida ante esos
atacantes.

Que buenos esos contentos sujetos, que seguro vivían
felices en el nuevo mundo de libertades… Pero ¿por qué eran tan
cochinos? Realmente no lo entendía, con toda la prosperidad del actual
sistema le resultaba difícil que alguien escogiera vivir así, su padre
y ella no lo hacían, eso estaba claro.

Al rato de hablar con el
enfermo sujeto con pintas de pordiosero y que hablaba tosiendo,
llegaron unos hombres, y dos niños, y un jovencito, seis en total,
sucios, harapientos, apestando a sudor y axila, que asco, oiga,
llegaban alegres y cansados, al ver a la mujercita de pie, al lado del
enfermo, todos aplaudieron y se alegraron, venían de trabajar,
comentaron, unas 15 horas al día trabajaban en esas épocas, que al
haber más luz les obligaban a trabajar más horas que las usuales, que
eran unas 11 más o menos, depende de lo que se necesitase para los días
siguientes, la carga del trabajo y tal, lo de siempre, ese día estaban
contentos, porque después de un mes de accidentes, era el primer día
sin que nadie sufriera una desgracia, ninguna máquina explotó, ninguna
cercenó el miembro de nadie, esta noche no habría viudas de parte de
esa nave, que se los llevaba a todos, y claro, la humedad y tal…
Mientras tanto, los dos niños, también obreros, aunque tenían un par
más de descansos al día, beneficios del sistema de libertad contractual
decían; pero necesitaban el dinero, entre todos con las justas ganaban
para pagar el piso, sí sí, era ese piso todo lo que se podían permitir,
a los niños, por lo de su descanso, les pagaban menos, entre ellos dos
ganaban como medio adulto, el jovencito ganaba la mitad, decían que no
era lo suficiente fuerte como para ganar más, ellos obtenían por día un
jornal completo, que sumando los seis salarios, daban lo que nuestra
princesita gastaba en un día en flores y chucherías, tal vez en menos
cosas…

No lo podía creer, esa gente estaba hablando pestes del
sistema más maravilloso del mundo, parecía buena gente, pero tenían que
estar mintiendo, la fábrica en la que trabajaba era de su padre, y él
no tenía esos problemas de sueldo (ella sabía que su padre no era un
asalariado, pero por eso mismo, él no tenía una renta fija tan
beneficiosa como la que podrían tener los asalariados, en cambio, tenía
que asumir los resultados de la empresa para su propia subsistencia,
era quien asumía el riesgo, por tanto, en principio, tendría que estar
“peor” que los asalariados ¿o no?) ni dinero, así que algo tenía que
fallar, y el mercado no podía ser la causa de la desdicha de esos
hombres, tal vez no fueran buenos trabajadores, esos niños no podían
ser tan productivos como los adultos… pero… Ella de pequeña nunca
trabajó, por tanto, sabía leer, escribir, sabía las maravillas del
mercado, pero esos niños no habían conocido nada más que el trabajo
desde su más tierna infancia.

Uno de los adultos, cuando ella les
comentó que el mercado no podía ser el culpable, que seguramente algún
capataz estaba destruyendo el sistema, se rió, con mucha fuerza, una
sonrisa de comprensión, como la de un padre ante una hija que dice una
sandez a causa de la ignorancia propia de su edad, le habló de Icaria,
le habló de las necesidades, le habó de la concentración de capitales y
la inexistencia de la correlación entre el salario y el trabajo
desempeñado, le habló de los fallos internos del sistema de mercado, le
comentó como los salarios bajos eran concausa de la ralentización de la
economía al impedir el acceso de la gran masa de la población, de todo
el proletariado y el pequeño campesinado, de la inexistencia de la
información adecuada en para el consumo adecuado, le habló de tantas
cosas a las que ella no tenía respuesta, que respondían a cada uno de
sus principios sobre el sistema que, por lo visto, no sólo no
funcionaba, sino que era por sí mismo su peor enemigo, la concentración
de capitales, las actividades productivas excluidas por su naturaleza
del mercado, incluso aceptado de plano por todo lo que ella creía
correcto.

Todo ello llegaba a un punto siempre, la explotación
del hombre por el hombre, el bienestar económico de una minoría por la
destrucción de la vida de la mayoría, el reparto de trabajos y la
libertad de contratación simplemente eran una falacia, la libertad
formal no es más que una manera de ocultar moralmente la explotación de
todos los individuos, la destrucción completa y sin solución de sus
experiencias vitales, desarrollo individual tanto para sí como para su
prole, pero todo esto daba igual para los grandes propietarios, que
teniéndolo todo seguirían defendiendo que una redistribución de la
riqueza atentaba contra la libertad ¿pero qué importancia tiene ésta si
es imposible disfrutarla? Lo mismo pasaba con la igualdad formal, se
veía en cada contrato entre un empresario y un trabajador ¿eran iguales
en esa negociación? ¡¡Imposible defender eso!! La necesidad siempre
sería la mayor coacción para la libertad de contratación al impedir la
igualdad de las partes.

El hombre que no dejaba de hablar, al
que le brillaban los ojos cada vez que hablaba del sueño Icaria, ese
hombre que alguna vez fue un pequeño profesor en un pueblo que se quedó
sin ganados al ser sus ríos contaminados por una gran fábrica a unos
pocos kilómetros, ese señor que una vez fue apresado por escribir su
opinión ¿de qué sirve la libertad si no puedes comunicar tus
pensamientos? ¿de qué sirve que los más grandes sí puedan comunicar su
pensamiento si a los pequeños se les apresa por lo mismo? El hombre
hablaba sin rabia en la voz, tal vez algo alicaído por todo lo que ha
vivido, por todo lo que ha visto, por la cantidad de compañeros que ha
perdido, por la gente que ha conocido y que toda la justicia que han
recibido al pedir más salario es un balazo por el policía de turno en
pro del orden público, el orden de los grandes, de los ricos…

Ese
hombre, que moría sin ver ninguno de sus sueños cumplir, que veía como
era incapaz de impedir que sus hijos trabajaran, que su mujer había
fallecido en la fábrica que había contaminado las tierras de su pueblo,
ese hombre que sabíade todo un poco, muy leído, mucho más que la
mayoría de los hijos de los amigos de su padre, mucho más que
cualquiera que ella haya conocido.

Contradicción y muerte,
explotación, ESO era el mercado, eso era en lo que se quedaba todo su
gran y precioso sistema, ni más, ni menos, imposible no llorar,
imposible no sentirse responsable por la enfermedad del otro sujeto,
imposible no ver en los cansados ojos de esos señores algo que no sea
lo más maravilloso de la supervivencia humana en la propia destrucción
de su mundo por unos pocos… todo se concentraba en esos pocos,
imposible sentirse mal por todas las veces que mandó a sus sirvientes
algo, por todas las veces que les trató como cosas y no como las
personas que son, imposible no darse asco por cada vez que miró mal a
un mendigo, a un desempleado. Fatal, eso era toda la existencia de los
que pensaban como (antes) ella, fatal era el actuar de gente como su
padre.

Pero ¿Qué podía hacer ella para ayudarles? ¿qué puede hacer cada quien para variar la situación?

Y este cuento, nunca terminó.

Caperucita Roja, Cuentos Infantiles

(después de unos días con el internet rewsfriado, vuelvo para continuar el traspaso de artículos, sólo moveré los que lo merecen, esto es, los que tienen entidad propia y no son sólo comentarios de noticias, puesto que sino ya estarían «pasados» del momento… Y Claro, casi todos los de la categoría de «pensamientos» entran en los primeros…)

En el foro de Tierras de Esperanza,
en su tablón de anuncios, unos pocos divagábamos sobre el viaje en el
tiempo (bueno, no, en realidad, se mencionó que el tiempo pasaba,
también que sería útil enseñarle a regresar y se dijo que sería
práctico poder volver en el tiempo), alegué que eso haría sufrir a
todos ese periodo de tiempo otra vez, y puse como ejemplo una historia
real, la de Caperucita Roja, historia contada por mí y recopilada por
Sipas Mia en un tema de ese foro (ESTE tema, para ser más concretos),
reproduzco el cuento en la Bitácora, poniéndole signos de puntación y
corrigiendo los párrafos (no el orden, sino donde están los saltos de
línea) ya que fue escrito en un tablón de anuncio y no se permiten
muchos caracteres…

Ahora sí, el Cuento:
—-
Sip, Caperucita roja retornando al
pasado para contratar a alguien que le meta cabe (zancadilla) al lobo y
ganarle por la legal y llegar a casa de la abuela antes…

Y así
ella, Caperucita Roja, o «viuda negra» como se le conoce en otras
zonas, mataría a la abuela, que era lo que quería hacer desde un primer
momento.

El Lobo descubre el plan y regresa al pasado, contrata a
un MERC gringo y lo manda a destruir el pasado reciente, para que se
cargue a quien le iba a meter cabe y salvar a la abuela, que era lo que
intentó, pero a la sra le dio infarto al ver que él [lobo] estaba algo
empinado (olió en el camino a una lobilla en celo), así pues, con la
abuela más bien muertilla el lobo aprovechó a ponerse ropa. que era su
sueño de cachorrito, pero en las tiendas no le vendian nada de ropa.

Asi
pues, el lobo se puso la ropa, sin conocer que existian ropas para
hombres y ropas para mujeres, cuando llegó caperucita, sabiendo que al
haber cambiado el pasado el lobo estaba en el suelo, habló son su
abuela a la que nunca visitaba y por eso no sabía como era, de todas
formas, caperucita era media vizca, cuando se encontró con ese lobo que
no tenía que estar y al lobo le pareció que caperucita tenía pintas de
loba se le tiró encima…

Caperucita reaccionó mal, porque sabía
que el lobo no tenía dinero para pagarle, así que sacó el hacha y se lo
cargó, luego salió al bosque y se acostó con un leñador, para que
cuando llegase la policía dijese que había sido él y que todos viesen
como caperucita lloraba por su abuela y por el pobre animalito que le
recordaba a Toby (su chucho), así pues, la plicía (que eran ecologistas
en acción disfrazados de polis) arrestaron y ejecutaron (con medios no
contaminantes) al leñador.
——–
Y Colorín Colorado, caperucita se los ha cargado.
——–

Y
Hasta acá llega la sección de cuentos, que no existe, así que lo meto
en pensamientos, que como buen cuento, eso es, un pensamiento…

Muy buenas a todos…

Y así comienza una nueva aventura en el mundo de las bitácoras, supongo que trasladaré todo el material ya subido en la bitácora que llevo para paulatinamente abandonarla en favor a esta, que me está gustando la robustez del sistema, aún tengo que explorarlo mejor y saber qué puedo y qué no puedo hacer…

Espero que quienes lean estas líneas se diviertan o entretengan leyendo lo que iré poniendo.

Gracias por leerme ;)