De Juana Chaos: La demagogia ante lo conocido

O cómo la Derecha miente y manipula para utilizar políticamente la lucha contraterrorista

O cómo, para seguir con estas simples lecturas, para esa Derecha el Estado de Derecho sólo es un ente vengativo que no debe defender las vidas de los seres sometidos . Y cómo extrañan la prisión perpetua y la pena de muerte en un país que se sacudió de encima tamañas penas (aunque Aznar, en un gesto vengativo, puso diez años más a todo terrorista, porque eso de 30 años sólo es media vida, y había que obligarles a cumplir, al menos, cuarenta). ¿Por qué digo todo esto? Ahora me explico:

La derecha ha saltado: con demagogia pura y deseos de venganza. Quieren la muerte de De Juana, quieren que se suicide (por más que muchos de ellos, en teoría, repudian el suicidio y estarían de acuerdo con su penalización, más aún, son los que defienden que la eutanasia activa siga penalizada), quieren que el Estado le mate por omisión (no está en la calle, lo que haga es responsabilidad del Estado como guardián de las instituciones penitenciarias), y se alegran del mal estado de salud de una persona. Y mienten. Mienten mucho. Dicen que es el gobierno el culpable de la posible liberación (que no es tal, pero ya puestos a mentir, se miente en todo), que es arrodillarse ante el terrorista, que es dejar en libertad a alguien condenado por 3 000 (se olvidan de decir que esa condena -según el CP anterior- ya cumplió, que ahora no se juega con esa sentencia, sino con una de noviembre del 2006), que ese sujeto debe pudrirse en lo más hondo de los calabozos, olvidándose del trato humano que debe recibir todo preso (y que no reciben, todo sea dicho), mienten con una interpretación irreal (no digo que incorrecta o que vaya contra mi opinión -como es la del jefazo del Consejo General del Poder Judicial, que es correcta pero no estoy de acuerdo-), manipuladora, de la normativa actual, que confunde unas sentencias con otras y pretende confundir a todos los que sólo lean o escuchan esa prensa tan manipulada a la que le encantaría que volviese el Tribunal de Orden Público franquista y los delitos políticos, que ha descubierto en la querella la forma de iniciar procesos que con una denuncia serían imposibles.

Por un lado, hay que considerar dos cuestiones: De Juana ya cumplió su condena por los injustificables 25 asesinatos que cometió, y por los que en su día fue condenado. Así que el uso del argumento (como lo he oído en la COPE y visto en La Razón -edición en papel-) de su larguísima condena para decir "van a liberar a un preso condenado a 3 000 años por asesino" no tiene ningún sentido, en tanto que ya cumplió la condena (en el 2004). Recordemos que De Juana estuvo a punto de salir de la cárcel hace no demasiado, en virtud de la normativa del anterior código penal (de 1973), pero fue retenido bajo una acusación de amenazas por lo publicado en dos artículos del periódico Gara.

Así pues, entrar en la consideración de los asesinatos de De Juana, en este momento, no tiene ningún valor. No se puede recurrir, penalmente hablando, a ese argumento para defender la cárcel de por vida, para insistir en la peligrosidad de un preso que está por morirse (sí, por propia voluntad) y que, como mucho, servirá para poner unas medidas que impida su huída, pero que no debe entrar como considerando en su puesta en semilibertad. Porque no se le va a excarcelar.

Por otro lado, Rajoy ha dejado caer que esta posible liberación (incorrección en el uso de ese término) puede plantear un "peligroso precedente" con respecto al actuar de otros presos, sean etarras o no. Pero lo recordó con los etarras. Pues, pasará lo mismo que con De Juana, que si están a punto de morir, que si su vida pende de un hilo ¿Qué sentido real tiene que estén en la cárcel? Si mueren en esas condiciones en una cárcel u hospital militar, recordemos, es el Estado el responsable de esa muerte. Lo que haces en la calle (si decides no comer) no es cosa del Estado, lo que haces en la cárcel sí.

Además, no es una excarcelación, no se le deja en libertad (ni siquiera, actualmente, es un preso condenado, es un preso preventivo), pero la Derecha se empecina a que parezca eso, una "liberación" como pago político que demostraría que el Estado está rindiéndose ante ETA (uno de los principales problemas de la Kale Borroka durante la tregua fue, justamente, la condena de De Juana y su salud tras las huelgas de hambre), pero se olvidan de indicar que los informes médicos (de un Hospital bajo el mando de la Comunidad de Madrid, así que depende de los fondos el mando de Esperanza Aguirre, miembro ilustre de la derecha española) que dicen que De Juana está mal y podría quedar peor (responsabilidad, una vez más, del Estado) no vienen del gobierno, y que el fiscal (que sí están sometidos al gobierno) pide que se mantenga la pena de 12 años y 7 meses impuestos por un delito de amenazas (con el agravante de terrorismo).

