El ataque de las bitácoras indeseadas

Cuando la consigna es ganar dinero a cualquier precio, en esto de la red se recurren a prácticas como la estafa electrónica (por ejemplo esa inundación de correos que se hacen pasar por “tu” entidad bancaria para robarte los datos), la publicidad no deseada por correo electrónico (nuestro ya querido SPAM), y aprovechándose del tirón bitacorero, tenemos el “spam” en los comentarios de las entradas de cualquier bitacorero víctima de los mismos, y también los “splogs” (“spam” + “blog”).
Leo en Baquia que uno de cada cinco bitácoras responden a la definición de “splogs”, no estamos hablando de bitácoras orientadas a vender productos (vaya, cada quien hace lo que puede para crear su “web” para vender lo que crea oportuno), sino a “bitácoras ficticias”, que meten de forma “indiscriminada” entradas llenas de enlaces a webs, o con “palabras claves” para “engañar” a buscadores y que la gente entre, y a esto lo sumamos prácticas “negativas” como el direccionar hacia otra web de forma automática.

Los creadores de estas estadísticas echan parte de la culpa a la gente de google, sobre todo por su “API” blogger, que permite la creación de una bitácora de forma casi inmediata, con lo cual, la multiplicación de bitácoras basura debe ser algo realmente sencillo (y gratis :P). Y el PageRank de Google, por lo visto, también cae fácil ante el “engaño” de la basura que tienen por contenido esas bitácoras, y de paso, dicen que muchas veces estas bitácoras basura ganan dinero por medio del sistema de publicidad de Google.

Bueno, hablar de “culpa” en este caso es excesivo, la “culpa” la tienen quienes buscan ganar dinero con estas prácticas, no quienes favorecen la creación de bitácoras… Es cierto que teniendo más medidas de seguridad sería más difícil esta creación indiscriminada tanto de bitácoras como de contenidos, pero realmente no marcaría la diferencia en tanto que haya sujetos dispuestos a “spamear” como sea. Y seguimos así, llenando la red de redes de pura basura.

Por otro lado, resulta curioso que esas estadísticas que tanto nos reconfortan en plan “cada diez segundos se crean tantas bitácoras” se ven contrarrestadas con un “sí, pero una de esas tantas es basura spamera” y todos nos fastidiamos entretando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.