UPP y PNP, como el aceite y el agua.

Desde el inicio la alianza resultó débil, incoherente, insostenible, pero UPP necesitaba a Ollanta para mejorar sus resultados electorales y conquistar el hemiciclo, y PNP necesitaba presentarse a las elecciones para aprovechar la buena fama que ya tenía su líder entre los posibles votantes, así que los dos, necesitándose el uno al otro, firmaron con la sangre de sus militantes una alianza sin pies ni cabeza.

Lo más digno hubiera sido, a primeras de cambio, separarse en el Congreso, reconocer que no hay química entre los dos partidos, y repartirse la torta de lo conseguido. Por supuesto eso los alejaría de ser el grupo más amplio, pero así ambas facciones podrían ser fieles a sus ideas sin encontrarse con el muro de una alianza ya sin sentido. Pero erre con erre, para demostrar lo que nadie cree, que son un grupo con un objetivo común, han mantenido la alianza en el Congreso.

Por supuesto, en las municipales cada quien que lleve su bandera, no están seguros cual es ahora y las acusaciones son continuas. La olla, tan relacionada con Ollanta, no pueden usarla los nacionalistas y recurren al mismo logo cambiando la ollita de marras por una "O", que recuerda a la "T" de Perú Posible con Toledo a la cabeza. ¿"O" de Olla o de Ollanta? Ese personalismo caudillar existente en el líder del Partido Nacionalista da miedo. Y es la causa de muchos males de la extraña alianza entre UPP y el PNP.

La última víctima en la extraña alianza, que se mantiene a pesar de las peleas internas constantes, es Álvaro Gutiérrez, quien renunció a ser el vocero oficial de UPP por las continuas discuciones con El Cuadillo de los blanquirrojos, y parece que Álvaro decidió dar un paso al lado para no verse salpicado de tanta tontería como la que conforma el firmamento político peruano… ¿O simplemente le han presioado lo suficiente para que deje el cargo de vocero? Si es que muchas veces es mejor eliminar al mensajero.

No pegan ni con cola, es raro ver que en una alianza electoral que se mantiene como grupo en el Congreso una de las partes de boca del vocero oficial (ahora "ex") hable del final de la otra, que no se soporten por nada, que hablen de confusión de signos entre sí, de mal uso del nombre el uno del otro y demás cuestiones que, en dos partidos que marchan de la mano en el Congreso, no debieran darse.

Pero esta es nuestra "democracia", formal de pies a la cabeza y alejada de la realidad del ciudadano, por más que partidos como el PNP o los fujimoristas crean y declaren que son distinto, son la misma porquería que el resto, funcionan de forma totalmente vertical y llena de personalismos, como el APRA, UN y demás partidos "tradicionales", nada ha cambiado y mientras mantengamos esta porquería de sistema realmente nada va a cambiar, y encima nuestros partidos nos engañan con alianzas como la presente, que demuestran que lo que les interesa es llegar al Congreso, no trabajar por nosotros.

Y no, que nadie diga que todo esto lo han hecho para trabajar para los peruanos, que no nos chupamos el dedo, que el único interés de esos señores era acomodarse como ya lo están nuestros políticos profesionales.

En fin, pan y circo… bueno, por ahora circo, aún esperamos el pan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *