Retorna la derecha al poder en Suecia.

Suecia, el país de la socialdemocracia por excelencia (de 1932 hasta la actualidad, solos o en coalición, han gobernado durante 65 años en total), la derecha ha vuelto al poder tras doce años de oposición, para ello han formado una coalición donde cabe cualquier cosa que no sea izquierda o extrema derecha (representada por Demócratas de Suecia, que no superó la barrera electoral del 4% a nivel nacional mas sí ha colocado representantes en dos regiones y unas cuantas concejalías).
 
Así pues, el Partido Moderado (conservadores) encabeza la Alianza por Suecia que ha sumado un 48.1% de los votos frente a la coalición izquierdista que se quedó con un 46.2% de los sufragios. Dentro de la derecha los resultados han sido dispares, el Partido Moderado sube 11 puntos llegando al 26.1% (siendo así el segundo partido más votado, por detrás de los Socialdemócratas que obtuvieron 35.2%, cayendo, con respecto a las últimas elecciones, 4.7 puntos), el Partido Centrista alcanzó el 7.9% (ganando 1.7 puntos), el Partido Liberal perdió 5.8 consiguiendo el 7.5% de los sufragios mientras que los Cristianodemócrtas consiguieron un ajustado 6.6% tras perder 2.5 puntos.

Así pues, la formación del joven Reinfeldt sacó cabeza entre las otras formaciones de la Alianza poniéndose en un buen lugar para gobernar entre ellas, más allá de los pactos que tengan, su posición se ha consolidado y mejorado, mientras que el Partido Liberal, anteriormente con un poder similar, ha visto perder gran parte de su poder e incluso ha quedado por detrás de los Centristas.

En parte, esta victoria se debe a que la oposición dejó de atacar de forma directa al Estado de Bienestar (siendo Suecia uno de los países en que mejor funciona), esta vez prefirieron dirigir esfuerzos a políticas puntuales como es la laboral, donde encontraron un polvorín del que han sacado más que jugo consiguiendo unos muy buenos resultados.

Como datos extra sobre las elecciones: También se celebraron, a la par de las generales, las regionales y municipales, alcanzando un envidiable 80.4%, en el 2002 (las últimas elecciones) la participación fue del 79.1% y en 1998 el 81.4% de las personas habilitadas para votar (todo mayor de 18 años) acudieron a las urnas, con lo cual vemos que existe una implicación social bastante alta, incluso en años donde está claro quién puede ganar (en 1998, por ejemplo), una democracia, en términos formales, bastante funcional y consolidada.

La pregunta del millón no es, como se hacen muchos medios, si este es el fin de la socialdemocracia sueca, la pregunta del millón es: ¿Aguantarán más de cuatro años en el gobierno? El periodo más largo de un gobierno no socialdemócrata fue de 1976 a 1982 y la última vez que los socialdemócratas no gobernaron fue entre 1991 y 1994, en otras palabras, pueden votar a otros partidos, pero al final vuelven con los socialdemócratas (que siguen siendo, de lejos, el partido más votado). Por el bien de los suecos, espero que la derecha no se cargue el sistema para poner uno peor (el que disfrutamos en otros tantos países).

 
Nota sobre el gráfico: Es de El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.