La AVT dice que nada de atenuarle la pena (la forma de cumplimiento, en realidad) ni de pasarlo al arresto domiciliario ni, en su caso, el control telemático o la libertad provisional (su actual condena no es firme, hay que recordarlo, así que él está en prisión provisional), que si se pone malito, que le obliguen a alimentarse… Una de dos, o no se enteran de lo que pasa o quieren que el resto no se entere. Actualmente De Juana está en el hospital y se le obliga a alimentarse, tratamiento rechazado por el preso (como decimos, tienen que obligarle, al punto que en el hospital temen que De Juana manipule la sonda que le alimenta o algo de eso, ante la negativa a que le impidan seguir con la huelga de hambre), y es el Hospital que le está alimentando quien cree que la situación actual del preso es insostenible, pudiéndose hacer más daño del que ya se ha infringido y recordando que las lesiones pueden ser permanentes.

Vence el chantaje del etarra, dice la AVT, Rajoy, y todo aquél que se considere suficientemente de derechas en este país para defender lo que Federico Losantos diga (es que hoy he amanecido escuchándole, y me ha revuelto el estómago su bílica demagogia en este caso, indignante). Digámoslo claro: El chantaje de De Juana pretendía que no se le juzgara por las amenazas, De Juana defendía que él ya había cumplido su condena, recordemos que la acusación de amenazas llegó en un momento en que el PP usó su excarcelación por cumplimiento de la pena como un ejemplo de rendición del Estado, y que ante la alarma social producida por la puesta en libertad de este criminal (que ya ha pagado por esos crímenes) tanto la AVT como la fiscalía se apresuraron a presentar cargos por amenazas basándose en lo que De Juana escribió en Gara, que el Juez sí estimó como amenazas, más aún, se dictó la prisión provisional desde el primer momento, con lo cual, De Juana pasó dos años entre el cumplimiento de su pena anterior a la condena -que aún no es firme- posterior sin pisar la calle, el caso ahora se encuentra en el Tribunal Supremo, tras ser condenado por la Audiencia Nacional. De Juana pretendía, pretende, que no se le condene (siquiera procese, pero ya es tarde para eso). Esta situación no va a cambiar, De Juana será condenado (mejor dicho, se confirmará la actual condena de 12 años, aunque se rebaje en dos o seis años la misma) y tendrá las consecuencias que deba tener. Pero ya lo hemos visto en multitud de ocasiones, y así está normado en el Derecho Penal, un enfermo no puede entrar en la cárcel, no en régimen común.

¿Qué pasaría si todos los etarras siguieran el ejemplo de De Juana? Simple, que tendríamos muchos personajes peligrosos (los que tienen delitos de sangre) o no tan peligrosos (el resto, hasta los casos más políticos) enfermos, incapaces, prácticamente, de valerse por sí mismos, durante un buen tiempo. No voy a decir que esto sea bueno (que sino luego la AVT me acusaría de fomento del suicidio o algo así), pero no cabe duda que si todos los etarras se automutilan, ETA queda mutilada. No hablamos de liberación, quien entienda que esto es una puesta en Libertad es que no entiende nada, hablamos del cumplimiento de penas según cada sujeto dentro de sus propias circunstancias, y acá da igual si es autoinflingido o es la diosa desfortuna la que lleva el mal a la persona.

Hay que recordar que una vez que el paciente se mejore, el régimen penitenciario volvería al que le corresponde en una situación de normalidad. Esto es lo que diferencia este tipo de medidas de la libertad. Si te liberan luego no te pueden encarcelar por los mismos hechos. Esa es la diferencia entre ser un preso sano o estar enfermo. Esa es la diferencia entre ser peligroso y no serlo por las condiciones en que está. Es cierto, en un delito de amenazas donde supuestamente marca objetivos a ETA, el que personalmente pueda ejecutar las amenazas es poco relevante, pero también lo es, desde esa perspectiva, que esté en la cárcel o fuera de ella (incluso, los artículos los escribió dos años de terminar la condena anterior, la de los 25 asesinatos), así que la situación no cambia desde esa perspectiva.

Demasiada demagogia, demasiado ruido por parte de una Derecha que sigue acusando a ETA de tal vez el único delito que no ha cometido en los últimos años, demasiada manipulación de una gente que hasta hace poco ha gobernado en España y que durante su mandato muchos presos cumplieron condena y salieron libres y que, cuando le tocaba a De Juana, manipularon la situación para decir que era una bajada de pantalones del gobierno y que las penas deberían endurecerse (olvidándose de que las penas no son retroactivas y que ya fueron endurecidas -demasiado-), de una Derecha que ahora pretende hacernos creer que la libertad provisional por temas de salud determinados sobre un informe médico que nada tiene que ver con el gobierno es, otra vez, una bajada de pantalones y hablando de precedentes donde no los hay (o mejor, donde estas situaciones ya han ocurrido antes).

¿Y luego quieren que les creamos en algo?

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.