En el tintero

Estas semanas se han juntado un sinnúmero de temas para tratar, que me hubiese gustado compartir con ustedes lo que opino de tal o cual, mi sorpresa ante el lío montado por la propuesta de Maeztu y el ninguneo del director de la Academia que se había enfundado el mono de mediador (y, además, vimos cómo cambiaba de opinión parcialmente) para acabar con una de las pocas dimisiones de los últimos años (y miren de quién, del que quería diálogo), del horroroso resultado final que tendrá la llamada «Ley Sinde»…

También hablarles de las elecciones en Portugal, ese resultado en que la goleada la encajó no la oposición, sino todos los partidos, no fue a votar ni el tato, en unas presidenciales (por más que el cargo esté «vacío» de contenido en muchos aspectos) en que no vota ni la mitad de las personas con derecho a ello dan, necesariamente, a un ganador que como mucho roza el cuarto de votos posibles, y cómo eso no tiene consecuencias…

Comentarles, de paso, lo de Túnez y Egipto, no tanto por «lo que pasa» sino por «los actores» y la desaparición de la izquierda en los movimientos populares contra títeres «semioccidentales», autoritarios y corruptos, y lo que puede significar…

O manchar unas cuantas páginas con nuestras propias elecciones presidenciales y al congreso, todos los días nos dejan algo, desde la puesta en escena del debate sobre la «unión civil entre homosexuales» hasta el tema de las drogas, pasando por supuesto por algunos movimientos inexplicables como que el partido del gobierno no presente, finalmente, plancha presidencial, mundo de locos el nuestro, también comentar las jugadas, y no solo de vóley, y hablar un poco de los planes de gobierno…

Sobre la economía española y las reformas hay tanto que decir, desde el «pensionazo» pactado hasta toda la reforma de las cajas de ahorro y cómo, al final, el objetivo es privatizarlas por completo, volverlas entidades bancarias vacías de obra social, eso sí, cubriendo sus faltas con dinero público, que es el colmo de los colmos de eso de socializar pérdidas y privatizar beneficios…

Llevo un par de días rumiando el tema del auto de Navarra sobre hipotecas, y ya que esta no es una bitácora de actualidad aunque lo parezca de cuándo en cuándo, como los últimos serán los primeros, se viene, se viene…

(Excurso: Esta entrada será la hoja de ruta para las próximas, más o menos.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.