Venezuela: Cuando el ganador fue el ausentismo

Y sucedió, sólo el 25 por ciento de las personas con derecho a voto en Venezuela decidieron ejercer este derecho, ese 25 % que casi en su totalidad votó por la alianza oficialista. Eso quiere decir que menos de un cuarto del país con poder de decidir el futuro quieren a los oficialistas en el parlamento, el resto, o no quiere a nadie (porque no le interesa o porque ninguno vale la pena como para levantar el trasero del sillón frente a la televisión), o quería a algunos de los que retiraron su candidatura.
Una de las críticas que suelen decir ante el “Voto voluntario” en Perú, es una posible baja participación en los comicios, que deslegitimaría el resultado electoral… Pero ¿Qué pasa si la oposición consigue que la gente no vote? Obviamente no podemos decir que el 75% de personas no acudieron a votar, los elegidos en esas elecciones quedan un poco “sesgados” en su papel de representantes del pueblo, ya que “el pueblo” no votó por ellos.

Al haberse retirado gran parte de la Oposición, el proceso entero queda empañado (creo que las declaraciones de júbilo por parte del presidente Venezolano son una muestra de irracional paranoia con respecto a los gringos, y de estupidez manifiesta en cuanto al entendimiento del pluralismo necesario en un parlamento), está quedando más o menos claro, que el sistema actual de Venezuela no da cabida a muchísima gente (ya no hablamos de los ricachones o de la antigua élite, sino de al menos, la mitad de las personas). Es un buen momento para que en Venezuela se abandone el sistema del voto electrónico con captación de la huella dactilar, malo en todo sentido (no me gustaría dejar que una máquina sume).  

En este tipo de situaciones, eso sí, todos se proclaman ganadores, para la oposición ausentista esto es un triunfo propio, en el que “el pueblo” ha dado la espalda al chavizmo, para el oficialismo, esto es una victoria aplastante sobre los reaccionarios.

Chávez se equivoca diciendo que han muerto los partidos tradicionales en Venezuela al no haberse presentado, como jugada política, esos partidos han conseguido mucho más sin presentarse que asistiendo a la votación, así pues, estamos ante un repunte de los mismos, no ante su muerte. Pero, es curioso, Chávez se pregunta si ellos irán a las presidenciales, y espera a que se reanude “el diálogo” entre las distintas partes ¿Pero no que estaban “muertos”? Este hombre vive en la contradicción de sus dos ombligos.

Y con más tiento podríamos ver las múltiples denuncias por coacción, “obligando” ir a votar y las (tal vez) más grabes de “doble votación”, en el que se asegura que votantes del oficialismo eran llevados a más de un centro para que ejerzan repetidas veces el mismo derecho (cosa que no vale), ahí quedan las denuncias, hay que ver cuantas son ciertas y cuantas son “oídas” o “presunciones”, o acusaciones sin fundamento. Lo que sí es irrefutable, es que casi nadie se dio el trabajo de ir a votar.

Pueden ver la página del CNE, para tener todo tipo de datos.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.