Hoy es el día: El Tucumanazo

Hoy se estrena en Tucumán el documental “El Tucumanazo”, que relata la historia la historia de la década de los setenta durante intensos 75 minutos. Quienes se acerquen a las 9 de la noche al Salón de Patio Lorca (Av. Alem 222 – Tucumán) podrán verlo. El documental fue dirigido por Diego Heluani sobre una investigación histórica de Rubén I. Kotler. Las revueltas producidas en Tucumán tras el cierre de 11 ingenios azucareros y la intervención militar en la Universidad Nacional de Tucumán unió como nunca a dos gremios ciertamente dispares, los obreros y los universitarios, que tomaron la lucha de clases como pilar reivindicativo en un entorno totalmente ostil del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía tras el golpe de Estado. Dejo de versionar un artículo subido en De Igual a Igual sobre El Tucumanazo (El Documental) que explica un poco la historia y hago un precioso cortar y pegar de parte del mismo:

Tres momentos enmarcan lo que hoy se conoce como El Tucumanazo. En mayo de 1969, y paralelo al Cordobazo se viven en Tucumán jornadas de verdadera rebeldía. Tanto la capital provincial como el interior ardían, confluyendo en la lucha contra el régimen estudiantes y obreros que a la par de pelear por las propias conquistas locales, se solidarizaban con el movimiento nacional. En noviembre de 1970 se produjo lo que clásicamente se conoce como El Tucumanazo, rebeliones obrero estudiantiles que pusieron en jaque a las fuerzas del orden, tomando la ciudad capital con barricadas en más de 80 manzanas. La defensa del comedor estudiantil, ubicado en la calle Muñecas al 200, fue el detonante de la rebelión popular. Ni las renuncias del gobernador de Tucumán y del rector de la Universidad, aplacaron los ánimos de los sectores que se veían afectado por las medidas ultraliberales de la dictadura.

Es así como en junio de 1972 se sellaba la última fase de la lucha popular urbana en los alrededores de la Quinta Agronómica. Tras el asesinato de Víctor Viilalba, un estudiante salteño, los ánimos se caldearon y los estudiantes, apoyados por obreros volvieron a enfrentar a las fuerzas del régimen. El Tucumanazo, el documental, narra aquellos acontecimientos, busca las causas y las consecuencias, tratando de establecer los nexos políticos, sociales, económicos y culturales que llevaron a un importante sector de la sociedad a la calle. 75 minutos de relato en el que las voces de ex dirigentes obreros y estudiantiles, a la par de intelectuales de la talla de Osvaldo Bayer, Alejandro Schneider o Emilio Crenzel, procuran dar sentido al pasado, para poder comprender nuestro presente.

Una vez dicho esto, no quiero pasar la oportunidad de felicitar a Diego y a Rubén por el gran trabajo que han hecho (de todo lo que he visto ya, más que recomendable y se nota que hay MUCHO trabajo puesto), tirando del carro como han podido (estos proyectos siempre son difíciles, y más cuando no hay quien ponga billetes sobre la mesa y hay que comer todos los meses) y han conseguido unos resultados espectaculares.

Recomiendo, de la página web de El Tucumanazo (donde hay muchas imágenes, descripciones, y tal) la lectura de un fragmento de una de las entrevistas, realizada a Carlos Zamorano, dirigente del Partido Comunista, en que cuenta cómo se hacían las barricadas (y cómo se deben hacer, es una clase magistral de autodefensa en nuestras calles).

En la página web también pueden encontrar tres artículos históricos sobre El Tucumanazo, para que vayan adentrándose en la historia del noroeste argentino, y de lo que es la lucha de clases cuando el poder termina de esprimir a “su” pueblo.

Ah, en Tucumán (y Salamanca, donde el documental será estrenado en Enero) ha tenido una buena repercusión en los medios de comunicación el estreno de este documental, que realmente hacía falta, no hay que perder la memoria de la historia reciente.

Por último, hoy Rubén publica en De Igual a Igual un poco la historia de El Documental, agradecimientos, sensaciones, necesidad de seguir recordando la historia, una Carta Pública que merece ser leída.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *