“Sex Crimes and the Vatican”, polémica en Italia

[[También publicado en De Igual a Igual.net]]

Publicado en Deigualaigual.net

¿Censura en Italia? No exactamente, pero se discute mucho sobre el tema. Un documental inglés que la RAI quiere pasar ha desatado una guerra entre bandos, conservadores a un lado, el resto al otro, sobre si es correcto o no que dicha cadena de televisión emita el polémico documental. «Mario Landolfi, presidente del comité parlamentario para la vigilancia de la difusión, pidió al director general de la RAI Claudio Cappon que negase el permiso para emitir “Sex Crimes and the Vatican” (“Crímenes sexuales y el Vaticano”).» señala El Comercio. Micele Santoro, un periodista de izquierdas, desea emitir el documental en su programa de entrevistas “Año Cero”.

La izquierda y centro-izquierda italiana están más o menos de acuerdo: Nadie puede o debe impedir que un documental salga a la luz (documental, no lo olvidemos, ya emitido en otros países). Esto es, no se puede aplicar la “censura preventiva” sobre un “tema” o “periodista”. ¿Dónde quedaría la libertad de prensa y el derecho a informar y ser informados? (y no, no estoy hablando de libertad de expresión, sino de información).

Otros diputados de izquierda (como Giovanni Russo y Gennaro Migliore) afirman que el documental debe ser emitido, y que a fin de cuentas la pedofilia en la Iglesia católica es “bien conocida, y no hay misterio en ello”. Mientras que desde los sectores conservadores se tacha el documental de “periodismo basura” (al partir de una premisa y hacer todo lo posible por corroborarla). Otros conservadores van más “lejos” y afirman que ese documental debe ser vetado ya que no es más que «un pelotón de ejecución mediático preparado para abrir fuego sobre la Iglesia y el Papa».

Ahora, aunque los medios oficiales no han pasado el documental “Sex Crimes and Vatican“, en Internet ya ha sido disfrutado con subtítulos en italiano, incluso es el vídeo más visto en Google Vídeos de Italia (al menos al momento de escribir estas líneas), con casi 2600 evaluaciones y más de 460 mil visualizaciones (ni más ni menos). Mientras tanto se debate en las cámaras italianas si el vídeo debe ser censurado por la RAI o no (¿no es un poco tarde para discutir esto? ¿No es completamente inútil hacerlo?).

El trabajo de traducción y subtitulación del vídeo corrió a cargo de unos bitacoreros, que, además, han aprovechado para difundirlo y se han ganado con ello la cólera de los obispos italianos (y han generado titulares sensacionalistas como el de The Inquirer en castellano, que titula así la nota: “Los católicos intalianos, contra los bloggers“). Incluso, un importante periódico italiano (Avvenire, propiedad de la Conferencia Italiana de Obispos Romanos Católicos) ha salido a criticar a los bitacoreros por retransmitir las imágenes, “Calumnias infames a través de Internet” esputaron.

El documental trata sobre abusos sexuales a menores y la política de silenciamiento por parte de la Iglesia Católica de dichos abusos cuando son cometidos por sacerdotes o miembros variados de la Iglesia. Se basa, el documental, en un documento secreto de 1962, que establecía los procedimientos para tratar los abusos sexuales dentro de la Iglesia (que, lamentablemente, son continuos). Para el medio de los obispos italianos, el documental esun popurrí de afirmaciones y seudo testimonios que fueron en su momento públicamente rechazados” por ser, siempre según ellos, falsos y engañosos. Supuestamente revisado en el 2001, dice Vicent Nichols, Arzobispo de Birmingham, pero aún permanece bajo secreto. A su vez aseguró que el Papa trabaja para castigar a los infractores (olvidándose por completo que uno de los problemas en los casos de abusos sexuales es que la Iglesia se arroga el derecho de castigar al infractor, y silencia el caso tanto como puede, dejando al margen a la justicia ordinaria, algo, cuanto menos, oscuro y delictivo -al encubrir delitos-).

