Cambio Radical presenta a Álex Kouri

Hay quien dice que lo importante es estar, sin importar con quién. Supongo que esa es la política de José Barba Caballero, que ha sido diputado y senador por el Partido Aprista (de 1985 a 1990 y de 1990 a 1992, respectivamente), miembro del Congreso Constituyente por Convergencia Democrática (1992-1995), congresista también entre 1995 a 2000 con esa misma formación, para ser electo en el 2001 por Unidad Nacional, pero, tras un escándalo de firmas falsas (con el recién fundado Cambio Radical) no volvió a postular en el 2006. Fue premiado por el APRA como embajador en Panamá. Durante su vida pública ha apoyado diversas opciones (como se ve por su camino entre partidos), hace no mucho estuvo lanzando flores a Luis Castañeda Lossio para apoyar a Solidaridad Nacional para las próximas presidenciales hasta que se pasó Jaime Bayly Letts por delante suyo y le regaló su cuestionable partido para que se pudiera lanzar a presidente. ¿Siempre fiel? Esto es política (politiqueo mejor dicho).

Bayly amaga y declara que será neutral en las elecciones locales, sobre todo en Lima, para más inri, el promotor del partido Cambio Radical, José Barba Caballero, afirma que Bayly no tiene nada que ver con las elecciones locales, que una incorporación (la de Kouri) con la otra (la de Bayly) no tienen que ver entre sí…

¿Cómo es posible que un partido vea como dos cosas totalmente distintas las elecciones presidenciales y las locales? ¿Cómo es posible que un candidato a la presidencia no se interese por quiénes se presentan por «su» partido en las locales? ¿Cómo es posible que bajo las mismas siglas puedan convivir dos derechas tan distintas como la que representa Kouri y la que representaría, en su caso, Bayly?

Es posible porque hablamos de Perú, los partidos son meras plataformas electorales para el caudillo carismático de turno, y algo que coincide tanto Bayly como Kouri es en el «tipo» de «acercamiento» al electorado que hacen o harán.

Hablando de la jugada, es triste que Kouri esté a la búsqueda de partido a estas alturas, y todo porque su formación es regional, pero en El Callao, no en Lima, todo parecía indicar que sería candidato por «Siempre Unidos», y cuando ya se hablaba de Cambio Radical sale José Barba para negarlo. Al día siguiente el inefable Álex Kouri (corrupto hasta la médula, cercano a la peor clase política del Perú) aparece en un mitin en San Juan de Lurigancho con José Barba (el que le negó tres veces, cual Pedro) para sellar la alianza. Sin condiciones dicen.

En un día CR se pensó eso de participar en las elecciones locales, y tras no haber negociado nada con el ex presidente regional del Callao, han pasado rápidamente a entablar una alianza, qué digo alianza, a ganar un prominente nuevo afiliado (y muchos más que vienen con él) y, de repente, a verse en medio de la competición local en la que no iban a participar.

El partido Cambio Radical necesita éxitos (para mantener su inscripción), José Barba quiere seguir «estando» ahí, en primera línea (más bien siempre en segunda línea, pero al menos «está») y Kouri necesitaba un partido. Qué rayos, si Ollanta Humala y los suyos se pudieron presentar por UPP en el 2006, ¿qué tiene de raro que Kouri se afilie a CR y sea elegido según el proceso estatutario?

Porque, digo nomás, en Cambio Radical cumplirán sus propios estatutos, donde se manda (artículo 59º párrafo segundo de los estatutos inscritos, que son los que valen) que todo candidato a cargo público debe ser afiliado al partido (así que no sé cómo Kouri se presentará como y con «independientes» cuando todos tienen que ser afiliados), y que dichos candidatos son elegidos (artículo 58º) tras elecciones internas organizadas por la Comisión Electoral correspondiente. No sé, me suena a que nada de eso ha sucedido ni sucederá.

No deja de ser curioso que las encuestas en Perú puedan mantener entre los candidatos personas que no tienen formación política para poder ser candidatos, en tanto que, a fin de cuentas, los apaños como el que ahora hace Kouri (presentándose por un partido fantasma como Cambio Radical) están a la orden del día.

El problema no es que de vez en cuando pase esto, una persona que cambia de camiseta sin problemas, el problema tampoco es que una persona cambie de ideología (como Barba dice que es su caso), ni que de vez en cuando una persona conocida en un ámbito, para saltar a otro, deba buscar «sitio» (el sistema actual nos lleva un poco a esa situación, vea «El Tránsfuga “de a pie”»), el problema está en cuando estas situaciones son las normales, cuando las instituciones (los partidos) no existen, y solo queda los nombres, que además no guardan ninguna fidelidad con siglas o con ideas, que cambian de opinión tan rápido como pueden (y sin justificar dicho cambio) y que mantienen vínculos clientelistas con los votantes, el problema está cuando son esos propios políticos los que buscan desesperadamente la no-existencia de partidos (como pasa con los fujimoristas, incapaces de presentarse dos elecciones consecutivas con las mismas siglas, cuya prominente líder acaba de fundar otro partido, el enésimo), cuando los partidos no sirven para nada (salvo como plataformas electorales pasajeras y descartables), cuando no hay debate de ideas ni sitio para las mismas, cuando las siglas de las formaciones se venden al mejor postor, cuando, finalmente, donde dice política debemos leer politiqueo, donde en vez de discutir proyectos y promesas hablamos, cual prensa rosa, en si tal político se va con tal otro, cogidos de la mano, y metiéndonos el puño a todos. Con perdón.

(Excurso: ¿Cambio Radical tiene Web? he estado buscando y no encuentro ninguna, además, en la ONPE tampoco tienen URL alguna registrada… Unos tanto y otros tan poco…)

Actualización: Recomiendo leer «Vientre de alquiler» de José Alejandro Godoy en Desde el Tercer Piso y «“Vientres de Alquiler” en la Política Peruana» de Bobsparz en Caviar de Cianuro.

3 Comments

  1. elena

    a todos los seguidores de alex kuri, este es un golpe bajo sigan adelante apoyando la condidatura de la persona que debe representar y darles no gusto a los politicos mañosos ni a las mafias que ellos mismo son, enpesando por los de ppc , apra y p,p. trabanjen porla gente decente verdaderamente ya es tiempo de quitarse de encima esa etiqueta a todos sus opositores, y acuerdense de la juventud de los mas pobres, sino se saca adelantew a los pobres siempre seguiran los politicos aprovechandose del pueblo utilizandolos.

  2. El comentario anterior es spam, verdad? En eso se gastan la plata de la gente, en pagarle a tipos/as para que inunden la red de propaganda barata, encima mal redactada.

  3. Jomra

    Salud

    La verdad es que SUPONGO que sí lo es, parte de la típica «portátil digital», que se usan bastante ahora. Pero lo dejo por si las moscas no sea así.

    Hasta luego ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *