La Guerra de los Mundos, tirando el dinero.

Realmente tengo ganas de hablar de la película "La guerra de los Mundos" (War of the worlds), no, no me refiero a esa buena película del 53, sino a esa "nueva" que ha perpetrado Steven Spielberg, pero hasta cierto punto, algo me coarta totalmente, siempre me enseñaron que si no tenía nada bueno que decir, que no dijera nada, creo que por esa regla en casa nunca se habló de nuestros políticos.
Me gustaría, por otro lado, haber conseguido acabar el libro para hablar de la adaptación, pero me aburre sobremanera la forma en que dicha obra fue redactada, y eso que la ciencia ficción, por lo general, no me aburre, por más malo o lento que sea el libro (y no digo que este sea el caso, ni es malo ni es lento, pero me aburre).

Ya llevo varios días sin publicar nada en la bitácora, ni lo de Bolivia, ni lo de Brasil, ni todo lo que va pasando en Perú, que nuestro congreso es fuente inagotable como blanco de críticas, por favor, que me presenten un parlamento que lo haga peor que ellos. Pero no, quiero hacer este mensaje antes que nada, es una película que marca un antes y un después en mi consideración sobre las pelis gringas, y miren que hay muchas que me encantan, pero veo que lo que más bombo tiene, no cumple la más mínima expectativa de entretenimiento coherente (no hablo de realismo ni similares, hablo de coherencia). Bien bien, ya me pongo a hablar sobre la peli, que llevo varias líneas y aún no comienzo… así que:

AVISO: Si no ha visto la peli y no le gusta que le chafen el final (y el resto de la peli), no siga leyendo.

Los más que planos personajes entran en una loca persecución para ver como se cargan la ciudad a la que van, es por turnos, los marcianos, todos lo sabemos, van atacando ciudad por ciudad aunque los noticiarios digan que atacan todo a la vez, sino, no se explica que ellos vayan llegando a "donde van a atacar". Por otro lado, tiene poca lógica partir hacia una gran ciudad si se ve que hasta el pueblo más pequeño es pisado por los malos malozos.

Luego, al parecer, estos marcianos han enterrado sus máquinas hace una burrada de tiempo, a sabiendas que en la tierra existirán unos seres que la poblarán y que con su sangre pueden regar el mundo, no sabemos que tan profundo las han enterrado, pero no parece que mucho la verdad, así que habrá que suponer que, cuando se ha construido sobre ellas, se ha tenido el cuidado de no romperlas. Este es secundario.

La forma en que llegan los marcianitos no puede ser peor, aún no sé si el rayo los traía (parece que sí) o sólo activaba las monstruosidades mecánicas con la gente, congelada supongo, que ya traían, en cualquiera de los dos casos, una mala entrada. Me comentan que en el libro llegaban mediante un sendo balazo (bueno, una burrada de estos) y, en la peli antigua, no recuerdo como llegaban, pero siendo naves, supongo que "volando". Ahora bien, este rayo al parecer funde cuanto aparato electrónico hay, esté o no en funcionamiento, con tres excepciones importantes, no funde a los ingenios mecánicos (muy importante), no funde las piezas de repuesto (en realidad, no funde UNA pieza de repuesto), y tampoco funde una cámara de vídeo digital.

Que sí que sí, cuando se ve al primero de los trípodes, cuando hemos comprobado que incluso el reloj a cuerda no funciona, vemos que alguien está tomando fotos (con una cámara "de las de toda la vida", creo que sin flash) y a otro patita que está, nada más ni nada menos, que ¡¡filmando!! ¿cómo hizo funcionar esa cámara? Alguien me dijo "igual sólo está viendo por el zum" ¡¡pero por la pantalla de plasma!! Ahora, gracias a esta peli, sé que una cámara digital puede sobrevivir a un pulso electromagnético (creo que era) que se carga cuanto aparato electrónico hay. Menos ese.

También sabemos que el único que supo como reparar un carro averiado por el pulso (que es incapaz de malograr una filmadora -esta es la coherencia de la que hablo-) es alguien que trabaja en el puerto, que a un colega le dijo como arreglarlo. Nadie más, en todos los Estados Unidos, consiguió reparar un vehículo. ¡¡Y el repuesto funcionaba!! Y se supone que era una pieza eléctrica ¿no? Ahora bien, ellos, los protas, se suben al vehículo para huir de la ciudad atacada y poder ir a una ciudad más grande donde, previsiblemente, habrán más enemigos… Esto lo dejamos para luego.

Los rayos. No hay nada más impactante en esta peli que ver el funcionamiento de los "trípodes" y como lo políticamente correcto llega al absurdo. Los rayos transforman en hollín a las personas, es impresionante, te roza un rayo y te desintegra todito, tu ropa sale volando (por el susto supongo), ahora sabemos que los estadounidenses no usan ropa interior, ni un sólo calzoncillo, sujetador o braga voló por los aires. Bien, ese mismo rayo, que no hace nada a la ropa, destroza las aceras, saca volando a los carros (como si los empujara) y destruye edificios, y no lo olvidemos, QUEMA. ¿La ropa es inmune a los rayos? ¿Por qué no se rompe? ¿Qué tipo de arma es? Diablos, tal vez sea un rayo a lo navaja suiza.

Resulta, que terminamos descubriendo que nos "exprimen" (literalmente… no sé, con tanta tecnología y una invasión planeada hace tantísimos años y no han aprendido a sintetizar sangre, vaya bobos), ahora ¿Qué clase de cultura estúpida tienen que destruyen a mansalva su materia prima sin sacar provecho? (ya que los humanos destruimos nuestros recursos, pero algunos engordan haciéndolo, lo que hacen los extraterrestres en este caso es prender fuego a sus campos de petróleo siendo esto lo que más necesitan. No cabe duda, son tontos. Eso no lo hacemos ni nosotros. Y ya es mucho decir.

Ahora bien, no me quedó demasiado claro si hay dos tipos de trípode o son los mismo que extraen la sangre de dos formas. Me explico, en su momento, los trípodes, poderosos caballeros, succionan a la gente y luego se ve como expulsan muchísima ropa en perfecto estado (menos la ropa interior, que se la deben quedar ellos), y a la vez riegan, esto es, el proceso de transformación y optimización del ser humano en abono (para algo debíamos servir) es "interno" o al menos, aéreo (sino, la ropa no "caería") y quedamos, eso sí, bien exprimiditos (no caía ni un pedazo de nadie), pero luego vemos como un trípode se complica la vida, coge a un humano, lo alza (para acojonar supongo), lo tumba en el suelo y le mete un agujón tamaño extra grande, con ello le chupa la sangre (por el ancho de la aguja hasta los órganos debe succionar eso), obviamente no lo vuelve a levantar para quitarle la ropa y lanzarla por los aires, así que no sé como se lo montaban los otros para tirar tanta ropa.

Por cierto, luego vemos que sus rayos, entre otras cosas, explotan.

Volvamos a su forma de proceder, resulta que tienen dos compartimentos, en plan jaulas, para guardar a los humanos, estos compartimentos son externos, aparecen cuando conviene, no antes, no después, y creo, sólo creo, que un sólo trípode lo tiene, el resto no. Acá se juntan las personitas, aún con ropa, para ser cogidos por un tentáculo que pretenderá "chuparlos", es una escena fálica en todo sentido, censuran las bragas pero se ve una penetración. Increíble. A lo que iba, no sé que proceso sigue de extracción, ya que los absorbe y luego sale la sangre, debe ser distinto al antes descrito. En todo caso, vemos como cogen a uno de esa vaina y nadie hace nada, increíble. Ahora, cuando cogen al prota, el militar de la vaina (la peli es una gringada) hace lo posible por salvarle, y todos, al ver el esfuerzo, ayudan a salvar al prota ¡¡¿¿por qué a él sí y al anterior no??!! ¿¿Se había pedorreado momentos antes y ya nadie le quería?? Lo increíble es que un puñado de personas le ganan a un brazo mecánico.

Las granadas internas hacen que el bicho explote, me extraña que en la caída de la vaina (no sé, pero deben estar mal soldadas, se soltaron rápido) creo que debieron morir casi todos, caen sobre un árbol reseco con las ramas amenazantes, eso no amortiguaría la caída, sino que atravesaría a los sujetos en cuestión, da igual, tuvieron suerte. Ahora bien, algún tipo de combustible recontra inflamante deben usar esos bichos, porque no vean el fuego que una granadita originó. Ah, cierto, son granadas de contacto ¡¡increíbles!! no las conocía la verdad, ni sabía que tuvieran apariencia de granadas normales y que el ejército gringo las usara. ¿Que qué digo? El Prota lanzó una granada -apenas le quitó la anilla- que explotó en una bola de fuego al contacto con el escudo, ahora, también, sabemos que son granadas de napalm, Como poco. Pero esto ya es casi siempre, o siempre, en las pelis gringas.

Ahora bien, sabemos que los bichos estos destrozan todo cuanto pueden, no dejan ni rastro de lo que existe o existió, pero, una vez tomada una ciudad, comienzan, con sus “tentáculo ojo” a buscar supervivientes, es que, al parecer, desintegrar a tanta gente es una mala idea, y luego necesitan buscar hasta debajo de las piedras a los humanos para poder “vampirizarlos” y así no es pues. Bien, nuestros destructores amigos, que no tienen problemas en carbonizar al 99% de la población y de destruir las casas, luego deciden ser delicados y buscarnos de uno en uno dentro de las casas. ¿Qué sentido tenía? Aish. Ahora bien, estos extraterrestres, tan ocurrentes ellos, se bajan de uno de sus trípodes para pasearse por los escombros, supongo que salieron en plan ocio, porque sino, otra escena con menos sentido que el hambre de un millonario saudí.

Descaradamente, esa escena de los tres (o cuatro) amigos del Extranjero, era para mostrarnos a los bichos en cuestión, se morían de gana de hacerlo, ya que en el libro se les describe (trabajando en los trípodes, en los cráteres que forman al llegar por el cañonazo), en la peli quisieron hacer lo propio, como no tenían como meterlos en la historia, forzaron una secuencia inacabable por lo lenta y absurda. Bien hecho Sr. Director. ¿Cuánto habrá costado esa secuencia?

¡¡Se me olvidaba!! ¿Se han dado cuenta que siempre había un camino donde pudiera pasar un carro? Es curioso que, cuando se pararon todos, justo había una línea por calles súper concurridas para que el prota con su camioneta pasase entre los carros, y más curioso aún, cuando habiendo caído tantísimos aviones (que suerte tuvieron de no matarse aplastados), lo único intacto era el carro y un camino perfecto para que este pueda salir de tan macabro escenario. Pero esto lo dejo acá.

Volvamos a casi al final, estamos en Boston, creo que era esa ciudad, está poco destruida y hay unos marines diciendo a la gente que vayan de acá para allá (¿por qué la gente va hacia una ciudad previsiblemente destruida y casi con total seguridad siendo atacada?), los bichos ya están tosiendo, caen y se mueren… Hay uno que se tambalea y tiene muchos pájaros encima, el único que se ha dado cuenta es nuestro avispado protagonista (que listo que es el niño) y se lo dice a los marines, la música se pone guerreraza, digna para conquistar algún país, y comienzan a lanzar misiles y demás y se cargan al bicho. Esto no tenía sentido, el guiño al ejército gringo para demostrarnos que al menos pudieron cargarse a un bicho es, como poco, estúpido, sobraba, como la mitad de la peli, pero esto más, bastante más. Una de las grandiosas cosas de esta peli es que los humanos no ganamos, gana la naturaleza, ella nos salva, nosotros perdemos esa gran guerra, pero no, ellos tenían que cargarse al menos un bicho de esos, sino el ejército quedaría un poco en ridículo, y en tiempos de guerra (“contra el terrorismo”, para usar su eufemismo) dudo que sea políticamente incorrecto mostrar al ejército como inútil, por ello pusieron a ese soldado como el primero que se tiró a salvar al prota cuando estaban en la vaina esa.

Ya para ir concluyendo, la peli es plana, estéril, con muestras de patriotismo pro-ejército por todos lados (todo lo del chico rebelde que quiere combatir con el ejército porque, como gringo, no puede dejar de luchar por su país, las dos cosas de los militares mencionadas, etc.), sin ningún tipo de desarrollo de personajes (el único que realmente está curioso es el que les dio asilo en la casa que luego los marcianos escrutan hasta la saciedad), en que todo el tiempo corren de un lado para otro para que nos enseñen máquinas matando gente (pero nunca su ropa interior).

Realmente, no sé ni en qué ni para qué se han gastado tanto dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.