Para quienes desean censurar el vídeo lo que no se pasa por la televisión (o Internet) no existe, y se debe evitar por todos los medios que el “honor” de la Iglesia quede ensuciado por los hechos que dentro de ella misma pasan. En una sociedad no pueden existir temas tabús. Por otra parte, la Iglesia debiera revisar sus políticas de transparencia y olvidarse del “derecho divino” con el cual se intenta proteger de la “intromisión” de la Justicia ordinaria, puesto que sus sacerdotes y demás son parte de la sociedad como el resto, y sometidos, mal que bien, a los mismos tribunales.

Por último, no entiendo por qué desde los medios episcopales se ataca de forma tan carnal a los bitacoreros y se olvidan, por completo, de ir “contra” la BBC, que es quien emitió primero el documental. Si fuera tan infame, falso y calumniador, hace tiempo lo habrían llevado a los tribunales ingleses, cuestión que, si no me equivoco, ni siquiera se ha planteado. Prefieren tapar la evidencia de sus prácticas (y no me refiero a la pedofilia ni mucho menos, comportamiento anómalo entre algunos miembros de la Iglesia, me refiero a sus prácticas oscuras con respecto a los casos de pedofilia dentro de sus filas) que enfrentarse a ellas, y en el camino aprovechan para atacar a todos los que no se callen ante ellos, sean o no católicos, por supuesto.

Las derechas conservadoras tienen una curiosa perspectiva de los derechos: “Sólo existe derecho a la información cuando yo soy el que informo, sólo existe libertad religiosa si hablamos de mi religión”, y eso nos lleva al arzobispo de Pamplona, cuando pidió que los católicos votasen siempre a partidos comprometidos con la libertad religiosa a la par que recomendaba el voto para Tercio Católico, grupo ultraderechista que desea impedir las manifestaciones públicas de cualquier religión distinta a la Católica. Si eso es libertad religiosa apaga y vámonos.

4 Comments

  1. En primer lugar, felicitaciones por su blog.

    Off the topic: Quiero invitarlo a participar en la jornada del próximo jueves 24 de mayo para darles visibilidad a Clara Rojas y su hijo de tres años, Emanuel, quienes se encuentran secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

    Lo único que debe hacer es publicar una entrada (post) ese día denunciando el secuestro y pidiendo la libertad de Emanuel.

    En el siguiente blog se puede encontrar información adicional sobre este caso:

    http://libertadparaemanuel.blogspot.com/

    Muchas gracias.

  2. “Con la Iglesia hemos topado”. La verdad es que desde que se destaparon los primeros escándalos sobre pedofilia en las filas católicas, esa práctica aberrante se ha asocidado definitivamente a la imagen de la Iglesia católica; así que no tienen nada que cubrir.
    Tienes razón al apuntar que es insultante que la Iglesia siga aplicando SU ley y pase de las del resto del mundo. Carroñeros.

  3. gerineldo

    A ver si gracias a los Hombres y Blogs libres podemos poner a estos Jumentos de dios en su sitio. Bajarles del cielo a escobazos y mandarles al infierno,o mejor que por su propio pie se tiren a ese charco de mierda de la mística jodienda, que es donde tienen que etar estos Asnos apostólicos romanos que a la husma le andan a los niños y a las niñas , a los jovenes , a las viudas , casadas y solteras, desde que sacrificaron vidas humanas en la Inquisicion, sespués como ahora, y mucho antes. Estos Jumentos se apoyan en dios para cometer tales felonías y sacrilegios. Y el Asno de Roma como un gran Borrico miente estos portentos obscenos y pedófilos pues hasta ahora todo lo que ha beatificzado o santificado no son más que Rebuznos de Jumentos, debiendo ese triunfo de su Iglesia a un Rebuzno muy grande que en derrota y en fuga pusieron a los lerdos que en el Globo terráqueo existen y exclamando por el ojo del culo
    lo que vale un pedófilo a tiempo. Y no pedirán perdón estos Anos pues que más que en Cristo creen en To-lomeo.

  4. egg

    bueno esto es algo que tiene que saberse por favor si alguien sabe como descargar el video en esáñol por favor ayudenme para proporcionarlo a ala gente q aun no lo sabe yo soy de mexico y aqui tambien ahi ese tipo de caso bueno saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *